El Chelsea resucita ante el colista

Victoria balsámica para recuperar las buenas sensaciones de un Chelsea más decidido en ataque contra un West Brom que pagó caro sus errores y se aleja aún más de los puestos de permanencia.

El Chelsea resucita ante el colista
Los jugadores del Chelsea recuperan la sonrisa. Foto: Chelsea.
CHELSEA
3 0
WEST BROM
CHELSEA: COURTOIS; RUDIGER, CHRISTENSEN (CAHILL, MIN. 74), AZPILICUETA; ZAPPACOSTA, FÁBREGAS, KANTÉ, VICTOR MOSES, HAZARD, PEDRO (WILLIAM, MIN. 80); GIROUD (MORATA, MIN. 61).
WEST BROM: FOSTER; PHILLIPS, DAWSON, HEGAZY, EVANS, GIBBS; KRYCHOWIAK, BARRY (YACOB, MIN. 81), BRUNT (BURKE, MIN. 46); STURRIDGE (JAY RODRIGUEZ, MIN. 4), RONDÓN.
MARCADOR: 1-0, MIN. 25, HAZARD, 2-0, MIN. 63, VICTOR MOSES, 3-0, MIN. 71, HAZARD.
ÁRBITRO: LEE MANSON (ING). AMONESTÓ A EVANS (MIN. 45+3), GIBBS (MIN. 49).
INCIDENCIAS: JORNADA 27 DE LA PREMIER LEAGUE ENTRE EL CHELSEA Y EL WEST BROMWICH ALBION DISPUTADO EN STAMFORD BRIDGE, LONDRES, ANTE 41,071 ESPECTADORES.

El Chelsea puso fin a una racha preocupante de dos derrotas consecutivas ante equipos que pelean por la permanencia. Así que ganar ante el West Brom se antojaba como vital para seguir creyendo en el objetivo principal que es estar entre los cuatro primeros puestos. Y así fue como pasó, no se vio al Chelsea apático y sin ideas, sino a un equipo con más ganas de demostrar que no está muerto, sino con ganas de seguir luchando hasta el final.

El Chelsea tuvo más pegada que el WBA, acusado por el nerviosismo en todo el partidoLa victoria por 3-0 supone una relajación mental ante tanta presión mostrada en las últimas semanas. El equipo mostraba dudas, el entrenador tenía pie y medio fuera de Stamford Bridge, y las sensaciones para afrontar el final de la temporada eran negativas. Una victoria inmediata cambian las cosas, y más siendo holgada. Desde el club tenían claro que, a pesar de jugar contra el colista, el encuentro era calificado como 'partido trampa' debido a la necesidad del rival y de los tropiezos anteriores del club londinense.

Pero si hay un club que está más que triste es el West Brom. Incapaz de salir de la situación, el equipo Alan Pardew se asoma al abismo al cosechar tres derrotas consecutivas. Ni los fichajes invernales son capaces de mejorar al equipo y cada jornada que pasa está más asomado al pozo de la Championship. Temporada triste para un equipo con calidad suficiente para mantener la categoría con solvencia, pero cuando hay nerviosismo, la mala suerte de apodera en un equipo que no encuentra el modo de ganar partidos.

El Chelsea, de menos a más 

Para el partido, Antonio Conte apostó por Giroud en el once inicial en el partido dónde Morata volvió a recobrar protagonismo en su vuelta a los terrenos de juego, quién sustituyó al francés en la segunda parte. Christensen volvió a la titularidad tras estar ausente en el partido anterior por su lesión acompañando a Rudiger y a Azpilicueta en la defensa formada por tres hombres en el eje y dos laterales adelantados, Conte puso su habitual 3-4-2-1, esta vez con Hazard en su posición natural de punta.

Por su parte, Pardew decidió jugar en Stamford Bridge con una defensa de cinco hombres. En un WBA plagado de lesionados en el medio del campo, decidió poner a tres mediocentros y dos delanteros, un 5-3-2. Un sistema un poco atrevido que empezó a dar sus frutos en los primeros compases del partido, pero que de poco le sirvió al verse arrollado ante el Chelsea, sobre todo en la segunda parte del encuentro. El partido comenzó de manera accidentada para los visitantes, ya que a los cuatro minutos, Daniel Sturridge se lesionó y tuvo que ser sustituido por Jay Rofríguez.

Hazard fue decisivo en la victoria blue. Foto: West Brom.

Con dos ocasiones claras para los visitantes, Stamford Bridge empezó a murmurar teniendo en sus mentes las abultadas derrotas anteriores ante el Watford y el Bournemouth. José Rondón y Jay Rodríguez dieron varios sustos a la parroquia londinense al ver en los primeros minutos del partido fueron para los de Alan Pardew. Pero los locales respondieron con otras dos claras ocasiones por parte de Zappacosta y Giroud, el francés estuvo muy activo en los primeros ataques del Chelsea.

Y a la tercera ocasión, fue la vencida con un Hazard que vuelve a ser el más eficaz del Chelsea. El belga hizo un gran disparo al primer toque dentro del área para batir a Foster. Con uno a cero en el marcador, el Chelsea se empezó a gustar más estando cómodo en el partido tras abrir la lata y leyendo los tiempos como bien sabe hacer el equipo de Antonio Conte.

Hazard no perdona y hunde al WBA

A pesar de sentirse cómodos en el partido, los jugadores del Chelsea eran conscientes de que sólo ganaban por un gol a favor, y sabiendo de las carencias defensivas que ha mostrado el equipo en los últimos partidos, necesitaban el gol de la tranquilidad para asegura los tres puntos, cosa que llegó más tarde.

La segunda parte empezó de la misma manera, con una sustitución por parte de Pardew. Brunt dejó de jugar para sustituir a Burke y así el equipo pudiera adelantar más la línea ofensiva, y así fue. El WBA buscaba el gol del empate en los primeros minutos. Courtois tuvo que intervenir en una gran ocasión de Rondón, y un minuto más tarde Jonny Evans estuvo a punto de batir al belga en un cabezazo.

Un Chelsea más contundente venció al WBA. Foto: Chelsea.

Pero en el partido manda los goles y la eficacia, y de eso tiene mucho el Chelsea, que supo aprovechar un buen pase de Cesc Fábregas para que Victor Moses, dentro del área, bate al portero para poner más distancia de por medio y así asegurar la tranquilidad para los locales en los minutos que quedan de partido. Un 2-0 que el WBA no podía levantar.

De hecho se vino más abajo encajando el tercer gol tras un gran gol de Eden Hazard fuera del área para enloquecer a los aficionados del Chelsea. Con una gran potencia y precisión, el belga hizo su segundo gol del partido para culminar el encuentro con una goleada cómoda y merecida. Y no acabaron las buenas noticias para el Chelsea, ya que, tras más de un mes fuera de los terrenos de juego, Antonio Conte decidió darle minutos al máximo goleador del equipo, Álvaro Morata, ya recuperado de la lesión, y a punto estuvo de hacer el cuarto, pero Ben Foster lo impidió tras hacer una gran parada.

El Chelsea venció goleando al rival recuperando las sensaciones y el cuarto puesto de la clasificación para seguir luchando por la Champions League, y si es posible, por el segundo puesto, que está a tan sólo tres puntos del Manchester United, rival que será el próximo en la siguiente jornada de Premier League, un partido vital contra un adversario directo en busca de luchar por ser el subcampeón.

Por su parte, el West Brom seguirá siendo colista con tan sólo 20 puntos. Los de Alan Pardew demostraron tener calidad y buen juego en varios chances del partido, pero el nerviosismo y la ansiedad juegan malas pasadas y ahora están a siete puntos de la salvación, objetivo que ahora lo marca el Huddersfield, próximo rival en la Premier League, siendo también un partido importante para el devenir de los baggies.