Entrevista. Gorka Etxeberría: "Antes era de Salamanca y ahora soy del Salamanca"
Gorka Etxeberría: "Antes era de Salamanca y ahora soy del Salamanca" (Foto: Jorge González)

Gorka Etxeberría (26/02/1972, San Sebastián, España), entrenador y director deportivo de fútbol, atiende a VAVEL.com tras su etapa en la Unión Deportiva Salamanca, que solo es un paso más en su intensa carrera. Ha estado en el Tolosa durante tres años (dos de ellos consecutivos), Al Khaleej, Real Zaragoza (como segundo entrenador de Javier Irureta), Girona (como segundo entrenador de Javier Salamero), Dorchester Town (como asesor deportivo), Alavés (como director deportivo), Hernani y finalmente en el club salmantino, del cual fue despedido a falta de diez jornadas para el final del campeonato regular.

El técnico se muestra molesto por no haber podido terminar su trabajo, el cual considera bueno, y asegura que el objetivo a su llegada fue mantener al equipo en la categoría y estaba cumplido con creces. Además, considera que la Unión podría haber quedado en la parte alta, aunque “podría haber sido tercero o sexto”, y confía en que finalmente puedan lograr un objetivo, ya que hoy en día también es aficionado.

Pregunta. ¿Qué tal desde que dejaste la Unión?

Respuesta. Bien, tranquilo en mi casa, atendiendo a mi gente, que los tenía abandonados. Descansando. Reciclándome un poquito, pensando qué podía haber hecho mejor para la próxima vez.

P. Ha dirigido siete clubes (dos de ellos como segundo entrenador), en distintas categorías, y en diferentes países. ¿Cuál ha sido su mejor etapa?

"Mi última etapa ha sido la mejor"

R. Es difícil. De todos los sitios aprendes cosas, las experiencias son enriquecedoras, pero a nivel profesional yo creo que la última ha sido la mejor. He completado los dos puestos, director deportivo y entrenador, en Segunda B, en un equipo que es histórico y muy importante, y creo que lo hemos hecho francamente bien. Yo estoy muy satisfecho del trabajo que hemos hecho, y creo que es mi mejor etapa hasta la fecha.

P. También ha sido director deportivo en el Deportivo Alavés, y estuvieron contentos con su labor. ¿Cómo fue la experiencia?

R. Para mí fue muy buena, porque sólo había sido entrenador o segundo entrenador, y de alguna forma en el Alavés pude poner en práctica el crear una estructura de funcionamiento de todas las parcelas del club. Lo hice con toda la ilusión, y me quedo con que a la gente de dentro le gustó, y sobre todo cuando me voy, que quedaron satisfechos, hablaban bien de lo que habíamos hecho.

P. ¿Gorka es entrenador, o director Deportivo?

R. Técnicamente las dos y yo trabajado de lo que me piden, porque hasta la fecha he ido dónde me han llamado y para lo que me han llamado, pero yo me siento entrenador.

P. ¿Cómo han sido sus experiencias en el extranjero? ¿Volvería a salir de España en caso de que llegara la oportunidad?

R. De hecho, me gustaría volver a salir de España. Creo que conocer distintas culturas, y también las futbolísticas, creo que es enriquecedor. Han sido muy diferentes. En los Emiratos Árabes fue muy intensa, pero casi para mal. Queríamos hacer muchas cosas, y aunque había dinero, no se podía por cultura o falta de cultura. En Inglaterra fue lo contrario. Fue un proyecto que al final no vio la luz; no teníamos dinero ni recursos y no se pudo llevar a cabo, pero la cultura era maravillosa. La forma de sentir el fútbol, el respeto por el juego, el entrenador, y el resto de estamentos del fútbol, era impresionante. La verdad es que me gustaría volver a Inglaterra.

P. ¿Qué nos puede contar de su cargo como ‘Football Consultant’ en Inglaterra? ¿Muchas diferencias?

"Irureta es muy bueno en el trato profesional y en la dinámica del equipo. Fue una universidad para mí"

R. Fue más una intención que un trabajo, porque yo estuve un mes asesorando al entrenador y al presidente, porque era un club de half time (digamos media jornada), que quería convertirse en full time (tiempo completo, profesional) y estuve asesorando sobre cómo y por dónde podía convertirse el club en profesional, y la idea del presidente era que yo fuera el manager la temporada siguiente, pero al final el propio club no consiguió los recursos, no se pudo hacer y quedó todo en un intento. Pero hice muy buenas relaciones, estuve en Dorchester un año muy a gusto.

P. ¿En qué etapa es en la que más ha aprendido? ¿Cómo le fue con alguien tan experimentado como Javier Irureta y con alguien que triunfó en el Girona como Javier Salamero?

R. De los dos en estos casos. Javi Salamero ha sido mucho para mí. Es un hombre positivo, optimista, muy dinamizador… Me enseñó mucho. Y de Jabo Irureta, sobra decirlo. Es uno de los grandes del fútbol español. No estuve con él solo en Zaragoza, sino desde un año antes, y fue muy importante. El cómo tratar al equipo, cómo gestionar a la gente, la dinámica… Es muy bueno en el trato profesional y en la dinámica de grupo, además de un buen hombre. Fíjate lo difícil que tiene que ser estar siete años en un Deportivo de la Coruña en el mejor momento de su historia. Con campeones del mundo, un vestuario difícil… Es un grandísimo gestor humano, un hombre que cae bien a todo el mundo. Me enseñó muchísimo. Fue una universidad para mí.

Pero solo también son momentos diferentes. Me alegro de haber estado con ellos por el optimismo que me transmitió Javi, y sobre todo por lo que me enseñó Irureta. Pero creo que llegó la hora de independizarme, tengo alma de entrenador, me gusta ser entrenador; es el momento de hacer mis propias aventuras.

P. ¿Fue un paso adelante ir a un club histórico como la Unión Deportiva Salamanca, pese a la malísima situación por la que pasaba?

R. Sin duda. Para mí es la mejor etapa. Significa muchísimo para mí, aunque ya antes por lazos familiares tengo relación con la ciudad, pero haber sido entrenador del Salamanca para mí es un orgullo, solo por el mero hecho de haberlo sido. Pero además la vivencia de estos nueve meses ha sido impresionante. Era una situación muy difícil, creo que hemos hecho un buen trabajo, hemos tenido un vestuario extraordinario, y ha sido mi mejor etapa hasta ahora.

P. ¿Cómo se vive desde dentro el hecho de no cobrar?

R. Al principio fue difícil porque todos nos sentimos engañados. Se nos dijo que la situación era complicada, pero por la presencia de los administradores concursales se iba a cobrar poco aunque seguro, y resultó ser mentira desde el primer día. El shock de salida fue muy fuerte, pero el vestuario fue extraordinariamente profesional, y todos juntos fuimos capaces de darle la vuelta. Yo creo que incluso nos ayudó a ser más fuertes y más competitivos.

Otra circunstancia diferente es a partir de Navidad, porque cambia la situación del club, los propietarios, y se vuelve a la misma situación de impagos, pero nadie la entiende.

P. Todos los futbolistas que ficharon este verano dicen que no podían rechazar la oferta de un club como el Salamanca, aunque los sueldos fueran bajos. ¿Usted dudó?

R. Fue casi lo mismo. Para mí es un orgullo haber entrenado al Salamanca, y cuando contactan conmigo me ilusiona. Después por responsabilidad preguntas y te importa cómo va a ser el proyecto para no ser engañado y no engañar a nadie. Pero lógicamente, cuando te llama el Salamanca lo primero que sientes es orgullo y ganas.

En verano se dijo que tenías ofertas de Segunda División, pero decide venir a Salamanca. ¿Son verdad las ofertas y prefieres ir a la UDS, o no existen esas opciones?

"En el Salamanca acepté sin dudar"

Casi ni lo sé. Ahora pasa lo mismo. Hablas con gente, te llaman, te preguntan, te sondean… Pero no llegas a saber si hay interés. Te llama un presidente, un representante, y te dice: “Etxeberría, ¿tú irías a no sé dónde?”, y nunca sabes si esa pregunta es maliciosa o bondadosa. Siempre suena, ahora mismo otra vez, te llaman, te preguntan, suenan cosas, pero no sabes si de verdad o no. Cuando hay una oferta concreta la estudias, y la aceptas o la rechazas. En el Salamanca la acepté sin dudar.

P. ¿Cómo fueron sus inicios en el club charro? ¿Tenía miedo real de la posible desaparición de la entidad, o le transmitían tranquilidad?

R. En principio no tenía miedo. Se me explicó la situación, la asumí, y tanto yo como los jugadores sabíamos adonde íbamos. Luego sí que hubo un susto, cuando vimos que aunque estuvieran los administradores no se cobraba seguro y no era cierto, los tres primeros meses eran de impagos, y hubo un momento que la sociedad que realmente corrió riesgo de liquidación la sociedad. Ahí nos asustamos, pero se solucionó y tiramos para adelante, y bien además.

P. Usted fue entrenador y director deportivo en Salamanca. ¿Es fácil compaginar ambos cargos? ¿Lo decidió usted, o lo sugirió la directiva?

R. Sí. Es más trabajo, evidentemente. Tanto el trabajo de entrenador como el de director deportivo, si te permite unos ratos de relax, la otra función te la impide. Entonces, los ratos de descanso como director deportivo, estás como entrenador, y al revés. Pero cuando lo haces con ganas, cuando te apetece, te gusta, te ilusiona y es vocación, no es un problema. Yo casi lo prefiero, porque muchas veces la coordinación y el entendimiento entre las dos figuras suele tener problemas. El hecho de que una sola persona tenga los dos cargos, evidentemente necesita ayuda, y de hecho yo he trabajado en equipo, si no es imposible, pero cuando eres capaz de crear el equipo y trabajar en grupo, es mejor porque todos vamos en la misma dirección, no hay disonancias.

P. ¿Lo sugirió usted, o fue la directiva?

R. Ambas cosas. Me gusta mucho el modelo inglés de ese manager que hace ambas funciones bien escoltado por el grupo de trabajo en el despacho y en el campo. Además, la directiva no dio otra opción porque no había dinero. Con la mitad de un sueldo teníamos que hacer dos.

P. ¿Se siente satisfecho por la plantilla que formó en verano? ¿Y cree que acertó en los refuerzos invernales? Aún siguen las críticas por parte de la afición de que se debió de fichar a un delantero, y Moreira se llevó una sonorísima pitada al ser sustituido frente al Rayo Vallecano B. ¿Cree que se equivocó, o el rendimiento es bueno y el esperado?

R. Muy satisfecho, tanto con la plantilla como con el rendimiento que ha dado después. La verdad es que he quedado muy contento del trabajo realizado, tanto como director deportivo, habiendo creado un equipo en base a un modelo de juego, que no es fichar por fichar, porque hay veces que se contratan jugadores muy buenos pero que no son lo que necesitas. Por eso es muy importante la coordinación y la idea de qué queremos. Siempre he sido muy celoso para eso, porque me dicen que uno es muy bueno, pero no es lo que necesito. Estoy muy contento.

P. Insiste en que el rendimiento ha sido bueno. ¿Bueno pero esperado, o incluso mejor?

"El rendimiento seguramente ha sido incluso mejor del esperado"

En principio, seguramente incluso mejor de lo esperado. Nosotros dijimos que queríamos un sprint de salida, luego una velocidad de crucero, y un sprint final. El de salida fue extraordinario, incluso mejor de lo que esperábamos, la velocidad de crucero ha estado un poco justita, el invierno se nos ha hecho un poco largo, pero creo, sinceramente, que el equipo estaba preparado para lo que estaba planificado, un sprint final. Estábamos a cinco puntos del ascenso, pero se cortó lo previsto.

P. Los fichajes de invierno han sido muy criticados, y Moreira salió del campo recientemente entre una escandalosa pitada. ¿Cree que fueron acertados?

El problema del invierno no ha sido fichar bien o mal, sino que el club ha entrado en una locura. Se han cambiado objetivos, hemos perdido el rumbo, y no sabíamos lo que queríamos. Los chicos que han venido son muy interesantes, nos compensan. Tienen que dar un rendimiento adecuado. Pero el club se ha vuelto loco. Expectativas, proyecto…

P. La afición exige llegar a los playoffs, visto el rendimiento de las primeras jornadas, y protesta continuamente porque cree que los jugadores no se están esforzando. ¿Cree que la plantilla puede dar más de sí? ¿O lo de las primeras jornadas sólo fue un espejismo?

R. Es una barbaridad decir que no se esfuercen. Este equipo ha demostrado ser súper profesional y comprometido y, junto a la afición, son el único estamento del que no hay ninguna duda de que quieren ganar todos los domingos. Pero cuando se ha metido el club en un bucle que no sabe dónde va, contagia desconcierto. No saben qué exigir, ni los jugadores por qué objetivo juegan. Pero son extraordinarios, muy trabajadores y no se quejan.

P. Las últimas jornadas de la primera vuelta y el inicio de la segunda han sido muy malas, sin apenas sumar. ¿A qué se debió? ¿Cree posible que la llegada de la familia Hidalgo y los fichajes trastocaran al equipo?

"Fichamos muy rápido para entrenar tres semanas todos juntos, y sacamos ventaja a los demás"

R. El final de la primera vuelta no mantenemos el ritmo de salida, es cierto y lógico, porque la salida fue muy buena, puntuamos muchísimo. Pero el equipo era justito, con un presupuesto justo, e hicimos una buena pretemporada. Fichamos muy rápido para poder tener tres semanas entrenando. Pudimos entrenar junto todo el equipo tres semanas, y salimos fuertes, sacando ventaja. Pero luego los demás se entrenan, se conocen y cogen forma, y cada vez es más difícil, pero dentro de la normalidad. Pero el objetivo del equipo era sobrevivir, mantenerse en la división, y estábamos en la zona alta. Podíamos quedar terceros o sextos, por el sprint final, pero estábamos ahí. La diferencia es muy grande, porque uno es play-off y otro no, pero el equipo estaba llamado a quedar en la zona alta. Además, mental y físicamente estábamos preparados para ese sprint final.

P. A los jugadores se les ve muy unidos entre sí, y también lo estuvieron con usted, apoyándole en todo momento. ¿Cómo es el grupo humano? ¿Qué sintió cuando todos le apoyaron en su despedida?

R. El vestuario es muy bueno y muy fuerte. Seguramente no haya un líder claro, pero hay un grupo muy unido, compacto. Tenían claro que el objetivo era colectivo, no individual, y se sabe levantar. Con los cambios el equipo se ha visto desconcertado.

El hecho de que fueran a la despedida no es lo más importante, pero para mí sí es importante. Los que menos estaban contando y jugando, te apoyan, así como todos los empleados del club. Están contigo y aprecian lo que has hecho, por hacerlo bien y de manera honesta. Es lo más grande que te puedes llevar. De mí vale lo que digan mis exjugadores, no los actuales y ahí se vio.

P. ¿Diría que hay algún jugador más importante que otro dentro del vestuario? ¿Los tres capitanes (Pablo de Lucas, José Ángel y Zubiaurre) asumen su papel dentro del equipo?

R. No hay un gran capitán, pero los tres capitanes trabajan juntos y de manera coherente. Elegí un jugador joven (Pablo de Lucas), uno veterano (Zubiaurre) y uno de Salamanca (José Ángel), pero no ejercen con exceso la autoridad. Comparten mucho, y todos toman parte de las decisiones.

P. Ya ha pasado un mes desde que abandonara la UDS. Pensándolo en frío, ¿cree que hizo correctamente su trabajo? ¿Qué pensó cuando le cesaron? A la salida de las oficinas del Helmántico no se le veía dolido.

"Soy exigente, pero creo que hemos hecho un buen trabajo"

R. Tres cosas. El trabajo lo hemos cumplido con creces. El encargo era hacer un equipo para salvarnos, y fuimos un equipo competitivo, aunque irregular, y que iba a terminar arriba. De mi trabajo, satisfecho. Soy muy exigente, me saco muchos fallos, pero creo que todos hemos hecho un buen trabajo. Ahora me toca momento de reflexionar y mejorar. No soy conformista, y estoy mejorando.

No me sorprendió. Sí el momento y la forma, pero en el futbol español estas cosas las hacen así los jefes. Seguramente no tenga pies ni cabeza el hecho y la forma, pero no sorprende. Pero creo que no era el momento.

P. Dice que no fue la forma. ¿A qué se refiere?

R. Si yo fuera presidente, creo que esperaría al lunes, a reflexionar, a sondear al vestuario, y pensar si el cambio es bueno o malo. No hacerlo deprisa y corriendo, a la brava, sin preguntar el vestuario. A falta de 10 partidos no es el momento. Cuando todos están unidos, es arruinar el proyecto.

P. Tras su salida, llegó María Hernández. Gran parte de los aficionados e incluso algunos medios de prensa creen que le están ‘haciendo la cama’. ¿Qué opina? ¿Cree que más bien es que les ha dolido su salida?

R. Es una barbaridad, no se lo cree nadie. El que lo diga o lo crea, no tiene un problema, miente y lo sabe. Este vestuario no hace la cama a María, seguro. Otro tema es que tengan interés en manipular o ‘enmierdar’. Los jugadores son muy profesionales y, aunque les haya dolido mi salida, que creo que sí, están con el entrenador. Jugadores y afición quieren ganar seguro, siempre, son los únicos estamentos no tienen otro objetivo. Otros pueden tener objetivos paralelos. Otra cosa es que se haya cortado la dinámica, que estaban preparados para el sprint final, y se cambia la situación cuando el vestuario no lo demanda. Se crea un periodo de depresión involuntaria, y cuesta retomar la dinámica, por eso es mal momento a falta de diez partidos. Está muy mal elegido el momento.

P. ¿Cuál ha sido su mejor y peor momento en la Unión?

R. Momentos buenos muchos, pero deportivamente la victoria contra el Oviedo. Por el buen partido, y un momento especial por la posible disolución. Muy buen partido, intenso, combinativo…, justo lo que pedía.

Momentos malos no he tenido más que algunas derrotas, que son parte del fútbol, pero sí haber salido antes del tiempo y no haber podido hacer todo el trabajo. Nos merecíamos, al menos, haber terminado la temporada.

P. ¿Hasta dónde cree que podría haber llegar el equipo con usted?

R. Podíamos haber disputado la entrada en los playoffs. El equipo no estaba en buen momento, pero estaba mentalizado para el sprint final y seguíamos arriba.

P. ¿Qué sentimiento le queda al pensar en el club? ¿Qué recuerdo guarda de la afición? ¿Se sintió cómodo aquí?

R. Antes era de salamanca y ahora soy del salamanca. Ha sido la etapa más importante de mi carrera. Sentimiento de agradecimiento. El Salamanca me ha ganado. Estoy agradecido y me gustaría volver. Supongo que será más adelante, creo que ahora no procede.

"Ha sido increíble cómo ha animado la afición, incluso cuando hemos jugado mal. Antes era de Salamanca y ahora soy del Salamanca"

A la afición, agradecimiento también. Ha sido increíble cómo ha animado, incluso cuando hemos jugado mal. Una de las mejores que he tenido.

En el club me he sentido muy cómodo. No solo por la afición, sino todos los empleados, ha sido un lujo. Delegado, cuidadores, utilero… Han sido todos muy profesionales. He estado en equipos de mayor categoría, y en ninguno me habían tratado así.

P. ¿Ha vuelto a ver al equipo? ¿Le ve mejor que antes?

R. Lo veo frecuentemente, pero no debo ir al Helmántico; no quiero ser un cortocircuito. Lo veo por televisión o por Internet siempre. Por respeto no debo hablar de lo nuevo. Les deseo lo mejor a todos, se deben centrar.

P. ¿Qué mensaje mandaría a la afición charra? ¿Ve posible el acceso a los playoffs aún?

R. Que apoyen a los jugadores, que no se equivoquen. Los jugadores quieren ganar siempre, ninguno de ellos tiene un objetivo paralelo. Saldremos adelante.

Técnicamente sí puede llegar. Lo peor del cambio ya ha pasado, y podría engancharse otra vez, pero casi no ha habido margen para ello.

P. El pasado verano salieron rumores de que le seguían varios equipos de Segunda División. ¿Qué hará Gorka la próxima campaña? ¿Tiene ya posibles destinos, o aún espera? ¿Cree que ha crecido en esta etapa, y que así lo valorarán otros clubes?

R. Sí salen cosas, me han sondeado, pero todavía es pronto. De aquí a un mes sabremos más.

"La gente del fútbol habla enormemente de lo que hemos hecho"

Tengo la sensación de que la gente del fútbol valora lo que hemos hecho en Salamanca. Ya valoraron lo de Vitoria, pero la gente del fútbol habla enormemente de lo que hemos hecho. Me siento mejor valorado que antes, pero luego hay que concretar. Tengo ganas de entrenar.

P. Este verano Juan José Hidalgo podría hacer un buen equipo, según ha confirmado a varios medios, si se logran arreglar asuntos institucionales. ¿Valoraría la opción de volver a la Unión Deportiva Salamanca en caso de que hubiera un buen proyecto?

R. Me encantaría volver, porque me he quedado enamorado del club y la ciudad, pero no es el momento. Mi etapa por ahora ha terminado, hay que respetar la decisión y hay que mirar adelante.

Fotos del cuerpo de la entrevista: Jorge González.

VAVEL Logo