Athletic de Bilbao
Athletic de Bilbao
Football Team
Soccer

Athletic de Bilbao

1897 Bilbao


El Athletic Club es un equipo de fútbol de la ciudad de Bilbao que milita en la Liga Española. Junto al FC Barcelona y el Real Madrid es otro de los equipos que nunca han descendido a la Segunda División del campeonato, siendo esta una de las razones por las que se le considera un equipo histórico a nivel nacional, aparte de su amplio palmarés y sus grandes éxitos, sobre todo en los inicios del fútbol español. 

Así comenzó todo

Los inicios de este histórico club nos llevan nada más ni nada menos que hasta el año 1980. La afición de los ingleses que se encontraban en los puertos vizcaínos, hicieron que los vascos mostraran una gran atención a este gran deporte y fue entonces cuando en 1898, un grupo de jóvenes del gimnasio Zamacois de Bilbao tomo la iniciativa de fundar un equipo de fútbol, al cual le denominaron como Athletic Club. En aquellos tiempos, los leones disputaban sus partidos en las campas de Lamiaco, situado en la localidad vizcaína de Lejona.

En 1902, en un torneo conocido en aquel entonces como la Copa de la Coronación, el Athletic junto al Bilbao FC formaron un equipo nombrado como Bizcaya y unidos lograron vencer al FC Barcelona por 2-1 y alzarse con este título. Al año siguiente, en la recién creada competición, la Copa del Rey, el Athletic se proclamó campeón, trofeo que volvería a repetir en el siguiente curso. Estos éxitos, propiciaron a que un grupo de estudiantes que vivían en Madrid creasen lo que hoy se conoce como el Atlético de Madrid, pero en aquellos años era más bien una sucursal. Al ser una sucursal, los madrileños no podían verse las caras con el Athletic en ningún encuentro correspondiente a una competición oficial. Aún así, el Athletic convocó a varios jugadores madrileños vara diversos encuentros de la Copa del Rey, pero en 1921 ya con la filosofía por la que se conoce a los leones en pie y el escudo propio del Athletic Club de Madrid, el conjunto madrileño se desvinculó del bilbaíno

En 1911, debido a que el campo de Lamiako no reunía los requisitos suficientes para que se jugarán eventos de grandes características, decidieron trasladarse al campo conocido como Jolaseta. En 1913, ya la con la construcción concluida, pasaron a jugar en el fortín de San Mamés, se inauguró en un choque amistoso frente al Racing Club de Irún en el que acabaron empatando a uno y con “Pichichi” abriendo la lata en este nuevo estadio. En los próximos tres años, levantaron hasta en tres ocasiones consecutivas el título de Copa, trofeo que no volvieron a conseguir hasta el año 1921, año en el que “Pichichi” colgó las botas. Quizás ese palmarés podría haber aumentado con el buen momento de forma que vivían, pero una crisis institucional les impidió participar en las ediciones de Copa correspondientes a los años 1917, 1918 y 1919. 

San Mamés en 2013 || Foto: Web oficial del Athletic Club
San Mamés en 1913 || Foto: Web oficial del Athletic Club

Años de pura gloria

Poco a poco y haciéndose con los servicios de grandes jóvenes talentos vascos,llegaron las alegrías y los títulos a las vitrinas rojiblancas. Uno de los mejores momentos que vivió el club en aquel entonces fue con la llegada de la creación del campeonato de Liga. En la década de 1930, los leones lograron alzar hasta ocho títulos entre Copa y Liga en tan solo seis años. Cabe destacar, la gran plantilla que tenían con jugadores con bastante potencial como lo fueron Lafuente, Bata o Iraragorri, la primera gran delantera histórica de este club. Además, enfrentamientos que acabaron con resultados que siempre quedarán grabados en la historia del fútbol, como aquel famoso 12 a 1 que cosecharon frente al FC Barcelona, en el que Bata logró mandar el cuero al fondo hasta en siete ocasiones. La llegada de la Guerra Civil, obligó a suspender la Liga durante tres temporadas, suceso que frenó la gran racha que acarreaba el conjunto rojiblanco.

Un nuevo Athletic

Tras la conclusión del conflicto bélico nacional y por consiguiente, reanudación de la liga, el club recompuso su plantilla gracias a su cantera. Asimismo, el equipo perdió parte de su anterior plantilla que tantos éxitos había generado y las consecuencias de la guerra civil mermaron al conjunto rojiblanco en el plano económico, deportivo y social, pues Franco eliminó los anglicismos y el club pasó a denominarse como Atlético Bilbao.

Para llevar a cabo el plan de reestructuración,, el club inició una campaña para buscar jugadores que destacasen en otros equipos de la región, así como valores de la cantera. Por ello, al comienzo de la década de los años 40 los leones contaron en sus filas con jóvenes como Lezama, Panizo, Iriondo, Zarra y Gainza que pocos años más tarde se convertirían en leyendas rojiblancas. Todos ellos bajo la tutela de Juan Urkizu, ex jugador rojiblanco, que dirigió al equipo durante gran parte de la década. 

Esta época se saldo con la consecución de una liga (1942-43) y tres títulos coperos consecutivos (1942-43 / 1943-44 / 1944-45) gracias, en parte, a la aportación ofensiva de un una de las delanteras más temidas de la época. Muchos aficionados rojiblancos recuerdan de memoria a estos cinco hombres: Iriondo, Venancio, Panizo, Gainza y Zarra. Desde su debut oficial en 1945 tras la llegada de Venancio a los leones, esta delantera coincidió durante 9 temporadas y está considerada como la "segunda delantera histórica" del Athletic Club y una de las productivas de la liga. Mención aparte, merece Telmo Zarrra, el mejor delantero nacional de todos los tiempos, pues con 251 goles es el jugador nacional con mayor registro goleador y el tercero en liga, tras Cristiano Ronaldo y Leo Messi. 

elantera del Athletic, Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza || Foto: Web oficial del Athletic Club
Delantera del Athletic, Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza en San Mamés || Foto: Web oficial del Athletic Club

El equipo de los once aldeanos

En la década de los 50 el modelo Athletic siguió creciendo y en sus primeros años, la mítica delantera rojiblanca, siguió haciendo estragos por todos los campos nacionales. Asimismo, el equipo consigue el campeonato copero de 1949-50 de la mano de Jose Iragorri frente al Real Valladolid por 4 goles a 1. Aquel partido estuvo marcado por los cuatro tantos de Telmo Zarra, que le otorgaron el reconocimiento de ser el jugador que más goles ha marcado en una final de copa.

Por aquel entonces, no solo el equipo sufrió cambios. San Mamés, también se sumo a la reforma y por ello se construyo una nueva Tribuna Principal junto con la construcción del arco, seña de identidad del club. Una obra de tal envergadura, demostró el poderio de la ingeneria local.

Alcanzada la gloria, el Athletic volvió a un nuevo proceso de reforma para continuar con los triunfos. Por ende, a Bilbao llegó Ferdinand Daucik, técnico checoslovaco, procedente del FC Barcelona que se encargó de modelar futbolistas de la talla de Carmelo Cedrún, Garay, Canito, Arieta, Orue o Gainza, superviviente del conjunto anterior y capitán del equipo. Con Daucik el Athletic consiguió alzarse con su sexto trofeo liguero (1955-56) y dos trofeos de copa (1954-55 / 1955-56). Por si fuera poco, el equipo disputó por primera vez la Copa de Europa en la temporada 1956-57 ganando los duelos frente a FC Porto y Budapest Hunved, húngaro. Los leones que no perdieron un partido hasta cuartos de final, se enfrentaron al Manchester United de Robert "Bobby" Charlton.  La eliminatoria  ante los ingleses se saldo con un 6-5, global, favorable a los "red devils", a pesar de que el conjunto vasco ganase en San Mames 5-3.

Tras la destitución de Daucik en 1957, Baltasar Albéniz se hizo con el cargo durante una temporada. Su papel en liga no fue nada destacable, al contrario de lo que sucedió en la copa, cuya gesta ha quedado reflejada en la historia del club y de la competición. De esta manera, los leones llegaron a la final de copa de 1958 en la que se midieron al Real Madrid. Los merengues eran los actuales campeones liga y de Europa y entre sus filas destacaban hombres como Gento, Di Stefano o Pereda. El partido se celebro en Chamartín y el Athletic salió victorioso gracias a los tantos de Arieta y Mauri. Este hecho condecoró al equipo con el nombre de "los once aldeanos". Consumado este éxito, uno de los mayores emblemas del club, Piru Gainza anunció su retirada tras 21 temporadas en la parroquia rojiblanca.

Nuevas generaciones abren paso

Década tras década el equipo fue reinventándose, por ello, un hecho que marcó la época estuvo relacionado con la cantera. Por esta razón, el club decidió crear un equipo de juveniles y, años más tarde, su segundo equipo filial, lo más parecido al Bilbao Athletic contemporáneo. El modelo de cantera seguía creciendo ante la llegada de jugadores extranjeros a los equipos de la competición nacional. A partir de 1970 el Athletic creó Lezama para albergar la cantera del club, después de la construcción de equipos de inferiores categorías. Estas instalaciones se construyeron en el municipio Lezama y sentaron los cimientos de la filosofía de equipo desde su nacimiento hasta los actuales tiempos.

Asimismo, una nueva generación de jugadores llegaron hasta el primer equipo, sobresaliendo, un nombre por encima de todos. José Ángel Iribar, bajo el pseudónimo de "txopo" transmitía seriedad y aplomo en cada una de sus intervenciones. Llegó al Athletic procedente del Baskonia y pronto se ganó el carió y reconocimiento del público de San Mamés. Junto a él jugadores reconocidos en la historia del club como Canito, Orúe, Fidel Uriarte, Txetxu Rojo, Clemente que consiguieron alzarse con dos trofeos de copa en 1969 y 1973.

No osbtante, uno de los acontecimientos más recordados por los aficionados rojiblancos tuvo lugar en una competición europea. Después de una década de los sesenta poco exitosa, los años 70 estuvieron marcados por la consecución de la Copa en 1973 y el subcampeonato de la Copa de la UEFA frente a la Juventus de Turín. Este hecho tuvo lugar en la campaña 1976-77 donde los leones alcanzaron el tercer puesto en liga tras Barça y Atléico de Madrid, que fue el campeón. El equipo formado por Iribar, Villar, Irureta, Dani y Rojo, entre otros, consiguió llegar hasta la final de la UEFA después de derrotar a AC MIlán, Barça y  RWD Molenbeek, belga. En aquella final le esperaba el conjunto italiano de Turín, la Juventus, que se llevó el titulo gracias al valor doble de los goles fuera de casa. El Athletic perdió en su visita a Turín y en casa, a pesar de ganar por 2-1, no le fue suficiente para remontar y llevarse el trofeo. 

Final de la Copa de la UEFA en San Mamés || Foto: Web oficial del Athletic Club
Final de la Copa de la UEFA en San Mamés || Foto: Web oficial del Athletic Club

La era de Clemente

El fútbol estaba cambiando y los éxitos del pasado ya no eran tan frecuentes en la vida del Athletic. Después de varias temporadas con nula presencia europea el Athletic tuvo que afrontar momentos complicados. De esta forma, en la campaña 1981-82 Javier Clemente, relevo en el cargo a Iñaki Sáez. El club, en este momento, tuvo que por delante una etapa de cambio en todos sus aspectos. Asimismo, el 1982 se celebraron las primeras elecciones a la presidencia del club donde más de 23.000 socios votaron en las urnas y cuyo ganador fue Pedro Aurtenetche, primer presidente elegido por sufragio universal del club. Al mismo tiempo, con motivo de la celebración del Mundial de fútbol de 1982 en España, San Mamés reformó sus instalaciones para mejorar sus accesos y ampliar su aforo. 

Por su parte, Javier Clemente, ex jugador del club, cogió los mandos de un equipo joven que se encargó de aportarle sus matices para proporcionarle el gen ganador. Así pues, tras una primera campaña en la que en equipo acabó en cuarta posición, la temporadas siguientes 1982-83 y 1983-84 son las más recordadas en la historia del club. La primera liga conseguida se celebró sobre el estadio de la UD Las Palmas tras un resultado de 1-5 a favor de los rojiblancos. Fue un partido con momentos de tensión, puesto que el Athletic no dependía de si mismo para alzarse con el trofeo y esperaba el pinchazo del Real Madrid en Valencia. En Mestalla el resultado fue de empate a uno y la euforia se desató por todo lo alto en Gran Canaria. A partir de este momento, nació un símbolo de éxito en Bilbao, La Gabarra. Los jugadores y equipo técnico surcaron las aguas de la ría de Bilbao sobre una embarcación destinada al transporte de bienes que pasó a denominarse como "Gabarra Athletic"

La temporada siguiente, el Athletic Club disputó la Copa de Europa donde ganó al Lech Poznań, polaco, y se enfrentó al Liverpool en octavos de final. Los ingleses se llevaron el triunfo en San Mamés por 1-0 gracias  a un tanto de Ian Rush y les permitió avanzar en la competición hasta conseguir el título. Esa misma campaña el Athletic consiguió el doblete que no lograba desde 1956, levantando la liga y el trofeo de copa. Para ello, el Athletic derrotó en San Mamés a la Real Sociedad con dos tantos de "Rocky" Liceranzu para hacerse con su octava liga y gracias a un solitario gol de Endika obtuvo el triunfo en la final de copa frente al FC Barcelona.Una nueva celebración con la Gabarra Athletic dio pie a unos festejos en la ciudad vizcaina. El club tocó el cielo con aquellos años de gloria.

Once de la final de copa 1983-84 || Foto: Web oficial del Athletic Club
Once de la final de copa 1983-84 || Foto: Web oficial del Athletic Club

El principio de un fin se estableció en el club, pues a pesar de seguir compitiendo como acostumbraban la exigencia de los rivales cada vez era mayor y Barça y Real Madrid comenzaron a duopolizar el campeonato liguero. La temporada siguiente (1984-85) el Athletic obtuvo el tercer puesto y estuvo a punto de logar su segunda copa consecutiva, pero el Atlético de Madrid lo impidió. A todo esto se unió el cese de Javier Clemente en 1986 y la retirada del fútbol de uno de sus máximos artitellos, Dani Ruiz. El club entro en una dinámica de resultados difíciles de gestionar y fueron varios los entrenadores que intentaron remediar la situación bilbaina. Ante el evidente declive, el club contrató a Howard Kendall, entrenador británico, procedente del Evertón, inglés. Dejó un gran legado entre los bilbainos, pues realizó una breve recuperación del equipo consiguiendo la clasificación para la Copa de Europa en 1987-88. 

El centenario

Llegó el año 1990, y fue la primera década sin títulos en la historia del Athletic. El presidente Lertxundi, en la temporada 1992-93, decidió poner fin a un transito de entrenadores que no era propio en un club como el Athletic. De esa forma el alemán Jupp Heynckes se hizo con los mandos del equipo en aquella temporada en los años noventa. Ya con Heynckes como entrenador, junto con un joven promesa como era en aquel momento Julen Guerrero, el club alcanzó un 5.º puesto, que le daba derecho a jugar la próxima Copa de la UEFA. Dejando de lado al más querido por la afición en aquel momento como Julen,  Ernesto Valverde, Cuco Ziganda, Xabier Eskurza o Aitor Karanka, entre otros; también destacaron.

1994 fue un año repleto de cambios. José María Arrate sustituyó a Lertxundi como presidente, y este trajo a Jon Andoni Goikoetxea del FC Barcelona y a Bittor Alkiza de la Real Sociedad y, como entrenador, a Javier Irureta, sustituyendo a Jupp Heynckes, que había decidido antes de las elecciones no continuar en el club. Esa temporada, el club rojiblanco cayó en octavos de final de la Copa de la UEFA a manos del Parma. Más tarde, Arrate cesó a Irureta a mitad de temporada y puso en su lugar a Amorrortu, y en la temporada 1995-96 el club cosechó la peor clasificación de su historia en liga hasta ese momento, acabando en 15.º posición.

Para reconducir la situación, el Athletic, en la temporada 1996-97, contrató al entrenador Luis Fernández, e incorporó a la plantilla a los jugadores Imanol Etxeberria e Ismael Urzaiz, que se sumaban al fichaje de Joseba Etxeberria. Gracias a ello, los bilbaínos cambiaron la dinámica y lograron clasificarse para la Copa de la UEFA, quedando en 6.ª posición. 

La temporada del centerario vino con fichajes y con una posición en liga histórica en esos momentos. José María Arrate, el presidente, reforzó el equipo con Javi González, Mari Lacruz, Mikel Lasa, Txomin Nagore y el regreso de Rafael Alkorta y Patxi Ferreira. Como fichaje estrella, el club se gastó 2000 millones de la antiguas pesetas (12 millones de €) para contratar al defensa Roberto Ríos; el fichaje más caro hasta el momento de la historia del Athletic. Finalizaron la temporada quedando subcampeones de Liga y clasificándose para disputar la Liga de Campeones, aunque en la temporada continua no superaron la fase de grupos.

La plantilla del Athletic en el primer centenario del club || Foto: Web oficial del Athletic
La plantilla del Athletic en el primer centenario del club || Foto: Web oficial del Athletic Club

La crisis junto con la transición

El club dejó atrás los años noventa y se sumergió en una nueva década, una que dejo pocos éxitos y mucho sufrimiento. Al comienzo de la temporada 2001-02, el Athletic comenzó con nuevo presidente al cargo: Javier Uría. También estrenó nuevo entrenador: Jupp Heynckes, quien realizaba su segundo ciclo en el banquillo rojiblanco. Esa temporada, junto al nuevo técnico, se hizo un muy buen juego, y dejando buenos resultados. También ayudaron a la causa nuevos jugadores y la afianza de otros. 

El ciclo de Heynckes en el club vasco finalizó en la temporada 2003-04, donde le sustituyó Ernesto Valverde, un hombre de la casa. En esa temporada el equipo alcanzó el quinto puesto, logrando el billete para la Copa de la UEFA. En 2005, tras un año regular, Valverde decidió no continuar al cargo del club rojiblanco por discrepancias con la directiva de aquel entonces.

A partir de entonces, el equipo, tanto deportivamente como institucionalmente entró en una gran crisis, lo que casi supuso el descenso histórico del equipo. Después de varias salidas de algunos jugadores, el club optó por contratar a José Luis Mendilibar, proveniente de la S. D. Eibar de Segunda División. Pero las cosas no fueron como lo esperado, y tras el segundo peor inicio en Liga en la historia del Athletic, le cesaron del cargo. Esa vacante lo llenó Clemente, ya conocido en el club.

Ya con Clemente en el cargo, la dinámica del equipo cambió totalmente, y logró la salvación en la penúltima jornada en Riazor. Ya en la temporada 2006-07, la directiva confió en el entrenador del filial, Félix Sarriugarte. Aún así, fue cesado a mitad de temporada, ya que el equipo se encontraba en puestos de descenso. José Manuel Esnal "Mané", fue el elegido como nuevo entrenador. El Athletic estuvo toda la temporada luchando por conseguir la permanencia, que finalmente logró en la última jornada de liga, en un partido decisivo frente al Levante U. D.

Soplo de aire fresco con Caparrós

2007 trajo nuevas elecciones, donde el ganador fue Fernando García Macua. Fernando, a parte de jugadores, trajo para ejercer de entrenador a Joaquín Caparrós. Con él y junto a jugadores de la talla de Fernando Llorente, Javi Martínez o Fernando Amorebieta, el equipo recibió un soplo de aire fresco. El club volvió a disputar una final de la Copa del Rey 24 años después, enfrentándose al FC Barcelona y cayendo por 1-4. En la Supercopa de España del año siguiente también se enfrentaron a los catalanes, perdiendo una vez más.

A partir de la temporada 2009-10, el equipo comenzó una andadura en busca de su mejor versión. En ese objetivo participaron muchos jóvenes futbolistas como Iker Muniain, Óscar de Marcos, Mikel San José, Markel Susaeta o Ander Iturraspe, quienes poco a poco fueron cogiendo su sitio en el once inicial. 

Bielsa y el éxito

En el verano del año 2011 se celebraron elecciones a la presidencia del club, y salió vencedor Josu Urrutia. Con el cambio de presidente también hubo cambio de entrenador, así, Joaquín Caparrós fue sustituido por el argentino Marcelo Bielsa

De todos los cambios de entrenador que ha sufrido el equipo en su historia, el de Marcelo Bielsa fue el más radical y cambiante. Aunque en un principio no terminó de cuajar la forma que tenía de ver el fútbol el argentino, poco a poco fueron llegando los resultados. Los 'leones' llegaron hasta la final de Copa y de Europa League, pero no llegaron en forma física para ninguna de las dos citas y cayeron con goleada incluida (3-0 contra el Atlético de Madrid en la Liga Europa, y el mismo desenlace en la final de Copa ante el F. C. Barcelona).

La temporada 2012-13 estuvo marcada más por las salidas de los jugadores que por buen juego. Fernando Llorente y Javi Martínez decidieron abandonar el club, con polémica incluida con Llorente, quien se negó a aceptar un contrato ofrecido por el club, achacando que quería más dinero. Por otra parte, el domingo 26 de mayo de 2013, se disputó el último partido oficial del primer equipo en el antiguo San Mamés frente al Levante U. D., que finalizó con victoria para los visitantes por 0-1. Tras el partido se realizó un sencillo acto de homenaje al estadio. 

Despedida de San Mamés en 2013 || Foto: Web oficial del Athletic Club.
Despedida de San Mamés en 2013 || Foto: Web oficial del Athletic Club

Vuelta de Valverde con título

El 16 de septiembre de 2013, ya con Valverde en el banquillo, se jugó el primer partido en el nuevo estadio de San Mamés, un partido de Liga contra el R. C. Celta de Vigo que terminó con el resultado de 3-2 a favor de los locales. Durante aquella liga el equipo mostró una buena cara, con un juego muy regular durante todos los partidos. Eso les permitió clasificarse a la Champions League alzando el cuarto puesto, con un total de 70 puntos. En cuanto a la Copa, el equipo no llegó esta vez a la final; cayó en cuartos antes un Atlético de Madrid insuperable.

En la temporada 204-15, el equipo no dejó muy buenas sensaciones en Liga. En la Copa, el Athletic volvió a llegar a otra final tres años después. Volvió a enfrentarse al F. C. Barcelona por tercera vez. De nuevo volvió a salir derrotado, en este caso por 1-3. 

En agosto de 2015 se enfrentó al F. C. Barcelona por el título de la Supercopa de España gracias a su subcampeonato de Copa y a que el Barcelona fue campeón tanto de Liga como de Copa. En el partido de ida, el Athletic superó de una forma apabullante al Barcelona, un 4-0 con tres goles de Aduriz y uno de San José desde el medio campo. En el partido de vuelta, consiguió mantener la ventaja empatando por 1-1, llevándose un título 31 años después.

​  ​ Campeones de la Suercopa ante el FC Barcelona || Foto: Web oficial del Athletic Club ​  ​
​ ​ Campeones de la Supercopa ante el FC Barcelona || Foto: Web oficial del Athletic Club ​ ​

El 24 de mayo el Kuko Ziganda se convirtió en nuevo entrenador del conjunto bilbaíno, tras la marcha de Ernesto Valverde al FC Barcelona. Esa decisión, no trajo más que desgracias al entorno rojiblanco. El equipo pasó de luchar por Europa a la zona baja de la clasificación. El juego del equipo cayó a niveles impensables, lo que trajo el enfado de la afición. El técnico estuvo durante toda la temporada cuestionado, por sus pobres resultados tanto en Liga como en Copa, donde cayó eliminado en la primera ronda por la S. D. Formentera, un equipo de Segunda B. Finalmente, el presidente Josu Urrutia anunció que Jose Ángel Ziganda no iba a continuar al frente del equipo la próxima temporada.

El fichaje de Berizzo sin éxito y la apuesta por Garitano

El 31 de mayo de 2018, Eduardo Berizzo llegó a San Mamés como nuevo entrenador de cara a temporada 2018-19. El equipo comenzó ganando su primer encuentro liguero frente al Leganés, pero a partir de ahí, todo fue de mal en peor. No acabó de funcionar la pizarra del argentino, y la directiva apostó por Gaizka Garitano, entrenador del filial, para revertir la situación. 

La plantilla mejoró notablemente su rendimiento y, tras derrotar al Celta de Vigo a domicilio, consiguió salir de los puestos de descenso en la primera semana de 2019. Tras acabar la temporada, se produjeron las marchas de tres jugadores históricos a los que el club optó por no renovarː Markel Susaeta se fue al Gamba Osaka japonés,138​ mientras que Ander Iturraspe y Mikel Rico se incorporaron al RCD Espanyol y S. D. Huesca respectivamente. 

La nueva temporada arrancó con una victoria por 1-0 frente al Barça con un auténtico golazo de Aritz Aduriz en los últimos minutos del encuentro. Poco duraron las alegrías, dado que poco a poco descendieron hasta mitad de tabla. Ya ahí, consiguió buenos resultados en la Copa, donde tras eliminar al F. C. Barcelona en cuartos de final con un ajustado remate de cabeza de Iñaki Williams, alcanzó por 52.ª vez en su historia las semifinales del torneo. En las semifinales se tuvo que enfrentar por doble partido al Granada. Tras un partido de infarto en Granada, finalmente el equipo se clasificó a la final de la Copa para enfrentarse a la Real Sociedad, un enfrentamiento nunca antes visto en una final. A un mes de que se celebrara dicha cita, se produjo la cancelación de las competiciones por parte de la UEFA, la RFEF y la La Liga,​ debido a un brote del Coronavirus-2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave, una pandemia global vírica. Las cosas así, fue aplazado sin fecha a la espera de que la situación mejorara.

 

 

 

 

 

 

//