Unión Deportiva Las Palmas: el triunfo de la cantera
(Foto: Iván León Santiago)

A menudo, en el Estadio de Gran Canaria puede oírse un cántico un tanto peculiar. A saber, este canto reza lo siguiente: “No hay en el mundo dinero, para comprar los colores; los colores de Las Palmas, los colores de Las Palmas, ni se compran ni se venden”. Pues bien, este grito de ánimo resume perfectamente la filosofía de club que ha venido llevándose a cabo en la entidad de Pío XII en los últimos años. Y es que la Unión Deportiva Las Palmas se ha convertido en un modelo a seguir: cuando la cantera se impone a la cartera.

Es verano del 2010 y Miguel Ángel Ramírez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas acude a rueda de prensa para presentar el proyecto de cantera que va a empezar a darse en el club a partir de ese momento. Sus palabras son: “Nuestro proyecto es nuestra cantera y si con ella tenemos que irnos a Segunda B, digo con la cabeza bien alta, que iremos a Segunda B con ella”. Además añade una frase que, a la larga, ha sido fiel reflejo de la realidad del equipo “El jugador canario, si no ahora, si no dentro de seis meses, si no dentro de un año, será la parte importante del futuro de la Unión Deportiva Las Palmas”.

La hora de “Los Platanitos”

Finalizada esta rueda de prensa, Las Palmas anuncia que Jonathan Viera, Vitolo, Juanpe, Vicente Gómez y Aythami pasan a formar parte del primer equipo que ese año dirigirá Paco Jémez. Estos cinco canteranos serían denominados como “los platanitos” y pronto, darían cuenta en los terrenos de juego del motivo por el cual el club apostó tan fuerte por ellos. Estos nombres se unieron a la camada de jugadores canarios que ya formaban parte del club como Raúl Lizoain, David García, Ruymán, Sergio y Francis Suárez, Randy, Adrián Pollo y Armiche. Además, se repatrió a viejos conocidos del equipo grancanario como es el caso de los canteranos Guayre, Jorge Larena y Pedro Vega. Todos ellos serían partícipes de uno de los mejores inicios ligueros de la historia del club amarillo en sus 64 años de vida.

A comienzos de la temporada 2010/2011 Las Palmas copa los puestos altos de la clasificación llegando a ser líder provisional durante la cuarta jornada del campeonato liguero. El juego del equipo grancanario es alabado por toda la prensa nacional y el inexperto Paco Jémez comienza a ganarse una fama en los banquillos equiparable a la que Jonathan Viera, Vitolo y Guayre reciben sobre el césped. En el caso de los dos primeros, recién llegados al primer equipo, se les señala como los líderes del proyecto de cantera de la entidad y principales activos de futuro del club. Sin embargo, una inoportuna lesión de Vitolo y una mala racha de resultados cambian la dinámica del equipo y la situación comienza a torcerse. Los que hablaban de un posible ascenso en las primeras jornadas volvían a verse las caras con la cruda realidad. El primer año no era posible soñar con que la cantera lograse el ascenso a Primera División.

A pesar de ello, el equipo salvó la categoría con Juan Manuel Rodríguez en el banquillo, entrenador grancanario y con pasado en la entidad. Los líderes de aquella salvación fueron los mismos jugadores que el verano anterior se presentaban en sociedad tras haber capitaneado al equipo filial. Jonathan Viera se convirtió en la estrella del equipo y muchos equipos comenzaban a fijarse en el pequeño mediapunta, Vicente Gómez fue titular indiscutible durante toda la segunda vuelta de la competición, Aythami daba competencia en el lateral diestro a Pignol y Juanpe se hacía un hueco de manera ocasional en las alineaciones del entrenador de Las Alcaravaneras. Vitolo, sin embargo, había sido el gran damnificado de la temporada y la lesión que lo postergó durante seis meses al ostracismo no le permitió brillar junto a sus compañeros de generación. Su hora estaba aún por llegar.

Continuidad del proyecto

Segundo verano con el proyecto de cantera vigente y el club opta por seguir la misma línea del año anterior. Los gemelos Castellano (Dani y Javi) regresan a la casa amarilla donde se formaron como futbolistas antes de partir hacia tierras mallorquinas. Además, el entrenador da continuidad en el cargo a Juan Manuel Rodríguez y éste hace habituales en los entrenamientos a jugadores del equipo filial como José Artiles, Roque, Hernán y Cristian Herrera. La propuesta por apostar por gente de la casa continuaba vigente. Para más inri, el equipo recuperaba a Vitolo para la causa.

La segunda temporada sirve para la estabilidad del proyecto. Jugadores como Jonathan Viera o Vitolo se consagran en el profesionalismo y acumulan en sus espaldas la experiencia de la Segunda División española, ya no son unos jóvenes inexpertos como lo eran en verano del 2010. Una vez más, ellos dos son los encargados de liderar el equipo mientras que otros jugadores como Javi Castellano o David González toman un protagonismo inesperado.

A lo largo de esa temporada debutan con el primer equipo de la Unión Deportiva Las Palmas hasta tres jugadores. Roque, Hernán y José Artiles juegan en el primer equipo, e incluso, llegan a afianzarse temporalmente en el once titular. Además, el portero Raúl Lizoain suma un total de seis partidos a final de temporada y el mediapunta Tana llega a ser convocado aunque no cuenta con la oportunidad de debutar. En el mercado de invierno se rescata a Momo, otro canterano amarillo que tantas tardes de gloria dio antaño. Por otro lado, jugadores como Vicente Gómez, Vitolo y Javi Castellano comenzaban a recibir propuestas de equipos de Primera División como el Sporting de Gijón, el Real Betis y el Racing de Santander, respectivamente

La confirmación patente de que el proyecto funciona es la convocatoria de la selección española sub 21 a Jonathan Viera, la convocatoria de la selección sub 19 a José Artiles, y el hecho de que Vitolo acabe la temporada como máximo goleador del equipo.

No obstante, era inevitable que el resto de equipos no se fijasen en los jugadores que tanto estaban destacando en el conjunto amarillo. Llovieron ofertas por Viera y Vitolo y el primero acabó partiendo hacia Mestalla para enrolarse en las filas del Valencia CF. El segundo, protagonizó el culebrón del verano con su posible traspaso al Real Madrid Castilla pero, finalmente, decidió quedarse en la Unión Deportiva.

El equipo dirigido por Juan Manuel Rodríguez acaba la temporada en una meritoria novena posición en una temporada que será la intermediaria entre el fracaso del año anterior y la ilusión del año que entonces se avecinaba.

Base del proyecto de ascenso

El verano del 2012 llega repleto de ilusión y promesas. Las palabras que pronunció, dos veranos antes, el presidente de la entidad aludiendo a la importancia de los jugadores de la cantera en la Unión

Deportiva Las Palmas, se fundamentaban en el deseo de ascenso que el club comenzaba a promulgar a principios del mes de julio del pasado año. Sergio Lobera era el hombre encargado de realizar la obra. No en vano, el entrenador aragonés había vivido muchos años en la cantera del FC Barcelona por lo que su trato hacia las perlas que se pulen en Barranco Seco iba a ser importante. Una vez más, el club confía en que el proyecto de cantera promulgado tres años atrás sea el medio por el cual se alcancen los méritos deportivos.

Como ocurriera en los dos años anteriores el club hace un esfuerzo por hacer una plantilla con acento canario. Nauzet Alemán y Deivid son dos de los fichajes que realiza el club para liderar el proyecto de ascenso. A la plantilla con el bloque canario del año anterior se le suma la ficha en la primera plantilla de Hernán, el tercer portero Ale Martín, Borja y Tyronne. A todo ello hay que sumar que los jugadores del filial Néstor, Cristian Herrera, Adrián, David Simón y José Artiles hacen la pretemporada con el primer equipo.

A día de hoy, la Unión Deportiva Las Palmas ha cerrado la mejor primera vuelta del club en todo el siglo XXI y los jugadores que han formado parte de esta hazaña son, fundamentalmente, canteranos. En esta primera vuelta muchos de los jugadores que más minutos han acumulado han sido David García, Dani Castellano, Momo, Nauzet Alemán, Vitolo y Hernán.

Por otro lado la cifra de jugadores grancanarios y canteranos que forman parte de las alineaciones, habitualmente, supera los ocho futbolistas. De hecho, en el partido disputado el pasado fin de semana frente al Racing de Santander, diez de los catorce jugadores que disputaron algún minuto en el terreno de juego eran canarios.

Para asegurar la continuación de este proyecto, el club ha realizado varias renovaciones a los jugadores canteranos que han sido importante en la consagración de este proyecto. Vitolo, Tyronne, Aythami o Raúl Lizoain se han comprometido con una ampliación de contrato con la entidad de Pío XII. Aunque es inevitable que alguno de ellos acabe saliendo el club en busca de un mayor reconocimiento en su carrera profesional, al menos dejará en el club una cantidad de dinero que merezca su traspaso ya que en muchas ocasiones el presidente del club se ha mostrado intransigente a la venta de estos jugadores a no ser que se pague lo acordado en su cláusula de rescisión.

Canteranos en este ciclo

Raúl Lizoain Ale Martín
Aythami Juanpe
Ruymán Vicente Gómez
Dani Castellano Javi Castellano
Roque Momo
Nauzet Alemán Vitolo
Jonathan Viera David García
Hernán Tyronne
Francis Suárez Sergio Suárez
Omar Guayre
David González Armiche
Adrián Pollo Jorge Larena
Randy Borja
Tana Alexander
José Artiles Ale Rivero
Pedro Vega David Simón
Cristian Herrera Néstor
Manu Dimas Adrián
Arencibia Acai

Gestión reconocida en el ámbito nacional

La buena gestión de la Unión Deportiva Las Palmas no ha pasado inadvertida y, recientemente, el vicepresidente segundo de la Liga Nacional de Fútbol Profesional española, Javier Tebas, declaró que la Unión Deportiva Las Palmas es “un ejemplo a seguir” ya que “no ha antepuesto el éxito deportivo fugaz al rigor presupuestario y el cumplimiento de sus obligaciones".

El mes pasado, el club cerró el año 2012 con un ejercicio económico con un balance positivo de 4,3 millones de euros —gracias a la aportación de los 2,5 millones de euros dependientes del traspaso de Jonathan Viera al Valencia Club de Fútbol, entre otros—.

Quién sabe si el tercer año será el indicado para lograr el ascenso. Lo que sí es seguro es que, actualmente, más de 20 jugadores nacidos en el archipiélago forman parte de la plantilla de la Unión Deportiva Las Palmas. El proyecto de cantera se ha impuesto en lo deportivo y comienza a dar resultados si miramos la clasificación del equipo en la Liga Adelante.

Sobrevivir con un proyecto de cantera en un entorno donde los “grandes transatlánticos”, normalmente relacionados con éxitos deportivos, se mueven por el dinero es todo un mérito. La crisis económica actual provoca que cada vez más clubes opten por revitalizar sus plantillas con jugadores formados en la casa y, ahí, la Unión Deportiva Las Palmas es un espejo en el que mirarse porque su gestión en los últimos años es impecable. Su cantera se ha impuesto.

VAVEL Logo