Caicedo arrebata la victoria a la Juventus en el último suspiro 
Caicedo celebrando el 1-1 / FOTO: AFP

El Estadio Olímpico acogía un choque de grandes magnitudes con una Lazio mermada y en un mar de polémica por el COVID-19 y una Juventus en plena construcción. Los capitalinos se encuentran investigados por la Federación Italiana ante una posible violación del protocolo anti-Covid. Tres jugadores fueron positivos en los test UEFA, pero no en los de la Serie A, por lo que Ciro Immobile, Tomas Strakosha y Lucas Leiva disputaron los encuentros frente a Torino (1 de noviembre), pero ausentes ante Brujas (28 de octubre) y Zenit (4 de noviembre). Ante tal situación, los tres jugadores han vuelto a causar baja, por lo que Inzaghi ha apostado por su habitual 3-5-2 compuesto por Reina, Luiz Felipe, Acerbi, Radu, Marusic, Cataldi, Luis Alberto, Milinkovic-Savic, Fares, Correa y Muriqi. Por su parte, Andrea Pirlo probó de nuevo con Morata y Cristiano en punta, con Dybala como principal damnificado. Formaban Szczesny, Cuadrado, Danilo, Bonucci, Demiral, Frabotta, Bentancur, Rabiot, Kulusevski, Cristiano y Morata.

Incesante Cristiano

La Lazio salió con ahínco buscando la portería de Szczesny, pero el partido pintaba a un choque de identidades donde la Juve rápidamente respondió con un acercamiento en las botas de Frabotta. La intensidad fue la tónica de los primeros minutos, donde la llegada a las áreas era una constante. Dos tímidos disparos de Rabiot y Cristiano fueron la antesala a la genialidad de Cuadrado que desembocó en el 0-1. El colombiano dribló a media, descargó al centro y cuando Bentancur lo consideró oportuno, la devolvió para que enviara un centro al corazón del área romana. Apareció en boca de gol el señor del gol, para rematar y endosarse su sexto gol esta temporada. Otro más para Cristiano.

CR celebrando el primer gol / FOTO: Serie A
CR celebrando el primer gol / FOTO: Serie A

El gol no decayó los ánimos de la Lazio, que seguía atacando cuando aún no había un gobernador sobre el terreno de juego. Muriqi tuvo en sus botas la igualada tras una dejada de Milinkovic-Savic al segundo palo, pero al futbolista de Kosovo le faltó una talla más para conectar el cabezazo de su compañero. Minutos después sería Correa, que en un mar de piernas encontró el hueco para probar el disparo, pero Szczesny blocó con suma facilidad. Combinaban bien el conjunto local, pero le faltaba la profundidad en los metros finales que le otorga Ciro Immobile.

La sociedad que se afianza: Morata - CR / FOTO: Juventus
La sociedad que se afianza: Morata - CR / FOTO: Juventus

La Juve optó por protegerse, juntar las líneas e intentar asestar intermitentes golpes al contragolpe. Cristiano comandaba cada acción de ataque, algunas con suma autoridad, como en el 36, cuando pecó de protagonismo y chutó lamiendo el palo. En el 42, optó por aguardar en el área hasta recogerla, se revolvió y la envió a la mismísima cruceta. Cuatro minutos más tarde, una falta al borde del área llevaba su nombre. Carrera y postura característica del luso para ejecutar un potente lanzamiento que hizo a Reina volar para despejarlo, dando así por concluido el primer tiempo.

Perdón tras perdón, llegó el castigo

Los 22 protagonistas volvieron al verde del Olímpico y la Juve modificó su cara buscando la presión arriba a la salida capitalina los primeros minutos. El bloqueo capitalino desembocó en un triple cambio de cromos. Entraron Caicedo, Hoedt y Lazzari por Fares, Radu y Muriqi. Volvieron a regar los contrataques, con Rabiot probando a Reina, mientras que Morata y Cristiano se asociaban como si de hermanos se tratasen. La Vechia Signora desplegó un ejercicio defensivo de categoría, asentando sensaciones positivas en una faceta que les había castigado hasta el momento en esta campaña.

Tucu, el mejor de la Lazio / FOTO: Lazio
Tucu, el mejor de la Lazio / FOTO: Lazio

Las salidas con peligro nacían en Kulusevski, que surtía balones a un Cristiano multiusos que bajaba a recibir, descargaba y atacaba desde izquierda o derecha. Un auténtico dolor de cabeza para los defensores capitalinos, que encontraban en Correa un pequeño haz de esperanza. El argentino aportaba verticalidad a los suyos, poniendo en algún apuro a Demiral y compañía. La Juve llegaba al área, pero faltaba ese último remate para sentenciar. A falta de 15 minutos llegó un baile de cambios en ambas escuadras. Cristiano Ronaldo se marchó cojeando tras un golpe en el tobillo por Paulo Dybala, mientras que Kulusevski dejó su lugar a McKennie para aportar más control al medio campo. Saltan las alarmas en Turín con los gestos de dolor del astro portugués. En la Lazio entraron Akpa Kapro y Pereira en detrimento de Luis Alberto y Cataldi.

Momento en el que CR se retira con molestias / FOTO: Serie A
Momento en el que CR se retira con molestias / FOTO: Serie A

El balón cayó en la posesión capitalina y la primera ocasión peligrosa fue para Marusic, que no logró imprimir potencia a un centro lateral de Lazzari. Los enanos le crecían a la Juventus, cuando Morata se echó la mano a la pierna y solicitaba el cambio. Bernardeschi le suplió a falta de tres minutos en un encuentro donde a pesar de no encontrar portería, dejó buenas sensaciones sobre el césped gracias a su movilidad en el carril del 9. Una lesión podría ver trastocada su vuelta a la Selección para los partidos de la próxima semana.

Los cuatro minutos de añadido fueron vividos cerca del área de Szczesny, sin aparente peligro hasta que apareció Correa. Zigzageó el Tucu en el área, combinó con Caicedo, que aguantó el esférico de espaldas a la portería y armó la pierna para colocar el empate en el último suspiro. Euforia en el templo romano con un gol que sabe a victoria. Otra victoria que se le escapa a la Juve, y ya van 4 empates en 7 jornadas.

Otro pinchazo para la Juve / FOTO: Juventus
Otro pinchazo para la Juve / FOTO: Juventus

No termina de arrancar el cuadro de Andrea Pirlo, que, a pesar de firmar un sobrio encuentro marcado por una identidad que comienza a asentarse, vio como en el 94 se le escapó una victoria vital ante un rival puntero como la Lazio. Perdonó en ataque y lo pagó caro. Le falta aún mucha contundencia a los turineses. Matchball perdido. Los capitalinos rascan un resultado de oro gracias a la fe del Tucu Correa. Creyó y creyó hasta que Caicedo apareció. Tablas en el Olímpico de Roma, donde la peor noticia para la Signora puede no ser el empate, sino las lesiones de Cristiano Ronaldo y Álvaro Morata.

VAVEL Logo