Análisis táctico de Croacia 2018: dominar el centro del campo
Once inicial de Croacia antes de disputar el amistoso contra Brasil en Anfield | @HNS_CFF en Twitter

El cambio de técnico en medio de la fase clasificatoria para el Mundial, marca el juego que desarrollarán los croatas. Tras una fase clasificatoria irregular, Ante Čačić fue relegado de su puesto de técnico para poner en su lugar a Zlatko Dalić.

La llegada del inexperimentado entrenador bosnio al banquillo croata hizo despertar dudas futbolísticas. Sin embargo, una gran eliminatoria de repesca contra Grecia confirmó el buen estado de Croacia. El juego que practicaron contra los griegos ha conseguido que la plantilla vuelva a considerarse como una de las candidatas a dar alguna sorpresa en la fiesta moscovita.

Todo pasa por el centro del campo

Precisamente en la repesca contra Grecia, se pudo observar cómo Croacia puede dominar los partidos desde el centro del campo. La calidad individual que tienen los jugadores que lo forman, habitualmente Milan Badelj, Ivan Rakitić y Luka Modrić, comandando la sala de máquinas de la medular, hace que casi cualquier rival sufra para quitarles la posesión de balón.

La salida de balón, uno de los problemas dado a la falta de seguridad de algunos de sus defensores, suele estar apoyada por el centrocampista del Fútbol Club Barcelona, Ivan Rakitić, que no duda en meterse entre los centrales para ofrecer una salida más clara.

Milan Badelj, su compañero en el doble pivote, hace la función de centrocampista de contención y ancla del centro del campo.

Por delante, y algo más descolgado, se encuentra Luka Modrić. El centrocampista del Real Madrid ya ha demostrado en más de una ocasión que puede manejar un partido prácticamente en solitario. En su combinado nacional, su posición es algo más ofensiva que en su club y por lo tanto tiene más oportunidades de filtrar pases imposibles dirigidos hacia los extremos o hacia los delanteros.

Luka Modrić, un comandante en la sala de máquinas de Croacia | Getty Images
Luka Modrić, un comandante en la sala de máquinas de Croacia | Getty Images

Un puñal en cada banda

La llegada ofensiva por el lateral del campo es una de las bazas que más le gusta tocar al combinado nacional balcánico. Habitualmente, gracias a los pases filtrados de Ivan Rakitić o del propio Luka Modrić, son muchas las situaciones en las que un jugador croata puede meter un centro directo al área.

Por la banda izquierda, el gran peligro es Ivan Perišić. El jugador del Inter, que recientemente ha sonado para el Manchester United, es uno de los principales peligros del conjunto dirigido por Zlatko Dalić. Sus buenos desmarques unidos a un evidente dominio físico, hacen que sea uno de los jugadores que merecen una mención especial.

Por el lado derecho, el peligro lo genera Šime Vrsaljko, integrante de la zaga defensiva del Atlético de Madrid. Desde la llegada de Zlatko Dalić, el interior que juega en banda derecha suele ocupar mucho los espacios del centro del campo y dejar la banda libre para el lateral. Vrsaljko  sabe aprovechar estas situaciones a la perfección y es habitual verlo atacar más que en su club.

Ivan Perišić ante Brasil | Getty Images
Ivan Perišić ante Brasil | Getty Images

Las dudas están en la defensa

A pesar de contar con algún jugador experimentado, como Dejan Lovren o el ya mencionado Šime Vrsaljko, Croacia presenta sus mayores problemas en su zaga defensiva. La irregularidad de estos dos jugadores se une a la falta de calidad técnica de otros defensores como Domagoj Vida o Vedran Ćorluka.

Seguramente, la clave de una buena defensa pase por el nivel de forma al que llegue Dejan Lovren. El central del Liverpool ha cuajado una temporada algo irregular combinando buenos partidos con fallos juveniles. En el Mundial, debe ofrecer su mejor versión y ser el auténtico líder que le aporte a su equipo la seguridad defensiva tan necesaria en este tipo de torneos. 

VAVEL Logo