Croacia está expectante a lo que será su primera final de Copa del Mundo

El gol de Mario Mandzukic significó el paso de Croacia a su primera final mundialista, en la que se enfrentarán a Francia, rival al que nunca le han ganado en su historia, aún así los croatas están expectantes al último episodio de su viaje por tierras rusas, que, esperan, tenga un final feliz.

Croacia está expectante a lo que será su primera final de Copa del Mundo
Los jugadores croatas celebraron eufóricamente su paso a su primera final | Foto: Federación Croata de Futbol

El miércoles pasado, Croacia venció 2-1 a Inglaterra en el alargue del enfrentamiento correspondiente a las semifinales de la Copa del Mundo de Rusia 2018. El gol de Mario Mandzukić en el minuto 109 significó el paso de la selección balcánica a su primera final mundialista en su historia. El gol del delantero de la Juventus de Turín tuvo un significado doble, ya que esta final superó el anterior récord croata en mundiales con la participación en Francia 1998 por el equipo comandado por Davor Suker, actual presidente de la Federación Croata de Futbol.

En aquella selección de Croacia semifinalista en la cita mundialista realizada en tierras galas jugaban figuras como Robert Prosinečki, Slaven Bilić y Davor Suker. La Vatreni fue derrotada ese año por Francia con dos goles de Liliam Thuram, lo que significó un golpe durísimo para los balcánicos, quienes venían con una gran campaña, pues habían eliminado en octavos a Rumania y en cuartos a Alemania. Aquel mundial lo finalizaron en tercer lugar tras derrotar a Países Bajos en el Parque de los Príncipes.

Este año, el destino futbolístico de los croatas nuevamente se encuentra con Les Bleus, pero en el partido más importante en la historia del fútbol croata, como lo es la final de Rusia 2018. En primer lugar, cabe mencionar que la actual generación dorada de Croacia con jugadores como Luka Modrić, Iván Rakitić y Mario Mandzukić han llegado a estas instancias tras un momento crítico como fue empatar con Finlandia en Rijeka, lo que los obligó a eliminar a Grecia en el repechaje.

El camino de la Vatreni en tierras rusas fue de más a menos, puesto que luego de clasificar primera de su grupo tras tres partidos ganados, el conjunto balcánico debió llegar hasta la instancia de penales ante Dinamarca y Rusia. El penúltimo episodio de su viaje por territorio soviético fue ante Inglaterra, en el cual llegaron a la final, en la cual se enfrentarán a su verdugo en 1998: Francia.

Davor Suker anotó la apertura del marcador en aquel Francia-Croacia de 1998 | Foto: FIFA vía Getty Images

La final del mundo que se jugará en el Estadio Olímpico de Moscú, ex Estadio Lenín, será la oportunidad perfecta para que los croatas encuentren su primera victoria ante Les Bleus. Croacia y Francia se han enfrentado anteriormente en cinco ocasiones, con tres victorias a favor de los galos y dos empates.

Croacia nunca ha podido derrotar a Francia: tres derrotas y dos empates en cinco partidosDel total de enfrentamientos, solo dos han sido en competiciones oficiales, el ya mencionado partido en semifinales de Francia 1998, en el cual los franceses dieron vuelta el marcador tras el gol de Davor Suker. El segundo de estos duelos oficiales se sucedió en el contexto de la Eurocopa de 2004, ambas selecciones compartían el Grupo B y el resultado final fue un empate 2-2 con goles de Milan Rapaic y Dado Prso para los balcánicos y Trezeguet y un autogol de Igor Tudor, sobreviviente de aquel partido de 1998.

Si bien los antecedentes no son del todo esperanzadores para el conjunto balcánico, las expectativas de los croatas son las mejores, puesto que, como mencionó, Zlatko Dalić: “Estas oportunidades se dan solo una vez en la vida”. Por lo declarado por el técnico bosnio que dirige a la Vatreni, la generación dorada es consciente de que está en una instancia única y ni siquiera las tres prórrogas consecutivas y el día menos de descanso harán que se amilanen y consigan el gran trofeo de sus carreras.

Entonces, a pesar de no haber podido nunca derrotar a la Selección de Francia, los croatas saldrán con el apoyo de todo el pueblo que los verá jugar desde Zagreb, Split o Rijeka su primera final mundialista. La generación dorada sabe que es una oportunidad única en la vida y pretenden ganar la primera Copa del Mundo absoluta para un país de la ex República de Yugoslavia.