Joven promesa de Australia 2018: Daniel Arzani, revulsivo de lujo

El extremo diestro del Melbourne City ha visto como su buena temporada en la A-League ha sido recompensada con su primera convocatoria. Sin ninguna experiencia en los 'socceroos', el jugador nacido en Irán pero con pasaporte australiano destaca por su velocidad y desborde, capaz de hacer suya la banda derecha.

Joven promesa de Australia 2018: Daniel Arzani, revulsivo de lujo
Fotografía: Mustada Ciftci | Getty Images

Es cierto que las opciones de Australia en esta Copa del Mundo son prácticamente nulas. Muchos apuntan a que los socceroos ni siquiera se clasificarán para los octavos de final. Aún así, se espera una actuación más que interesante del cuadro auriverde en Rusia. El equipo que lleva Bert van Marwijk está lo suficientemente preparado para rendir contra Francia, Perú y Dinamarca al máximo nivel.

Lo que muy poca gente sabe es que a la misma vez que se está disputando el Mundial, hay otra Copa del Mundo que se estará disputando en Rusia. A diferencia de la primera, esta última no se juega en un césped y el resultado es lo de menos. Esta competición tiene lugar en las gradas y en los despachos. Una cita mundialista es el escenario perfecto para que los ojeadores capten y muevan ficha en busca de jóvenes promesas.

En el caso de Australia, la convocatoria de Van Marwijk está llena de jugadores ya curtidos en el fútbol europeo. Futbolistas como Tim Cahill, Mile Jedinak y compañía ya tienen una dilatada experiencia e incluso podrían estar ante su último Mundial. Muy pocas caras jóvenes hay en la lista; de hecho sólo hay un futbolista por debajo de los 20 años. Un joven extremo que está en la agenda de los ojeadores y que podría dar el salto al fútbol europeo si cuaja una buena actuación en Rusia. Termina contrato el 30 de junio y más de un equipo podría aprovechar para atarlo. No cabe duda que el nombre de Daniel Arzani dará bastante de que hablar.

Breve historia de un trayecto iraní

La biografía de Daniel Arzani es tan corta como intensa. Con sólo 19 años, el futbolista ha recorrido medio planeta. Más de 12.000 kilómetros separan las humildes calles de Jorramabad del AAMI Park de Melbourne. Aunque nació en Irán, la familia de Arzani se marchó del país islámico a muy temprana edad para aterrizar en la ciudad neozelandesa de Auckland.

Muy poco se sabe del periplo de Arzani en Nueva Zelanda. Lo que cuentan los anales es que el futbolista ingresó en 2013 en el los juveniles del Eastern Suburbs. Un humilde equipo de un barrio a las afueras de Auckland donde el jugador empezó a progresar hasta captar la atención de los ojeadores australianos.

Fue en 2014 cuando el jugador dio el salto definitivo hacia el fútbol profesional. Unas pruebas casi perfectas hicieron que Daniel Arzani fuera aceptado en el Centro de Excelencia de la FFA. Conocido en Australia como AIS, esta academia se refundó en 2005 con las bases de la academia inicial de 1981, cuando el soccer quedó en manos del Gobierno Australiano. El Estado puso en marcha una profunda renovación en su fútbol, creando un centro donde jóvenes entre 15 y 17 años pudieran perfeccionar sus aptitudes al mismo tiempo que terminaban sus estudios.

De este academia han salido los John Aloisi, Marco Bresciano, Mark Viduka o Mark Milligan, históricos jugadores de los socceroos. En ese entorno Daniel Arzani estuvo impresionando a los ojeadores de los mejores equipos de Australia. La idea de la AIS era que sus jóvenes futbolistas tuvieran la oportunidad de firmar por un equipo profesional, casi siempre por clubes de poco renombre dentro de la A-League. Sin embargo, fue el gigante australiano del Melbourne City el que lo contrató en 2016. Esta última temporada el extremo disputó 18 partidos, dos de ellos en los play-off por el título. Su equipo finalizó tercero en la fase regular y caería en las semifinales de las series finales ante los Newcastle Jets (2-1). 

Aptitudes de una estrella por moldear

1. Excelente desde los once metros

Resulta un tanto extraño que un chaval de sólo 19 años sea el encargado de ejecutar los penaltis en su primera temporada en el primer equipo. Nada es casualidad en el fútbol: Arzani tiene un auténtico guante en su pierna derecha. Desde que es futbolista del Melbourne City aún no ha fallado ni una sola pena máxima. Suele escoger el lado izquierdo del partido y sus lanzamientos son impolutos, mandando el balón al lateral de la red y haciendo inútil la estirada del partido.

      

2. Vertiginoso desde ambos costados

Aunque de inicio sale siempre como extremo diestro, en el Melbourne City tiene una completa libertad de movimientos. Arzani es un jugador que hace de la anarquía una habilidad. De la mano de Warren Joyce ha explotado esa polivalencia y es capaz de jugar en ambas bandas e incluso de mediapunta en un mismo partido. Se siente muy cómo trazando diagonales de izquierda a derecha, con ese cambio de piernas patentado por Andrés Iniesta. De regate rápido, tiene esa explosividad para llegar en muy poco tiempo a su velocidad máxima y siempre con el balón pegado a los pies.

      

3. Goles de todos los colores

Tiene velocidad, tiene regate pero sobre todo tiene olfato goleador. Y no anota de cualquier manera. Desde que está en el Melbourne City, cada gol que marca Daniel Arzani sale en los tops de los mejores tantos de la jornada. Su excelente golpeo de pelota le permite poner el esférico donde quiere. Su jugada preferida llega cuando tiene espacio en la derecha. Es capaz de meterse en la cocina, preparar el balón a su pie derecho y cruzarla a la escuadra larga.