Históricos de San Mamés IX: Athletic - Galatasaray, la única victoria en Champions

Normalmente asociamos una noche histórica en San Mamés con un ambiente de gala, campo lleno hasta la bandera, fiesta en todo Bilbao los días previos... Sin embargo, aquel 9 de diciembre de 1998, Bilbao no se encontraba excesivamente movilizado. San Mamés registraba una parca entrada, también desilusionado por un temporada marcada por las expectativas puestas en una Champions League que acabó siendo una fugaz anécdota. Sin embargo, los asistentes aquella noche pudieron vivir un partido pasará a la historia por ser la primera y única victoria del Athletic en el formato de Champions League.

La temporada anterior, el Athletic pudo clasificarse de manera directa a la máxima competición continental, tras el histórico segundo puesto en liga certificado por aquel agónico gol ante el Zaragoza. Luis Fernández había conseguido poner a Bilbao a su altura histórica: de nuevo entre los grandes de Europa y sin tener que disputar ronda previa. Los leones acudían a la llamada del Viejo Continente con una plantilla mas rejuvenecida que la anterior. Sin emblemas como el "Cuco" Ziganda, que abandonaba el Athletic en sus últimos años como jugador para acabar en Osasuna u Óscar Tabuenka, que marchaba hacia el Compostela, la directiva se encargó de realizar fichajes a la altura del proyecto. De esta manera, para sustituir a un emblema como Ziganda, se apostó por un joven riojano militante en el Mallorca, de nombre Santi Ezquerro. Junto a él, subieron desde Lezama jugadores como Fran Yeste, Jorge Pérez o un joven Jon Pérez Bolo, jugador mítico del Rayo Vallecano que no cuajaría en el Athletic a diferencia que el zurdo de Basauri.

Los leones acudían a la llamada del Viejo Continente con una plantilla mas rejuvenecida que la anterior.

La Champions del Athletic

La Champions League de la temporada 98/99 será recordada para siempre por aquella final del Camp Nou entre Manchester United y Bayern Munich y los dos goles en el descuento para que los de sir Alex Ferguson levantaran finalmente la "orejona" en un final increíble. Aquella competición se disputaba por aquel entonces en un formato diferente al de hoy en día. Con menos partidos, la competición se abría con la tradicional fase de grupos (seis grupos de cuatro equipos) de los que solo los primeros clasificados accedían a los cuartos de final directamente, además de los dos mejores segundos de grupo.

El Athletic quedó encuadrado en el grupo B junto a Juventus, Galatasaray y Rosenborg, grupo temible a la vez que igualado. Se abría la liguilla inicial frente al equipo a priori mas débil, el Rosenborg. Los de Luis Fernández tenían que ganar en casa, puesto que el gran peligro de los noruegos pasaba por el frío de Trondheim en la vuelta. Etxeberría y Strand marcaban para ambos y el Athletic perdía una buena oportunidad para conseguir los tres puntos pese a dominar durante todo el partido. Tras él, llegó uno de los partidos mas complicados en el siempre temible Ali Sami Yen, en Estambul. El Galatasaray, por aquel entonces lo lideraba el gran Hagi, y secundado por hombres como Taffarel, y unos jóvenes Emre Belozöglu o Ümit Davala (la gran sensación del Mundial 2002) dirigidos por Fatih Terim desde el banquillo. El Athletic cayó con un golazo de Hagi en el descuento, tras una perdida de Bittor Alkiza cuando el partido, empatado gracias al tanto de Urzaiz, ya moría.

Un Athletic mucho mas puesto en el campo pronto se encontró con el dominio del balón.

Tras el traspiés que dejaba complicada la clasificación, llegaba la todopoderosa vecchia signora, contra la que no jugaban desde aquella final del '77. Los italianos, llegaban liderados por jugadores como Zidane junto a nombres como Del Piero, Davids, Tacchinardi, Deschamps y un largo etcétera formaban una escuadra temible, candidata a la victoria final. Sin embargo, bianconeros y rojiblancos no pasaron del empate a cero, pese a que el Athletic tuvo contra las cuerdas

a los de Trappatoni y gozó de claras oportunidades para llevarse los tres puntos. La suerte no acompañaba a los leones, que tendrían que repetir ante el equipo turinés en Delle Alpi. Julen Guerrero hizo soñar a Bilbao con la sorpresa, al adelantar a su equipo al borde del descanso, pero un desafortunado gol en propia puerta de Mikel Lasa tras una melé acabó de nuevo con las opciones de ganar, y volvía a dejar al Athletic contra las cuerdas, con tres puntos de doce conseguidos.

El partido definitivo llegaría contra el Rosenborg de Sorensen y Carew. Desgraciadamente, un equipo mermado por un campo helado y por una espectacular actuación de Jan-Derek Sorensen, que hizo los dos goles, uno de bella factura, convirtiendo un libre directo desde la frontal. El Athletic quedaba matemáticamente eliminado pese al postrero gol de Jorge Pérez en el 90', que solo servía para maquillar el resultado.

El partido

Aquella Liga de Campeones se cebó con los leones. Desafortunados goles y oportunidades clarísimas marradas y partidos que acababan decantándose siempre en contra dejaron a un equipo en la cuneta que sin duda mereció mejor suerte que la obtenida. Como premio de consolación, los rojiblancos serían jueces de la última jornada. Con Galatasaray y Rosenborg empatados a ocho puntos, un punto serviría para dejar a noruegos e italianos (cinco puntos) fuera, pues ninguno podía opositar como mejores segundos de grupo. El Galatasaray no iba a dejar nada en el aire y sacaba a su once mas fuerte. El Athletic presentaba algún que otro cambio, como Felipe y Nagore por Lasa o Etxeberria. Ezquerro jugaba en sustitución de Urzaiz.

El Athletic quedó encuadrado en el grupo B junto a Juventus, Galatasaray y Rosenborg, grupo temible a la vez que igualado.

Al Galatasaray le podía la presión de ser el primer equipo turco en toda la historia de llegar a unos cuartos de final de Champions y un Athletic mucho mas puesto en el campo pronto se encontró con el dominio del balón, pero solo el gol de Guerrero, en el 43' ponía punto y final a un primer periodo que apenas contó con mas espectáculo. El capitán rojiblanco robaba un balón en la frontal del área de turca para batir a Taffarel, error fruto de las prisas y la presión a la que estaban sometidos los del Bósforo. Ya en la segunda parte, el Galatasaray seguía contra las cuerdas y mas con las noticias que llegaban desde Turín. La Juventus vencía al Rosenborg y con ese resultado se quedaban fuera, aunque un gol les ponía en la siguiente ronda.

Pero los de Fatih Terim eran un manojo de nervios y el Athletic empezó a gozar de oportunidades para sentenciar a los turcos. Ezquerro marraba solo ante Taffarel en lo que podía haber sido el dos a cero y poco después Erdem caía dentro del área bilbaína, pero Urs Meier no vio nada punible. Fatih Terim movía fichas: entraba Emre Belozöglu por Hasan Sas y comenzaban a encerrar al Athletic pero sin premio. Un barullo en el área de Imanol Etxeberria volvía a dejar al Galatasaray con el gol en la boca y Hagi tampoco era capaz de acertar desde fuera del área. El partido moría y el Athletic se vengaba de aquel gol de Hagi en el descuento dejando fuera al Galatasaray y haciendo historia en la primera y única victoria de los leones en la Champions League.

Pincha en la imágenes para acceder al reportaje de 'Históricos de San Mamés' que quieras: