Magia y goleada en el Emirates
El Arsenal se impuso cómodamente frente al CSKA. Foto: Arsenal

Vuelta a lo único que le queda el Arsenal: Europa League. Noche fría en el Emirates para recibir a los que están ya más que acostumbrados a este clima, el CSKA Moscú. Se esperaba un duelo asequible para los Gunners, y así fue, Aaron Ramsey y Mesut Özil fueron la pesadilla de los rusos, pasando el partido por sus botas. Seguramente los aficionados del Arsenal se fueron tranquilos a su hogar como el técnico del Arsenal, Arsene Wenger que necesitaba una noche de estas para retomar el aire en el último tramo de la temporada.

Pitazo inicial. Volvía la Europa League, volvía la gran esperanza de salvar la temporada para el Arsenal. Los Gunners salían con su mejor equipo para evitar sorpresas frente a los rusos. El gol no se haría esperar, minuto nueve y una gran triangulación entre Wilshere, Özil y Bellerín que pondría un centro por lo bajo para que Aaron Ramsey pusiera el 1-0 y la tranquilidad. Pero el CSKA se hace respetar, no por nada eliminaron a uno de los grandes candidatos a la Europa League, el Lyon. Corría el minuto 15 tiro libre en contra del Arsenal, Golovin le pega para clavarla en un ángulo imposible para Petr Cech, paridad en el Emirates y un poco de ilusión para los rusos. Al igual que al Arsenal, la alegría al CSKA le duraría muy poco ya que tras una falta en contra de Özil en el área el árbitro pitaría penal para que Lacazette pusiera nuevamente adelante a los Gunners.

Nada más iban 22 minutos y ya había pinta de que habrían muchos más goles. Esos goles llegaría, de las manos de los grandes magos de este partido: Aaron Ramsey y Mesut Özil. Centro desde fuera del área de Özil para Ramsey que pondría una delicia en la red, un gol de tacón que dejaría en el suelo a Akinfeev. Mesut estaba dando un recital de asistencias, cada pase lo convertía en una obra de arte, y así todo el partido, no paraba. De la misma forma llegaría el gol, centro del alemán al punto penal para que apareciera nuevamente el  francés quien pondría el 4-1. Así se irían al descanso,  con la tarea totalmente hecha para el Arsenal.

En el segundo tiempo los Gunners bajarían el ritmo de su juego como viene siendo habitual esta temporada, se iría lesionado Mhkitaryan para darle ingreso a Iwobi. Después de este cambio el Arsenal no pudo llegar a concretar ninguna ocasión de gol en el segundo tiempo a pesar de que Özil y Ramsey jamás bajaron su nivel, es más, entre ellos dos tuvieron grandes ocasiones de gol para concretar la goleada pero la mala suerte fue mayor.

Qué viva el fútbol, magos

Özil y Ramsey fueron las grandes figuras del partido | Foto: Arsenal
Özil y Ramsey fueron las grandes figuras del partido | Foto: Arsenal

Tremendo recital de fútbol dieron Özil y Ramsey en el Emirates, sin duda si no hubiesen estado estos dos en cancha el Arsenal no habría sacado un resultado tan abultado. El alemán logró dar dos asistencias, además de el penal que provocó a favor para que Lacazette pusiera el 2-1. Mientras que Aaron Ramsey se despachó dos goles y una asistencia para dejar casi cerrada la eliminatoria.

Nunca se pierde la esperanza pero sí es difícil

Seguramente el 4-1 haya calado hondo pero los rusos no deberían darse por vencidos aún ya que tienen a su favor el frío de Rusia para intentar dar vuelta la llave. Además, el CSKA tiene la esperanza de que el Arsenal se confíe en un partido como este ya que pensarán que tienen la clasificación en la mano por ejemplo cuando jugaron contra el Ostersunds de locales y estuvieron a solamente un gol de quedar fuera de Europa League. No es el panorama preferido pero tampoco es imposible.

VAVEL Logo