En Europa, el City no tiene dudas
FOTO: UEFA Champions League

Diez partidos encadenaba el Marsella sin conocer la victoria en la Liga de Campeones cuando el Manchester City salía al terreno de juego del Stade Vélodrome. Y ya son once. Los prolegómenos invitaban a pensar en un ejercicio de contingencia frente al todopoderoso equipo inglés que no tardó en consumarse. El buque de las Islas llegaba a Francia viviendo una de las etapas más cuestionadas de Guardiola al frente del equipo. La falta de resultados y un juego instalado en una posesión eterna sin contundencia ofensiva invitaban a los marselleses a proseguir con el concepto que West Ham, Leeds y Leicester habían utilizado previamente.

Aplastante soberanía azul

Los primeros minutos invitaron a ello, con Ferran en el puesto de 9 ante la ausencia de Agüero y Gabriel Jesús, mientras que Sterling caía a banda derecha y Zinchenko cubría la retaguardia como lateral zurdo. Dominio abrumador de balón de los cityzens buscando la forma de derribar el muro galo, aunque con especial comodidad. Los galos perdían la posesión con suma facilidad, lo que permitía al cuadro británico recuperar el control sin que Ederson tuviera que aparecer. La insistencia encontró resultado cuando Valentin Rongier pensó que Kevin De Bruyne había fichado por el Marsella, tras regalarle una asistencia en el borde del área. El belga recibió el envío e inmediatamente dejó un caramelo a Ferran para que anotara su segundo tanto en esta Champions. Con el disfraz de killer, el español remató a placer, colocando el 0-1 en el minuto 18.

FOTO: Olympique de Marsella
FOTO: Olympique de Marsella

El monólogo de los de Manchester se extendió, atacando tanto con balón como con una presión asfixiante a la salida de pelota marsellesa. Fruto de ese ejercicio llegó un chut al palo de Zinchenko. Balerdió perdió el control del esférico en su área ante Ferran, momento en el que el ucraniano pisó área para rozar el 0-2. Previamente Laporte de cabeza y Sterling en un contragolpe tuvieron la oportunidad de aumentar la diferencia. Un único disparo de Radonjic blandito y centrado a las manos de Ederson fue el mayor peligro que los de Villas Boas generaron. El resto fue un baile del City al compás de la posesión ante un rival tímido y temeroso, que, aunque se marchaba en desventaja a los vestuarios, podía presumir de haber “contenido” las ocasiones de su rival.

Sonó el despertador en el Vélodrome

El segundo tiempo arrancó con un pequeño empujón marsellés. El City quería agarrar el balón hasta la extenuación, pero la agresividad que imprimió el Olympique abrió el partido. La aparición del pequeño jugón galo materializó el despertar local. Thauvin se vio con espacios y probó con un lejano disparo que se envenenó hasta tocar el palo. Ederson midió bien, pero en lugar de blocar colocó el cuerpo pegado a la madera, regalando un córner un tanto innecesario.

El City impone su autoridad

El Marsella hilvanó sus primeras jugadas, hasta que los de Manchester pusieron la directa. Sterling intentó reconciliarse con el gol, y el devenir del encuentro permitió que el vínculo se volviera a consumar. Asistió a Gündogan en el que sería el 0-2. Foden logró romper la línea defensiva, enviando un centro al área hacia el 7, que la dejó de cabeza en el corazón del área para que el alemán sentenciara el marcador a falta de 15 minutos para la conclusión. Cinco minutos más tarde, y gracias a los espacios que dejaron unos franceses rendidos, Sterling puso el 0-3 en el electrónico. Una triangulación de pizarra donde intervino en primera instancia Mahrez, rompiendo el juego hacia De Bruyne, el belga con su asistencia al inglés, y el posterior remate con la portería entera para el 7. Finalización calcada a la del primer gol de los sky blues.

Tercer y segundo gol del Manchester City / FOTO: UEFA Champions League
Tercer y segundo gol del Manchester City / FOTO: UEFA Champions League

Movió al equipo Guardiola dando entrada al joven Palmer para que debutara en la máxima competición continental. Se marchó De Bruyne, que dejó su sello con dos asistencias marca de la casa. El choque fue sumamente plácido para el Manchester City, que se coloca líder del grupo C con seis puntos, seis goles a favor y uno en contra. Las dudas están en Inglaterra, porque en Europa los cityzens han vuelto a vencer con solvencia, anestesiando con la posesión a un Marsella poco expeditivo que se conformaba con no recibir una imperiosa goleada.

Ficha técnica

Olympique de Marsella: Mandanda; Balerdi, Álvaro, Caleta-Car; Sakai, Rongier (Sanson, m.64), Cuisance (Pape Gueye, m.85), Kamara, Amavi; Thauvin (Payet, m.78), Radonjic (Benedetto, m.78)

Manchester City: Ederson; Walker, Dias, Laporte (Stones, m.78), Zinchenko (João Cancelo, m.68); Gundogan (Bernardo Silva, m.78), Rodri, Torres (Mahrez, m.78); De Bruyne (Palmer, m.82); Sterling, Foden

Goles: 0-1, m.18: Ferrán Torres; 0-2, m.75: Gundongan; 0-3, m.80: Sterling

Árbitro: Tobias Stieler (GER). Tarjeta amarilla: Amavi (MAR), Caleta-Car (MAR), Laporte (CIT).

VAVEL Logo