Crisanto Bosch, toda una vida dedicada al Espanyol
Bosch se convirtió en un mito del Espanyol por su entrega y dedicación al club

Crisanto Bosch, toda una vida dedicada al Espanyol

Crisanto Bosch fue un extremo que llegó al club blanquiazul con veinte años y permaneció toda su vida trabajando en diferentes parcelas: jugador, entrenador y cuidador del campo de Sarrià. En tiempos de la Guerra Civil su figura fue clave para evitar la desaparición del RCD Espanyol. Hoy en Vavel le rendimos un homenaje por su relevancia en el mundo del fútbol.

javigonzalezfernandez
Javier González Fernández

Crisanto Bosch Espín nació el 7 de diciembre de 1907 en el barrio barcelonés del Poble Nou. Conocido como “Tin” Bosch, el futuro jugador blanquiazul empezó a practicar el fútbol en la calle. Cuando adquirió sus primeras botas reglamentarias, Bosch ingresó en el Júpiter y con los años alcanzó el primer equipo. La progresión del joven jugador barcelonés fue tan rápida que en un partido frente al Terrassa, en el que anotó cuatro goles, Bosch llamó la atención de los técnicos egarenses y éstos decidieron ficharle. En el Terrassa, Bosch firmó su primer contrato profesional percibiendo un sueldo de seis mil pesetas. Bosch sólo permaneció una temporada en el conjunto del Vallés a causa de que sus buenas actuaciones provocaron que el Espanyol pusiera los ojos en él y le contratara. El fichaje se produjo en junio de 1928.

Fichar por el Espanyol permitió a Bosch cumplir su sueño: jugar al lado del guardameta Ricardo Zamora, ídolo del joven jugador blanquiazul. Bosch llegó al club con 20 años y se mantuvo en él toda su carrera deportiva. El debut de Bosch se produjo frente al Europa en la antigua Copa Vea, que se disputaba a finales de temporada a dos partidos. Fue el 29 de junio en un  partido que acabó con empate a tres goles. Bosch intervino en dos de los tantos logrados por su equipo.

Los mejores momentos de Bosch en el Espanyol

La temporada 1928/1929 fue una de las mejores de toda la historia del RCD Espanyol. El equipo empezó mostrando sus credenciales en la Copa Catalunya donde se proclamó campeón sin perder ningún partido. Los números de aquel campeonato fueron de 9 victorias y sólo un empate, 32 goles a favor y 4 en contra. Bosch participó en todos los partidos excepto en el inaugural contra el Terrassa y el último contra el Sants.

Una vez finalizada la Copa Catalunya, el equipo se preparó para afrontar la Copa de España. El Espanyol empezó arrasando con victorias frente al Sporting y el Atlético de Madrid con Bosch como titular. El Espanyol se enfrentó en semifinales al FC Barcelona. En el partido de ida se impuso por 2 a 0 y en el encuentro de vuelta empataron a uno. El Real Madrid aguardaba en la final. Uno de los momentos más recordados de la carrera de Bosch es precisamente aquel partido que se celebró en Mestalla el 3 de febrero de 1929. El equipo blanquiazul se impuso por 2 a 1 en un partido muy reñido y terminó levantando la copa. Otro de los momentos más felices de la trayectoria de Bosch fue cuando en la temporada 1932-1933 consiguió batir a su ídolo de la infancia Ricardo Zamora, que había sido traspasado al Madrid en un partido oficial.

Las buenas actuaciones de Bosch con el Espanyol provocaron que el seleccionador español, José María Mateos, se fijara en él. El jugador espanyolista fue convocado por la selección por primera vez el 17 de marzo de 1929 para un amistoso frente a Portugal. España realizó un buen partido y se impuso con un resultado de 5 a 0. Un hecho destacable de la carrera futbolística de Bosch es su convocatoria para el Mundial de 1934 celebrado en Italia. El jugador afrontó el campeonato como suplente pero pudo disputar el partido de cuartos de final entre España e Italia. La suerte no acompañó a Bosch, que se lesionó en el segundo minuto del partido y pese a que aguantó algunos minutos sobre el campo finalmente tuvo que ser sustituido.

Su papel en la época de la Guerra Civil

En 1936 estalló en España la Guerra Civil y como consecuencia, el campeonato liguero fue suspendido. Pese a todo, los clubes intentaron mantener un clima de normalidad celebrando diferentes amistosos y campeonatos regionales.  El conflicto armado tuvo grandes repercusiones en el club blanquiazul, la mayoría de sus dirigentes fueron encarcelados, murieron o escaparon fuera del país. Se formó un pequeño comité para dirigir al club y se integró a Bosch en la función de delegado de los jugadores. Gracias a la labor de este comité en el que se integraba Bosch, el club no desapareció y pudo continuar funcionando. El propio jugador explicaba la dureza de aquellos momentos en los que estuvo al mando del club: “Fueron días muy difíciles. El club quedó teóricamente en mis manos y lo primero que hice fue destruir los archivos y todas las listas de socios para evitar que pudieran ser perseguidos, para salvaguardar sus vidas. Nos obligaron a formar un comité y yo fui el jefe”.

La carrera de entrenador de Bosch se inicia cuando se marcha el técnico blanquiazul Patricio Caicedo y el presidente de la entidad, Paco Román, le reclama para el banquillo. La idea no gusta al extremo perico pero finalmente acepta la decisión dispuesto a servir al club. Aquel año, el Espanyol terminó en una discreta undécima posición. Bosch repitió la experiencia como técnico en la temporada 1945/1946 con la difícil misión de evitar el descenso del equipo, que por aquel entonces debía disputar la promoción para salvarse. El Espanyol consiguió imponerse al Nástic de Tarragona y finalmente salvó la categoría comandado por Bosch.

Retirada como jugador

Una vez retirado, Crisanto Bosch decide seguir trabajando para el Espanyol como cuidador del campo de Sarrià. Bosch vivía por aquel entonces en el Chalet del club, que tenía la función de acoger fiestas o reuniones de los directivos y estaba situado en el Gol Sur del campo de Sarrià. El Espanyol decidió que quería ampliar dicha zona del estadio por lo que se trasladó el Chalet a la zona de Tribuna para que continuaran viviendo en él Bosch y algunos otros jugadores del club.

Tin Bosch falleció el 13 de abril de 1981. Personalidades como Nicolau Casaus o Ramón Capdevila y toda la Junta Directiva del Espanyol rindieron homenaje a un mito de la historia del club blanquiazul que siempre se había mantenido fiel a sus colores y había dedicado toda su vida al club. Un hecho anecdótico sobre Bosch es que se trata del jugador blanquiazul que más veces ha ganado al FC Barcelona en partidos de Liga como local, compartiendo el récord con Benito Pérez y Perico Solé . Lo hizo en un total de cinco ocasiones repartidas en las temporadas: 29/30, 32/33, 33/34, 34/35 y 35/36.

    

VAVEL Logo