Roberto Lago, fortaleza y verticalidad al servicio del colectivo
Foto: Vavel.com | Edición: Juan Carlos Navacerrada.

Tras una vida dedicada en cuerpo y alma al Celta de Vigo, Roberto Lago, que llega en calidad de agente libre procedente del club gallego, ha sido presentado esta mañana como primer refuerzo azulón. Después de salvar la categoría en la última jornada, el lateral izquierdo inicia una nueva etapa en un club que desde el primer momento había sido “su primera opción” y donde viene “a crecer tanto futbolísticamente como persona”, mirando a cotas altas, poniéndose como objetivo el luchar por Europa ya que “en un club como este, con el nivel que viene mostrando, se aspira a lo máximo”.

Roberto Lago reforzará una zona defensiva que solo contaba con dos laterales

Tras la marcha de Mané al futbol israelí para engrosar las filas del Maccabi Tel Aviv, y a la espera de lo que suceda con Escudero, Luis García únicamente contaba en su plantilla con dos laterales puros como Valera y Miguel Torres. De este modo, Roberto Lago se convierte en una nueva alternativa para el técnico madrileño en la parcela defensiva, a la que complementará con su más que notable posicionamiento táctico y golpeo de balón. A sus 27 años, el zaguero vigués se caracteriza por ser un lateral correcto en todas las facetas, sin sobresalir especialmente en ninguna de ellas pero cumpliendo, y con creces, en cada una de las labores que le son encomendadas. De ese tipo de jugadores que casi nunca ralla cerca del sobresaliente pero que no baja de notable, de ese tipo de jugadores con los que cualquier entrenador desea contar.

Roberto Lago se singulariza por ser inteligente sobre el verde, por saber cuando su equipo necesita oxigenar su flanco y darle profundidad o, por el contrario, precisa resguardarse y mantener la posición defensiva. Pensar antes que el resto, anticipación de movimientos contrarios para salir con ventaja de las disputas en parcela defensiva y aprovechar su gran zancada para salir al contragolpe como uno más. Y eso en un club como el Getafe que tanto y tan bien ha demostrado realizarlo, es un factor muy a tener en cuenta. Es un jugador completo, que no descuida su espalda y que se incorpora con relativa facilidad al ataque de su equipo para lograr superioridad por su banda.

Una vez ganada línea de fondo dispone de la soltura suficiente para crear peligro al equipo rival. Precisión, escuadra y cartabón al servicio del Getafe unidos a potencia en el golpeo. Y es que, esto precisamente, es uno de los aspectos donde más destaca el lateral. No solo aporta ofensivamente durante el transcurso del choque, jugando a uno o dos toques dotando de ritmo el ataque de la escuadra, que también, si no que a balón parado es una auténtica arma al servicio del colectivo, un arma de la que, a bien seguro, se aprovecharán la nómina de rematadores azulones.

No rehúye el cuerpo a cuerpo, disfruta luchando en el barro. Es un jugador fuerte, de gran tren inferior e inteligente tácticamente. Así lo demuestra cuando el balón se sitúa en la banda contraria defensivamente, cierra correctamente y, en caso de necesario, actúa en consecuencia y realiza coberturas a sus centrales. Quizá, su mayor pero sea el uno para uno defensivo. Roberto Lago es algo rígido en los movimientos laterales, a la hora de girarse a un costado y otro cuando es encarado por los extremos rivales, lo que no quiere decir, ni mucho menos, que sea desbordado con facilidad.

Fortaleza, firmeza y verticalidad son las señas del nuevo lateral del Getafe

A grandes rasgos esto es lo que le va a aportar Roberto Lago al Getafe. Un defensa que, como tal, sabe que lo primero que debe hacer es mantener su posición y, en función de las circunstancias del partido, aportar al equipo ofensivamente, aspecto donde dará mucho al club azulón aprovechando el espacio que le dejará Diego Castro, si finalmente no sale del sur de Madrid, con sus arrancadas hacía el centro. Roberto Lago, fortaleza, firmeza y verticalidad, nueva incorporación del Getafe que, a poco que siga demostrado el nivel exhibido en Vigo durante la mayor parte del tiempo que ha estado allí y no baje sus prestaciones, se convertirá en el nuevo dueño del flanco izquierdo azulón.          

VAVEL Logo