La casta del Lleida y el Camp d'Esports frenan al Toledo
Los jugadores del Lleida celebran el gol de Raúl Fuster que significabe el empate a 1 (Foto: Lleida Esportiu)

La casta del Lleida y el Camp d'Esports frenan al Toledo

El Lleida Esportiu remonta en tres minutos el gol del visitante Rufino y accede a la segunda ronda de los playoffs de ascenso. A los de Seligrat les tocó sufrir hasta el último segundo del descuento, pero su afición les llevó en volandas hacia el éxito con una entrada histórica en el Camp d'Esports. 12000 aficionados fueron el jugador número "12" de los azules, que el lunes conocerán su próximo rival.

marc-retamero-castello
Marc Retamero Castelló
Lleida EsportiuPau Torres, Barreda, Biel Medina, Pau Bosch, Mario, Fuster, Beñat, Dídac Devesa, Mata, Miramón, Pere Milla.
CD ToledoManuel, Morales, Tete, Sorribas, Toño Vázquez, San José, Colinas, Iván Mateo, Rufino, Urko Arroyo, Albístegui.
MARCADOR0-1, min.43, Rufino. 1-1, min.58, Fuster. 2-1, min.61, Pere Milla.
ÁRBITROSergio Usón Rosel (comité aragonés). Amonestó a los locales Biel Medina, Pau Bosch, Fuster y Beñat, así como a los visitantes Sergio, Iván Mateo, Urko Arroyo, Tete (doble amarilla), José, José Manuel. Al finalizar el partido vio la roja directa el portero Manuel.

El Lleida Esportiu se ha clasificado por segunda temporada consecutiva para las semifinales de los playoffs de ascenso a Segunda División A. Lo ha conseguido al ganar 2-1 al CD Toledo y hacer bueno el 1-1 de la ida en el Salto del Caballo. Los discípulos de Idiákez han llevado el peso del encuentro en la primera mitad y se han adelantado con un gran gol de Rufino. No obstante, este Lleida Esportiu ha demostrado en infinidad de ocasiones que no se le puede dar por muerto. La entrada al campo de Chupe ha sido todo un revulsivo y los catalanes le han dado la vuelta a la tortilla en menos de cinco minutos. Golazo de falta de Raúl Fuster y tanto de Pere Milla, el segundo que logra en esta promoción, para desatar la euforia entre los seguidores leridanos que han llenado el Camp d'Esports.

Con un vistoso mosaico y una sensacional entrada en el Camp d'Esports -12000 espectadores, una cifra solo alcanzada por la UE Lleida en Primera División- empezaba la segunda mitad de una eliminatoria en la que el Lleida partía con una ligera ventaja tras el 1-1 de la ida. El ambientazo que se respiraba en el estadio catalán no impidió que la primera llegada con cierto peligro fuera de los visitantes. Eso sí, sin que terminara rematando ningún jugador.

Asustó el Lleida en el minuto 5 con un cabezazo de Beñat en el saque de una falta. El Toledo era consciente del poderío de los locales a balón parado, pero aún así tenía dificultades para detenerles. Una obstrucción sobre Pere Milla detuvo el juego unos pocos minutos, pero no sirvió para que el Lleida Esportiu recuperara una posesión que se iba adueñando minuto a minuto el conjunto toledano. Los de Idiákez, al igual que el domingo pasado, la tocaban mucho y bien pero sin crear ocasión alguna. Tampoco los locales tuvieron muchas. Apenas un tiro lejano de Pau Bosch aprovechando la salida de puños del guardameta Manuel y, sobre todo, un testarazo de Biel Medina en el 40' que atajó el mencionado cancerbero.

Jarro de agua fría al borde del descanso

El Toledo dominaba a un Lleida cada vez más encerrado. Paradójicamente, cuando el conjunto castellano creó más peligro fue cuando pudo salir al contragolpe. En una de estas Biel Medina estuvo providencial para tapar la internada visitante y enviar el balón a saque de esquina. Ni él ni Mario Fuentes pudieron hacer nada en el 43' ante la velocidad del hábil Rufino, que se marchó de toda la zaga local tras una pérdida de Beñat y batió a Pau Torres con un zurdazo raso y colocado. 0-1 al descanso y jarro de agua fría para los 12000 espectadores que se dieron cita en el Camp d'Esports, exceptuando, claro está, el centenar de aficionados que viajaron desde Toledo para animar a los suyos.

Al Lleida Esportiu no le quedaba otra que ir a por todas en la reanudación ante un Toledo que, ahora sí, ya no le molestaba tanto que el juego se interrumpiera. Fueron los de Imanol Idiákez los que estuvieron más cerca de sentenciar la eliminatoria en los primeros compases de la segunda parte en tres ocasiones. Primero en un jugadón de Urko Arroyo que la defensa envió a córner. Después en una jugada personal de Iván Mateo en la que intentó batir a Pau Torres sin ángulo y, acto seguido, en un cabezazo de Colinas que se marchó alto.

Chupe fue el revulsivo

Pero este Lleida Esportiu es muy peligroso en sus impulsos de garra y corazón. Jamás se le puede dar por muerto y, si en la ida fue la clave la incursión de Pere Milla como revulsivo, esta vez recayó en Chupe este rol. La entrada del extremo madrileño aceleró el ritmo del partido. Corría el minuto 58 cuando el Toledo cometió la falta que cambió el rumbo del choque. La lanzó con maestría Raúl Fuster por la escuadra sin que Manuel pudiera hacer nada para evitar el 1-1.

El gol espoleó al Lleida que siguió buscando el marco rival en unos minutos de auténtica locura. Chupe estrelló en el larguero un gran disparo. Y en el 61' el propio Chupe volvió a plantarse sólo ante Manuel tras una gran cabalgata por la banda. El arquero del Toledo pudo ganarle la partida en el uno contra uno pero el rechace cayó a los pies de Pere Milla que envió el balón al fondo de las mallas con cierto suspense ante el delirio del Camp d'Esports. El Toledo estaba aturdido y los de Seligrat rondaron el tercero en un contragolpe conducido por Miramón que no encontró rematador.

Decayó el juego y se entró en una fase con más tarjetas que ocasiones de gol. Ya le interesaba eso al Lleida, aunque también volvió a inquietar a los de Idiákez con dos ocasiones consecutivas de Jaime Mata. Por parte del Toledo, sólo un cabezazo sin peligro de San José. En el 83' vio Tete la segunda amarilla por un placaje sobre Miramón y los castellano-manchegos se quedaron con un jugador menos. Poco cambió eso la dinámica del partido ya que los visitantes eran conscientes que si no marcaban un gol estaban eliminados.

Miguel Ramos tuvo el pase en sus botas

Y le tocó sufrir al Lleida en un descuento eterno. En el 91' incluso subió Manuel a rematar un saque de esquina y ya en el 94', con el público del Camp d'Esports pidiendo la hora, la tuvo Miguel Ramos. Sí, el ex-jugador del Lleida Esportiu que acababa de entrar en el campo y pudo firmar el desenlace más cruel para los de Seligrat. El ariete conectó un pase entre los centrales pero el remate fue forzado y se le fue por encima del larguero de Pau Torres.

Tras casi seis minutos de tiempo añadido pudo festejar el Lleida Esportiu con su afición el pase a la segunda ronda de estos playoffs. El CD Toledo cayó eliminado, pero con la cabeza muy alta y el orgullo de haber ilusionado a una ciudad siendo un recién ascendido. La eliminatoria fue muy pareja y se la llevó el equipo que mejor supo explotar sus armas.

VAVEL Logo