Real Sociedad femenino: 10 años entre las mejores
Imagen del primer encuentro jugado por la Real Sociedad femenino (Imagen: Real Sociedad)

Justo cuando la Real Sociedad buscaba los números de su centenario, cuando los hombres acumulaban casi cien años de historia, la directiva txuriurdin decidió poner en marcha el equipo femenino. Un guiño a los aficionados, un gesto a los nuevos tiempos con el que incorporarse a la modernidad y equipararse a muchos otros equipos de Primera División como Barcelona, Athletic de Bilbao, Español o Atlético de Madrid.

Era un 19 de septiembre de 2004 cuando el balón hecho a rodar oficialmente para la Real Sociedad femenino. Tras muchos meses de trabajo, después de tantos esfuerzos realizados, por fin "Real Sociedad" se pronunciaba en femenino y los aficionados tenían la oportunidad de ver como el Club de sus amores y desvelos abría sus puerta para que las jóvenes de corazón txuriurdin pudieran defender el escudo blanquiazul jugando al fútbol. Tras cumplir diez años y comprobar los resultados obtenidos, el esfuerzo ha merecido la pena.

Dos años de peregrinaje

Bajo la batuta de su primer entrenador, Iñigo Domínguez, la Real Sociedad comenzó a competir en categoría regional enfrentándose en su primer partido al Amara de Berri de Donostia. Dicho encuentro, que finalizó por un contundente 11-0 favorable a las txuriurdin, se jugó en el campo de fútbol de Martutene de San Sebastián y el once inicial que salto al campo estuvo compuesto por: Olatz Yerequi, Ainhoa Mateos, Evelyn Santos, Nahikari Etxaniz, Anne Mugarza, Ohiana Galdona, Itxaso García, Laura Gómez, Gurutze del Ama y Naiara Elgorriaga, y junto a todas ellas una joven llamada Aintzane Encinas, esa misma jugadora que aún, a día de hoy, sigue compitiendo al más alto nivel defendiendo los colores del equipo de toda la vida.

"Ponernos por primera vez la camiseta de la Real fue muy importante para nosotras"

"Los recuerdos que tengo sobre aquel partido en particular son muy buenos. Ponernos la camiseta de un club como la Real Sociedad fue importante para todas las que allí estábamos y para el fútbol femenino en general. Sentir el respaldo de la Real Sociedad y poder vestir su escudo, fue un sueño hecho realidad" rememora en VAVEL.COM Aintzane Encinas.

Quizás por eso, por ese sentimiento de pertenencia, Aintzane Encinas ha sido fiel a la camiseta txuriurdin durante todos estos años. Reconoce que "siempre se presentan oportunidades de salir" aunque en su camino no ha encontrado ninguna razón para cambiar el rumbo de su trayectoria deportiva: "mi decisión, hasta el momento, es la Real Sociedad".

Precisamente en aquel primer encuentro, tal y como reflejó en el acta la colegiada Naroa Idigoras, Aintzane Encinas consiguió uno de los tantos que redondearon la goleada txuriurdin. El resto de goles correspondieron a Laura Gómez (5), Naiara Elgorriaga (3), Evelyn Santos (1) y Gurutze del Ama (1).

Este encuentro fue el punto de partida de un camino que las llevó hasta lo más alto del fútbol femenino. En tan solo dos temporadas y tras pasar por la Primera Nacional, la Real Sociedad ingresó por méritos propios en la élite del fútbol femenino. Era la temporada 2005-2006 y desde entonces, las txuriurdin han sido equipo de pleno derecho de la máxima categoría, la entonces llamada Super Liga y, posteriormente, renombrada como Primera División Femenina.

Años de progresión y superación

Llegar a la élite del fútbol femenino fue un reto que las txuriurdin consiguieron con nota. Fueron suficientes dos temporadas para que se codearan con los mejores equipos: Athletic Club, Atlético Féminas, Barcelona, Español, Rayo Vallecano... la Real Sociedad se sumaba a aquellos clubes de la Liga Española de Primera División que contaban con un equipo femenino en la competición más importante. Otro cantar parecía llegar a mantenerse en él.

En su primera temporada en la élite, la Real Sociedad no tuvo ningún problema en mantener la categoría

En su primera temporada y como recién ascendidas, las txuriurdin ocuparon un holgado noveno puesto, superando con creces el primero de los objetivos, las posiciones de descenso y a tan solo cuatro puntos de conseguir su primera clasificación, hubiera sido histórico, para la Copa de la Reina. La Real Sociedad culminó con una gran goleada (6-2, al Lagunak de Pamplona) su primera temporada en la máxima categoría, poniendo una guinda muy sabrosa a su más que notable debut en la elite del fútbol femenino y dedicando el triunfo al público que las acompañó incondicionalmente a lo largo de toda la temporada.

El tándem que por entonces dirigía el equipo femenino, Iñigo Domínguez y Garbiñe Etxeberria valoraban de esta forma el primer año en la Super Liga: "Creo que ha sido una buena temporada teniendo en cuenta la media de edad de las jugadoras, y que ninguna había jugado en Superliga. Mantenerse en la categoría el primer año creo que está bien. Si se mantiene el bloque, creo que lo mejor está por llegar".

Hacerse un hueco entre las habituales de la categoría

Los años posteriores, fueron años de crecimiento para el equipo. Habituarse a la categoría, crear y apuntalar los cimientos de la cantera en Guipuzcoa... se conformó la red de clubes de fútbol femenino y aquellos que llevaban años impulsando este deporte vieron una salida para sus promesas. Añorga, Oiartzun, Zarautz, Lazkao Eibar, Azkoitia se convirtieron en caladero para surtir de efectivos las diferentes plantillas de la Real Sociedad.

Tras su primera participación con un noveno puesto más que digno, la Real entró en un proceso de transición en el que firmó varios décimos puestos, incluso un primer puesto en su grupo de la Liga regular y la clasificación por primera vez, para la Copa de la Reina. "De todos estos años, recuerdo especialmente las grandes citas, la disputa de las dos fases de ascenso que nos llevaron a la Super Liga, las finales jugadas, la clasificación para la Copa de la Reina, pero por encima de todo ver, año tras año, crecer al equipo", subraya Aintzane Encinas rememorando todos estos años.

"La Real Sociedad está haciendo un esfuerzo progresivo y creciente en el equipo femenino de fútbol"

El esfuerzo que en palabras de Aintzane "está haciendo el Club de forma progresiva y creciente por el equipo femenino" se vio recompensado la temporada 2013/2014, cuando la Real Sociedad, tras una espectacular segunda vuelta se clasificó en séptimo lugar en Liga y consiguió el billete para jugar la Copa de la Reina. En esta última competición se topó en cuartos de final con el Fútbol Club Barcelona, quien sufriendo mucho y tras ganar en Zubieta por 0-1 y empatar a 0 en Barcelona, dejó con la miel en los labios a las jugadoras txuriurdin.

Semifinal de la Copa de la Reina 2013/2014 (Imagen: Barcelona FC)

Un mal inicio de campeonato

Paradójicamente, cuando la Real Sociedad debía comenzar a recoger los frutos de estos 10 últimos años, cuando parece que los objetivos del Club y las miras de Unai Gazpio, actual entrenador de la Real Sociedad, se dirigían a los puestos de cabeza, es cuando peor les están yendo las cosas. Un calendario poco benévolo, unos resultados que no concuerdan ni con el potencial ni con el juego del equipo, las han colocado en la última posición de la tabla clasificatoria sin un solo punto, lo que hace oscurecer este año de celebraciones.

La Real Sociedad cuenta con jugadoras de primerísmo nivel este año

Ni la apuesta por incorporar jugadoras consagradas en la máxima categoría femenina como Cristina Pizarro (Rayo Vallecano), María Quiñones (Mariño), Leyre Fernández (Ttes. Alcaine) y María Díaz (Ttes. Alcaine), ni contar con varias jugadoras internacionales en diferentes categorías ha evitado que la Real Sociedad comience con buen pie esta temporada. Pero la apuesta está ahí y las txuriurdin, están capacitadas para revertir esta situación.

Bastará que las jugadoras de la Real Sociedad encadenen unos cuantos resultados positivos para que el equipo recupere el ánimo, para que las jugadoras superen el peso de la losa clasificatoria y culminen este año de celebraciones de forma satisfactoria. La efeméride bien lo merece.

VAVEL Logo