Entrevista. Manifest Blaugrana: “Somos socios que queremos conocer la verdad”
Imagen de la presentación de Manifest blaugrana. (Foto: AS)

La asociación Manifest Blaugrana, formada por socios del FC Barcelona y que pide, entre otras cosas, elecciones anticipadas, se presentó en sociedad el pasado 3 de junio en el Ateneu Barcelonés. Sus integrantes, alrededor de cincuenta personas, se conocieron en su mayoría a través de la red social Twitter y el interés en reivindicar ciertos valores que consideran que se han empezado a perder, les llevó a reunirse y formar esta asoción, que pretende fomentar el debate, exige claridad en la gestión del club y promueve un modelo de club más participativo. Cualquier persona que desee integrarse en Manifest Blaugrana, solo tiene que registrarse en su página web http://www.manifestblaugrana.cat/.

Pregunta: Tras varias peticiones, finalmente Manifest Blaugrana consigue reunirse con el Señor Jansá y el Señor Cardoner. ¿Qué conclusiones se sacan de este encuentro?

Gabriel: Desgraciadamente no sacamos ninguna conclusión. El presidente de Manifest Blaugrana, Marc Duch, se reúne con estos dos señores. Con el señor Cardoner está veinte minutos, durante los cuales requerimos que se haga público el contrato con Qatar, para saber si hay algo más. En este tiempo no solo no se expone esto, sino que el señor Cardoner empieza a hablar del trabajo de los directivos y en el momento en que nosotros aclaramos que no habíamos ido a eso, nos obligan a firmar un acuerdo de confidencialidad a lo cual lógicamente nos negamos. A partir de ese momento se va el señor Cardoner. Luego sí que hubo una conversación de casi dos horas con el señor Jansá, pero no logramos sacar ninguna conclusión sobre este tema.

P: Usted parece clasificar este encuentro de poco fructífero. ¿Qué esperaba?

Xavier: Esperábamos una actitud colaborativa y receptiva por parte del club, teniendo en cuenta el respeto que nos merecemos como socios nominalmente copropietarios del club. Que una persona de la directiva tenga esa actitud casi humillante, de exigir confidencialidad y luego levantarse de la sesión, dejando con la palabra en la boca a nuestro representante, me parece humillante, autoritario y oscurantista. Esperábamos la información que creemos que tenemos derecho a tener sobre el alcance de los acuerdos con Qatar, que es el punto neurálgico de algunos de los problemas que tiene el club ahora.

Gabriel: Déjame añadir que este tema de Qatar no es ninguna obsesión nuestra. El pasado jueves hubo una rueda de prensa de Agustí Benedito, que fue uno de los candidatos a la presidencia del FC Barcelona, en la que dijo literalmente que si llega a presidente lo primero que hará será parar el contrato con Qatar, porque detrás de la reforma del club está Qatar. Nosotros no tenemos este conocimiento, él lo ha dicho y yo personalmente lo respeto, pero es una cosa que es vox populi. Nosotros lo que pedíamos era saber si este rumor que corre, si esta hipoteca de 600 millones de euros que le supondrá al socio del FC Barcelona los próximos 10-20 años es cierto que está sujeta a un contrato más o menos escondido con Qatar Foundation, Qatar Airways, o lo que sea. Tenemos derecho a saberlo, porque nos hipoteca el futuro.

P: ¿Cree entonces que el club se ha ido privatizando tras el acuerdo con Qatar?

Xavier: Lo que es evidente es que hay una operación, yo no diré de venta del club (o sí, eso habría que matizarlo), que aún no tenemos clara y sobre la cual no tenemos pruebas todavía, en la que da la impresión de que el sostén económico del club está pasando o puede pasar a manos privadas.

Gabriel: Está muy claro esto, no se dice literalmente, pero sí de manera explícita. En la reforma del Camp Nou se habla de explotación de espacios, que no serán para el socio, ni del club, serán concursos privados. No se ha detallado nada, así que una vez más tenemos oscuridad, más hipoteca y evidentemente privatización, se sufraga con capital privado.

Nos manifestamos en contra del Nou Espai Barça, pero poco podíamos hacer ante una campaña de dos millones de euros

P: Sin embargo, el club lleva a cabo un referéndum en abril y el socio vota mayoritariamente Sí al Nou Espai Barça, ¿qué se puede hacer en este caso?

Gabriel: No se puede hacer nada más que respetar el resultado del socio. Lo que sí se puede es decir quizás que en las elecciones todas las opciones deben tener igual de oportunidad de poderlo refrendar. Nosotros nos manifestamos en contra, fuimos los únicos que públicamente nos manifestamos. El club nos puso a nuestra disposición, dos días antes, una sala del club que conseguimos llenar, pero dos días antes, contra una campaña de dos millones de euros, viajando por toda Catalunya, y con todos los medios de comunicación detrás…

Xavier: La disparidad de recursos era de tal calibre, que aunque no llegamos a diez mil votos, es para estar satisfechos. El socio se merecía tener más opiniones, un debate de posiciones encontradas ante un Referéndum, y eso fue soslayado inducidamente.

P: Quedan declaradas sus intenciones en su página web. ¿Por qué cobra fuerza Manifest Blaugrana en los últimos meses y no antes?

Gabriel: No nos conocíamos, algunos del grupo sí, pero realmente nos conocemos a través de Twitter. Hay una convergencia y una confluencia, en el sentido de compartir una misma opinión, y una inquietud muy grande alrededor de lo que significa la idea uniforme de los medios de comunicación. El club no promueve un debate y los grandes medios de comunicación tampoco, no hay ni un por qué, nada.

P: ¿Implica esto que hay una especie de dominio por parte del FC Barcelona, o de la Junta Directiva actual, de los medios de comunicación?

Xavier: Es evidente que ciertas connivencias tácitas están dadas. En el discurso de, por una parte el Grupo Godó y por otro el Grupo Zeta, quedan claras esas connivencias. Algunos de sus articulistas apuntan a algún tipo de análisis crítico, pero el debate está lejos de producirse en esos medios.

P: ¿Se apunta de alguna manera a un problema de corrupción en la Junta de Sandro Rosell?

Gabriel: Yo personalmente no me atrevo a hablar de corrupción, sino de una nefasta gestión. Hablar de corrupción no me corresponde ni a mí ni a Manifest, ni a nadie más que a los juzgados, a los tribunales y a quien compete cuando se comete un delito de corrupción. Nosotros no somos fiscales, somos socios que queremos saber la verdad.

Xavier: La gestión no digo que sea corrupta porque no tengo pruebas y como dice Gabriel, no nos compete, pero como mínimo hay puntos oscuros, hay opacidades en la gestión de Rosell, en la económica y en la deportiva. Como socios de base, inquietos por ello, preguntamos, demandamos información.

Gabriel: El mundo se mueve por confianza. 35.000 socios depositaron su confianza en el Presidente más votado de la historia del Barça, y esa confianza se acaba perdiendo a base de engaños. El caso Neymar es el más relevante: se dan unas cifras un día, al cabo de un tiempo se dan otras y hoy ni yo ni la prensa sabe las cifras verdaderas. Ese dinero es del socio, de todos los socios del FC Barcelona. En julio vendrá la castaña, ahí sí que van rápidos a pasar el cobro, por el sacrificio de muchas familias, que lo pasarán mal por la ilusión de vivir un año de éxitos y a pesar de eso se siguen tratando los millones como si fueran lentejas. No es serio.

El caso Neymar es paradigmático, concentra todas las contradicciones y engaños de la Junta Directiva

P: ¿Cuál cree que es la mentira que más ha impactado al socio?

Xavier: El caso Neymar es paradigmático porque es el que resume esa gestión, es el que concentra todas las contradicciones, paradojas, engaños y mentiras de la Junta.

Gabriel: Y provoca la dimisión del Presidente más votado de la historia, todavía no explicada. Si no pasa nada con el caso Neymar, ¿por qué se va este señor? Yo quiero un presidente fuerte para el FC Barcelona, que sepa enfrentarse al señor Blatter, al señor Villar, al señor Florentino Pérez, que no sea un sumiso. Y Rosell, al primer envite, se va porque dice que han aparecido ocho balines en su edificio. Lo siento, no me creo que dimita por una cuestión de seguridad y no acepto su cobardía en esa dimisión.

P: ¿A qué presidente de que club de fútbol pondría como buen ejemplo en su cargo?

Gabriel: Primero tenemos que decir, como parte de nuestra filosofía en Manifest, que no fuese una Sociedad Anónima.

Xavier: De los modelos hechos, yo rescato los dos o tres primeros años de la gestión Laporta.

P: ¿Manifest Blaugrana se declara Laportista?

Gabriel: No, en absoluto. En Manifest Blaugrana hay votantes y gente muy afín a las cuatro candidaturas que se presentaron. Hay miembros de listas e incluso tenemos algunos ex directivos de la actual Junta.

P: Volviendo a su reunión del pasado jueves con el señor Jansá y el señor Cardoner. Según expresa el comunicado expuesto en la página web de Manifest Blaugrana, durante este encuentro el club se contradice al referirse al papel que juega el socio compromisario en las Asambleas.

Gabriel: Efectivamente, es una contradicción más.

P: Bajo su punto de vista, ¿el socio compromisario representa o no representa al club?

Gabriel: Nuestra opinión es modesta; según los estatutos, sí. Podemos discutir si el formato es el adecuado, o si el tanto por ciento de socios escogidos es representativo. El Barça hoy en día es un club de universal, y hay muchos socios de Japón, de las Islas Canarias, de Grecia, de Chile. Una de las personas más activas de Manifest es una socia del Barça que es chilena y vive en Chile, y vive el Barça tanto o más que nosotros, con una pasión extraordinaria. No es representativo, porque aquellos socios que físicamente no puedan acudir aquel día preciso a esa Asamblea, ya no podrán ir, lo mismo que tampoco pueden votar, como pasó el día del Referéndum, que solo se podía votar físicamente, en pleno siglo XXI. Si lo que queremos es favorecer la democracia y la representatividad, el camino que sigue esta Junta no es el adecuado. Podemos discutir la representatividad de la Asamblea, es una de las cosas que nosotros en Manifest queremos debatir, aunque no tenemos la solución. Lo que está claro es que 400 socios con un cierto grado de manipulación (sí o no), pueden tomar decisiones de manera sesgada, con falta de argumentos.

Xavier: Eso con cualquier directiva. Creo que es un organismo que está controlado por el poder de alguna manera, sea cual sea. La Asamblea palpita al aire y al socaire de la directiva de turno.

P: ¿Quiere decir que se controla la información en las Asambleas?

Xavier: No solo la información, sino la preparación, los compromisarios por ejemplo acostumbran a ser personas mayores por lo general. Hay mecanismos mediante los cuales los discursos presidenciales desde la mesa son los que acostumbran a ser favorecidos por las votaciones. No me parece que sea un organismo democrático y abierto.

Gabriel: A mí no me parece que sea suficientemente representativo, por la dificultad que exige. Si en una Asamblea de socios compromisos acuden 800 personas, como está pasando, al final deciden 401. 401 personas deciden por 170.000 del club más emblemático del mundo. No es un discurso demagógico.

La palabra Qatar es un ‘abracadabra’ ahora mismo en el Barça

P: La negación del club a la recogida de firmas sobre el cambio en la publicidad de la camiseta de Qatar Foundation a Qatar Airways, que pretendía llevar a cabo su asociación entre el 24 y 26 de junio en los alrededores del Camp Nou, ¿se ha interpretado como una decisión totalitaria?

Xavier: Es evidente que de autoritarismo sí. Solo pedíamos aprovechar el espacio para ejercer el derecho democrático de recogida de firmas, y encontramos cortapisas, negativas.

Gabriel: Nos dieron mil excusas, se nos negó la posibilidad de recoger firmas, de acceder al censo, que nos pareció oportuna por una cuestión de protección de datos, pero todo lo que sea no dejar votar, no dejar opinar, nos conduce a como mínimo la imposición de la opinión única. Parece ser que hay mucho en juego, la palabra Qatar es un ‘abracadabra’ ahora mismo en el Barça. No se entiende, ¿por qué no?

Xavier: La palabra Qatar es un nudo gordiano del debate del presente y futuro del club. Esa es la clave, ¿qué es Qatar? ¿Por qué la relación de Qatar con el Barça? ¿Quién la inicia y hasta qué punto condiciona el presente y nos va a condicionar el futuro? Esa es la base de todo. Si no, no se entiende la urticaria que le provoca a la directiva cuando le pides explicaciones sobre la clarificación de esa conexión.

P: ¿De qué manera puede demostrar el club la transparencia con el socio?

Gabriel: Una buena manera de empezar sería explicar los dos temas problemáticos, el de Neymar y el de Qatar, aunque creo que no va a pasar. El asunto de Neymar está en los juzgados, desgraciadamente para el club, por esa falta de transparencia, porque hubo un socio que exigió saber qué se hizo con su dinero, exigió como tenemos que hacer todos, con nuestros Ayuntamientos, con nuestros políticos. Sería un buen paso empezar por el caso Neymar, reconocer que se han equivocado, pero ahora existe el riesgo de imputaciones. Si el Presidente del FC Barcelona y otros directivos resultan imputados, entonces sí que creo que no hay otra opción más que convocar elecciones, ya no valdrán actos de transparencia, porque este club no se puede permitir tener un Presidente imputado por la justicia.

P: Manifest Blaugrana habla de recuperar los valores, bajo el lema ‘Mès que un club y no un club mès’. ¿Qué valores exactamente ha perdido el club y desde cuándo?

Gabriel: En un momento determinado en el FC Barcelona se debate sobre poner por primera vez en su historia poner publicidad en la camiseta. Se intentó hace años pero no dio resultado, y apareció la opción de Unicef, por la que el club no solo no recibía dinero sino que pagaba un millón de euros al año. Sea por casualidad, por altruismo o vanidad, lo que sea, Unicef se ha mandado del pecho al culo – con perdón-. Con todo lo que supone simbólicamente en cuanto a pérdida de valores. Por no hablar de la falta de transparencia, o del modelo de club. En mi opinión, en el año en que los resultados del equipo de fútbol han sido quizá los peores de los últimos tiempos, era una oportunidad extraordinaria - dado que el filial ha quedado en posiciones aventajadas en Segunda División – para confiar en el modelo de club, y es falso. No se cree en ese modelo de club: se está buscando soluciones, nombres, para renovar la ilusión de determinados socios que se pueden contentar fácilmente con esos nombres. No se confía como un día se confió en un Busquets que no era nadie, y hoy en día es el número uno mundial en su posición.

No existe la fe real en la cantera, no se cree en ese modelo de club

P: Sin embargo, hay algunos jugadores que están haciendo un buen progreso, como son Adama y Munir, procedentes del Juvenil.

Gabriel: Es extraordinario. Por no hablar del tercer portero, Masip. ¿Qué ilusión le aporta a un cancerbero que no solo se fiche a un primer portero, sino también a un segundo, de fuera, y él queda en tercer lugar? Él sabe que no va a jugar ni un partido. ¿Qué progresión va a seguir ese chico? ¿Dónde está la fe real, la confianza en la cantera? No existe.

P: ¿Puede ser que el socio por lo general no demuestre un gran interés por la cantera?

Xavier: Es evidente que una parte importante de la base social lo que quiere es que la pelota entre en la portería contraria, y ganar. Ese aspecto, muy ligado a las connivencias de los medios de comunicación, hace que el socio olvide modelos deportivos, modelos de planteamientos en la cancha, y esos valores deportivos que tienen su origen en la renovación estética y estilística que Cruyff impuso a partir de su llegada al club.

Gabriel: Es cierto que la asistencia a los partidos del filial es pobre, e igualmente es tristísima la asistencia a los partidos de baloncesto, o balonmano, cuando tenemos el mejor equipo de la historia.

Esta Junta no sabe ilusionar. El socio del Barça necesita ilusión para funcionar.

P: ¿Tendría que cambiar la mentalidad del socio para que valore más el resto de las competencias del club, y no se centre solo en el primer equipo de fútbol?

Gabriel: No, en mi opinión es una cuestión de saber ilusionar. Este año, incluso en el primer equipo, en la mitad de los partidos no se llegaba ni a los 50.000 espectadores en el Camp Nou, y la mitad eran turistas. Esta Junta no sabe generar ilusión. El socio del Barça, como todo en la vida, necesita ilusión para funcionar. Todavía recuerdo las palabras del señor Cardoner, excusándose en los horarios. Otra mentira supina fue cuando esta Junta dijo que quería que los niños volviesen al estadio.

Xavier: Creo que la gestión, en este y otros aspectos en general del club, de esta Junta Directiva está muy manchada por su excesiva animadversión a hacer una gestión diferenciada y contraria a las características principales de la anterior Junta. Desde la acción de responsabilidad, la contratación de un entrenador argentino, determinados fichajes y organizaciones del Camp Nou, connivencias con los Boixos Nois. Creo que les ha ido más o menos bien mientras han administrado las inercias que venían de la etapa anterior, pero cuando ellos han tenido que dar su sesgo personal o su sesgo directivo específico al equipo y al club en general, han sido medidas confrontadas o contrarias a los modelos anteriores. Creo que es una gestión muy resentida, de animadversión a todo lo anterior, les encantaría enterrar en la memoria del club la gestión de la anterior Junta, que yo continuo reivindicando a pesar de sus enormes errores, que también los tuvo. En concreto el tema de los valores de Unicef.

P: Cuando dice los valores de Unicef, ¿a qué se refiere?

Xavier: A los valores que conlleva el hecho de llevar Unicef en el pecho y después pasarlo a segundo término, como comentaba antes Gabriel. Unos valores que se podrían resumir en Unicef, país – es uno de los ejes de la gestión anterior, un Barça intrínsecamente ligado al país, a Catalunya, en todos los aspectos. No nos olvidemos que una de las primeras cosas que hizo Rosell fue pedir perdón a un político de Extremadura que se había metido con la catalanización del club. Esos valores son los que están hechos a partir de una recuperación de, según ellos, el Barça de siempre, el de Nuñez. Desde el momento en que Laporta gana las elecciones e impulsa un modelo diferente de gestión de club, las fuerzas vivas que habían sostenido o pivotado alrededor del Nuñismo, se activan para evitar que la gestión de la anterior Junta sea lo más breve posible. Lo consiguieron.

P: Manifest Blaugrana aboga por un modelo de club más participativo. ¿Me puede dar algunos ejemplos de que manera participar el socio, aparte de asistir al campo y votar?

Gabriel: Creemos que la Asamblea actual de socios compromisarios no es suficientemente representativa. Sí es democrática, sí está en los estatutos pero los estatutos los hace la Junta Directiva y marca el número de socios compromisarios, así como la manera en la cual se tiene que asistir. Tenemos que abrir el número: 401 socios no pueden decidir una acción de responsabilidad contra una antigua Junta del FC Barcelona, no pueden decidir la aprobación de la publicidad de Qatar, porque no se les ha informado correctamente, porque era falso. Se les dijo que no cambiaba nada, que Qatar Foundation era una ONG y al cabo de dos años, era Qatar Airways, una empresa privada. Es una tomadura de pelo: nos han engañado. Además, de debe abrir el club para que los socios que vivan lejos también puedan participar en las votaciones.

VAVEL Logo