Rennes, un equipo preparado para la Champions
Afición del Rennes. Foto: Twitter @staderennais

Tras 23 jornadas de Liga disputadas, ya podemos ir haciendo nuestras apuestas de cara a la siguiente temporada. La Ligue 1 es una competición bastante predecible, sobre todo en la parte alta de la tabla. Todo apunta a que el PSG será el ganador, por los 12 puntos que le diferencian del Olympique Marsella, que también podemos prever que será equipo Champions de cara a la siguiente temporada.

Seis puntos por detrás del club marsellés podemos encontrar al Rennes (o Stade Rennais), un equipo que nunca ha jugado más allá de la UEFA Europa League y que este año está dispuesto a darlo todo para dar un paso más allá y jugar la Champions. Se puede decir, excepto sorpresa, que solo el Lille es capaz de quitarle la ilusión. Sin duda, está más que preparado para enfrentarse al reto que supone estar entre los mejores equipos de Europa, y en este artículo vamos a ver por qué.

Julien Stéphan, un veterano jugador y un joven entrenador

El conjunto Bretón apostó en diciembre de 2018 por un joven entrenador llamado Julien Stéphan. Era un hombre conocido en la casa, ya que llevaba entrenando en categorías inferiores desde 2012. Su carrera como futbolista duró apenas 10 años, y pronto comenzó a entrenar. Con 38 años, edad cercana a algunos de sus propios jugadores, fue llamado para hacerse cargo de un Rennes en crisis.

Sabri Lamouchi fue destituido del equipo tras perder por una goleada de 1 - 4 ante el Estrasburgo. Solo tres días después, el Rennes fue capaz de ganarle por 0 - 2 al Olympique Lyon en casa lionesa. Tan solo en estos dos partidos pudimos ver la diferencia de pasar de un 3-2-4-1 a un 4-2-3-1 que le trajo mucha más seguridad atrás y un mayor control del partido, aprovechando la calidad de Ben Arfa como jugador clave del equipo y la velocidad de jugadores como Saar en banda.

Julien Stéphan, entrenador del Rennes. Fuente: Twitter
Julien Stéphan, entrenador del Rennes. Fuente: Twitter

A partir de la llegada de Stéphan, el Rennes encadenó una racha de 6 partidos ganados. El Mónaco se encargó de romper esta racha empatándole en la Copa de la Liga y ganando en los penaltis. El equipo acabó la Liga en décima posición (cuatro puestos por encima después de cambiar de técnico). Además, fue capaz de eliminar a un Betis favorito en la Europa League y endosarle un 3 - 1 al Arsenal subcampeón de la competición. Un 3 - 0 en el Emirates puso un dramático punto y final a su andadura europea.

El Rennes llegó hasta octavos de final de la UEFA Europa League, pero cayó con la cabeza muy alta.

El mayor logro hasta ahora de Stéphan en el Rennes es la consecución de la Copa de Francia ante el PSG. El equipo bretón peleó la final empatando un 0 - 2 y aguantando hasta ganar en los penaltis. En tan solo media temporada fue capaz de ganar el único título en solitario de la historia del club.

Juego letal como seña de identidad

El juego del Rennes se caracteriza por aprovechar cada ocasión para hacer gol. Es un equipo que no se preocupa de tener la posesión del balón, pero sí evita encajar grandes sumas de goles. Solo cuatro equipos llevan menos goles encajados en la Ligue 1.

Esta temporada no empezó muy bien para el equipo rojinegro. En la jornada 10 se encontraba duodécimo en la tabla, con más partidos perdidos que ganados. En la Europa League quedó como colista en su grupo, por lo que fue un fracaso. A pesar de todo, poco a poco fue remontando hasta meterse en puestos de Champions.

M'baye Niang, estrella del Rennes. Foto: Twitter @staderennais
M'baye Niang, estrella del Rennes. Foto: Twitter @staderennais

Quizá la falta de jugadores importantes como Bensebaini y los antes mencionados, Sarr y Ben Arfa, tuvieron mucho que ver en el rendimiento del equipo. Actualmente, el esquema habitual es distinto al que implantó Stéphan en su primer partido; ahora usa un 4-4-2, sustentado por dos centrales capitaneados por el veterano Da Silva y dos carrileros veloces en cada lateral, con dos pivotes en medio campo y dos extremos en las bandas, jugando para dos delanteros en punta de ataque. El joven técnico francés ha confeccionado un equipo hecho para controlar los partidos y poder salir con todo al ataque; de ahí su efectividad de cara a gol.

Sangre nueva no solo en los banquillos, y mucho talento

El Rennes es un equipo al que le gusta albergar mucho talento, y si puede ser joven mejor. Algunos son más conocidos y otros algo menos. Si hablamos de juventud es imprescindible hablar del jovencísimo Camavinga. Estamos ante un jugador de 17 años con una forma de jugar que aparenta algunos más. Es el encargado de mover el equipo desde la sala de máquinas; un mediocentro por el que suspira media Europa y uno de los jugadores con más proyección del panorama futbolístico. Ya debutó el pasado curso con tan solo 16 años, y esta temporada está siendo un jugador importante.

Camavinga es el segundo jugador  menor de edad mejor valorado según Transfermarkt tras Ansu Fati.

Si hablamos de jugadores importantes también es obligatorio hablar del portero Mendy. El corpulento cancerbero senegalés ha encajado tan solo 17 goles en 19 partidos. Su promedio mejora el gol por partido. Fue fichado desde el Stade de Reims este mismo verano y ha sido una gran apuesta.

Camavinga, la perla del Rennes, en el partido frente al Lille. Foto: Twitter @staderennais
Camavinga, la perla del Rennes, en el partido frente al Lille. Foto: Twitter @staderennais

 

En la defensa, la clave de este equipo se encuentra, como dijimos antes, en los laterales. Traoré en la derecha y Maouassa en la izquierda suman 4 asistencias, y son claves a la hora de salir a atacar.

En el mediocampo, además de Camavinga, están jugadores de nivel como Boruigeaud y Lea Siliki, y destaca la nueva incorporación invernal: Steven N'zonzi, aunque la pólvora llega cuando hablamos de delanteros, con el bueno de M’baye Niang, que esta temporada lleva 11 goles. Es la estrella del equipo, y se complementa muy bien con Hunou, que lleva una suma de 9 goles y con los jugadores de banda. El juego por la banda derecha tiene mucho futuro con jugadores como Raphinha y Del Castillo. Tanto el brasileño como el francés tienen 23 años, y entre los dos llevan 7 goles y 7 asistencias.

Con jugadores como estos, el Rennes se prepara para lo que puede ser su primera oportunidad de brillar en la máxima competición europea. Tendrán que reforzarse de cara a este nuevo reto, pero hay mucho material, y Stéphan sabe aprovecharlo. Será todo un sueño cumplido si siguen por el mismo camino.

VAVEL Logo