El Real Madrid Castilla cimenta el futuro blanco
El Castilla ganó, matemáticamente, en Oviedo, el campeonato del grupo 1 de la Segunda división B.

El filial madridista ha conseguido el campeonato del grupo 1 de la Segunda División B con cuatro jornadas de antelación. Para llegar a ello ha tenido que sobreponerse a dificultades y con ellas ha conseguido encontrar un estilo identificativo, junto a una base de jugadores que han caminado con paso firme en la tercera categoría del fútbol español. El Real Madrid apostó por Alberto Toril aprovechando el parón navideño de la temporada pasada entendiendo que el cordobés era apto tras su gran papel con el Juvenil A. Precisamente, esa apuesta también repercutía sobre una hornada de futbolistas de talento que arrasaban en el exitoso Juvenil A.

El talento de Carvajal, Sarabia o Morata les había catapultado a inicios de la temporada pasada al segundo equipo madridista desde el citado Juvenil A. Ese equipo, dirigido por Toril, logró en la temporada 2009/2010 la Liga y la Copa de Campeones, precisamente ante Valencia del hoy jugador del Málaga, Isco. La suficiencia que mostraron, les llevó a muchos de ellos a dar el merecido salto, sin embargo, Alejandro Menéndez no dio con la tecla. El filial divagaba sobre tierra sinuosa y alternaba buenas actuaciones, con muestras evidentes de equipo poco y mal trabajado.

Llega Alberto Toril, cambia la tendencia

Los datos hablan por sí solos y poco más hay que decir. Con Alberto Toril en el banquillo, el equipo de la temporada pasada logró 15 victorias y 4 empates en la liga regular, y solo la inexperiencia les alejó del sueño del ascenso. El Alcoyano tiró de oficio y demostró estar más preparado en ese momento, fue un equipo más hecho y que desquició a los jóvenes madridistas. Con la derrota ante el equipo de Alcoy, Toril tuvo un doble reto: convencer a los suyos de que llegaría otra oportunidad y recomponer un equipo que sufrió bajas importantes. Tras la gran segunda vuelta que hizo el Castilla, muchos jugadores saltaron a las agendas de clubes de primera plana y, de ese modo, Sarabia, Juan Carlos y Fran Rico pusieron rumbo a tres conjuntos de Primera (Getafe, Zaragoza y Granada, respectivamente).

Toril tuvo que suplir bajas importantes como Fran Rico

Estas tres salidas fueron un reto para Alberto Toril ya que tenía que sustituir a tres piezas básicas del equipo y, con los resultados en la mano, es evidente que lo logró. Quizá el cambio más sencillo fue el de Juan Carlos, ya que Jesé Rodríguez venía empujando fuerte desde atrás y ocupó su puesto. No fue sencillo para el canario ganarse el puesto ya que Alberto Toril le motivó y picó hasta conseguir un rendimiento superlativo como el que ha logrado el joven extremo. Poco tiene que ver el Jesé que se ve en el actual filial blanco con el que se veía temporadas atrás en otras categorías. El internacional con España en categorías inferiores era mucho más individualista y no trabajaba como ahora en defensa, algo necesario en el fútbol de hoy en día. Cuando su rendimiento, en conjunto, estuvo a la altura, Toril le premió con la titularidad a la que se amarró para no salir de ella. Entró, sin duda, al envite del técnico madridista y ganó en madurez.

Alternancia en la portería

Durante toda la campaña, Alberto Toril y José Mourinho han ido alternando los roles de Tomás Mejías y de Jesús Fernández. De este modo, el técnico del primer equipo convocaba a un portero y el otro, era titular con Toril en el Castilla. Por ello, ha sido la tónica de la temporada ver a Tomás o a Jesús en las listas de Mourinho. Quizá las actuaciones de Jesús han sido más destacadas, a pesar de la confianza que se tiene en el club sobre Mejías. El ex del Numancia ha sido el portero más utilizado por Toril al sumar 1.537 minutos por los 1.440 de Mejías o los 263 de Isaac.

El playoff será una buena piedra de toque para observar, sin competición mediante en el primer equipo, quién es el verdadero portero sobre el que más confianza tiene Alberto Toril. No sería de extrañar, no obstante, que el cordobés alinee a cada uno en un partido, confiando en ambos para tan importante cita. Desde atrás, en el Real Madrid C, Pacheco llega haciendo mucho ruido y con muy buenas maneras.

Gran temporada de Nacho, Carvajal y Casado

La defensa de esta temporada ha tenido a tres grandes protagonistas, que repetían titularidad respecto al final de la campaña pasada. Carvajal en el lateral derecho, Casado en el izquierdo y Nacho Fernández en el centro, han sido piezas clave en el engranaje defensivo y, en ocasiones, ofensivo. La cuarta posición de la zaga ya ha sido más disputada y no ha tenido un dueño claro. Mendes (1.301 minutos), Gil (947) o Iván González (1.310) han sido centrales titulares, pero ninguno ha terminado de convencer del todo al técnico cordobés. A destacar el debut de Rubén Molero (90 minutos) que pasa por ser una de las promesas de las categorías inferiores que pronto compartirá zaga con Derik Osede.

Dani Carvajal ha sido el zaguero más utilizado (2.927 minutos) por Alberto Toril y ha alcanzado un nivel extraordinario. Sin rival en la plantilla, el lateral ha rendido a una gran altura y se ha compenetrado a la perfección con Juanfran (14 asistencias entre los dos), siendo un continuo peligro para la defensa rival. Su ímpetu en defensa y en ataque, junto a su enorme despliegue físico, le convierte en una de las más firmes promesas del equipo de cara a un hipotético y merecido futuro en el primer conjunto blanco. Asimismo, el oriundo de Leganés ha confirmado su capacidad de ataque marcando dos goles y repartiendo siete asistencias, lo que le convierte en el máximo asistente del equipo.

Carvajal, Jesé y Juanfran son los máximos asistentes del equipo con 7 cada uno

Casado y Nacho, por su parte,  han sido los defensas más goleadores del equipo (con tres cada uno) en algo más de 2.800 minutos cada uno. Si bien el central no ha encontrado oposición, Casado ha tenido que lidiar con Ríos, excanterano del Sevilla. El lateral zurdo sevillano tan solo ha participado en cuatro encuentros (379 minutos), pero le han servido para demostrar un nivel interesante, sobre todo en ataque. Su buena zurda se apodera de las acciones a balón parado del equipo cuando está en el campo y ha dado dos asistencias. Sin embargo, Jorge Casado se ha ganado a pulso ser titular en el equipo al que da un plus en los saques de esquina y en las faltas, gracias a su facilidad para el juego aéreo.

Antes de Mosquera, durante Mosquera

El centro del campo ha dado un salto cualitativo desde la llegada, cedido, de Pedro Mosquera en el mercado invernal. El centrocampista propiedad del Getafe ha dotado a la medular de la experiencia que requería el equipo para controlar más el juego. La pausa que le da al partido y su buen trato del balón ha venido a paliar el vacío que dejó el gallego Fran Rico. Su presencia en el césped permite a Alex Fernández hacer el fútbol que más le gusta. El pelirrojo sigue su camino en el fútbol, logrando cada vez más registros para su juego que solo se logra con la madurez. La tranquilidad que tiene esta temporada la alterna con sus llegadas al área sorprendiendo a la defensa que tan peligroso le hace y que en las islas británicas le encajonarían en el tipo de futbolista “box-to-box”.

Gracias a la presencia del gallego Mosquera (1.248 minutos), Alex se puede permitir más licencias ofensivas y, a pesar de que la aparición de segunda línea es uno de sus fuertes, ésta temporada en los 2.410 minutos que ha jugado tan solo ha anotado un gol (y 3 asistencias). Eso sí, clave, ya que significó el gol de la victoria frente al Atlético de Madrid en Valdebebas, a centro de Carvajal.  Antes de que llegase cedido el mediocentro del Getafe, Toril no daba con la tecla y notaba, a la hora de crear fútbol, las ausencias de Fran Rico y de Pablo Sarabia. Estas dos importantes bajas respecto a la temporada pasada, sin duda, han sido las que más quebraderos de cabeza le han dado al técnico ya que, en plantilla, no existían jugadores de su corte. Al menos, con Mosquera, Toril tapó el hueco de Rico.

Mosquera relegó a Mandi al banquillo

Omar (1.200 minutos) y Merchán (444), que por su fútbol podría decirse que opositaban a ganarse un puesto de titular, no han aprovechado la oportunidad. Alarmante el caso de Merchán (22 años), que por edad y, sobre todo rendimiento, puede estar ante el final de su ciclo en el club madridista tras 12 años en su disciplina. Un caso que radica menos diligencia es el de Omar, que con 19 años recién cumplidos, pasa por un proceso de adaptación a la categoría. El canario tiene buenas maneras, su estilo de juego pausado y al más puro estilo fútbol sala, será interesante para el Castilla cuando lo alterne con la mejora en la colocación sobre el campo y un mayor trabajo físico. Asimismo, en el mercado invernal Antonio Martínez abandonó en enero, con dirección Miranda de Ebro al Mirandés, por falta de minutos, apenas 55.

Armando Sosa, más conocido como Mandi (1.672 minutos), fue el jugador que más contó para Toril, junto a Alex, en el primer tercio de la temporada. La llegada de Mosquera le apartó de los planes del técnico cordobés. Su gran despliegue físico le convierte en un mediocentro muy interesante para partidos fuera de Valdebebas contra equipos que planteen un partido eminentemente de choque. El otro canario del equipo no evita el contacto y por su corpulencia se convierte en un muro delante de la zaga. Sin embargo, el trato de balón de Mandi es lo que le ha llevado a un segundo plano cuando Mosquera ha mostrado su jerarquía.

Vértigo en las bandas y tridente goleador

Tras la venta al Zaragoza, vía Sporting de Braga, de Juan Carlos, el  Real Madrid Castilla perdió un auténtico estilete en la banda izquierda. Su ausencia, al alimón de la de Sarabia, fue aprovechada por Alberto Toril para alinear de una tacada a sus dos delanteros y dar la titularidad, poco a poco, a Jesé Rodríguez. De este modo, el entrenador cordobés ha dispuesto una delantera vertiginosa por las bandas y matadora en punta. Así lo atestiguan los datos que arrojan los cuatro integrantes habituales de la delantera blanca. Joselu (2.360 minutos) pasa por ser el máximo goleador del con 19 goles, seguido por los 12 de Morata (2.263), los 9 de Jesé (2.601) y los 4 de Juanfran (2.699). A esto hay que sumarle las asistencias de cada uno: tres del delantero gallego y de Álvaro Morata; junto a las siete de Juanfran y de Jesé.

En ellos está puesta mucha confianza de cara al futuro, aunque sea pronto para valorar si están listos o no para retos mayores. Junto a Alex, Nacho y Carvajal, son las joyas del filial madridista y, por tanto, los mejor colocados de cara a poder colarse en la gran plantilla que tiene el primer equipo. Con la experiencia de haber realizado la pretemporada con Mourinho y los suyos, junto a entrenar asiduamente con ellos, parece más sencillo que el portugués tire de ellos cuando les vea preparados para tal desafío. Bien es cierto que, de momento, José Mourinho no ha contado demasiado, en lo que a minutos se refiere con los jugadores de la cantera.

Joselu es el máximo goleador del grupo 1

A pesar del abrumador nivel que han mostrado los cuatro jugadores citados (Juanfran, Jesé, Morata y Joselu), el banquillo madridista ha tenido alternativas a lo largo de la temporada con Denis, Óscar Plano o Lucas, siendo una de las zonas mejor cubiertas de la plantilla. La mala suerte se cebó con Plano a finales de febrero ya que fue operado de una luxación en el hombro cuando estaba firmando buenos números (3 goles, 1 asistencia en 816 minutos). Por su parte, el hispano-ruso de la plantilla, Denis, no ha encontrado la continuidad que él hubiera deseado, al jugar 1.138 minutos. A pesar de esto, el hijo del exjugador del Sporting de Gijón, ha anotado 6 goles, repartiendo 2 asistencias. Su velocidad y su buen golpeo con la zurda le colocan como un suplente de garantías y un jugador con talento para poder hacerse un hueco en la élite del fútbol.

Junto a Óscar y a Denis, aparece con menos protagonismo Lucas. Se trata de un caso similar al de Omar ya que se encuentra en su primera temporada completa con ésta plantilla, y como pasa con el mediocentro canario, Lucas Vázquez ha dejado destellos de su clase. Su partido y su gol frente al Marino de Luanco deslumbraron a la afición presente, poco acostumbrada a su presencia. Tiene clase y desparpajo para afianzarse en esta plantilla, y a buen seguro que acabará lográndolo.

VAVEL Logo