Derbi de claroscuros
Imagen: Marina García (VAVEL.com)

Gradas separadas, banderas ondeando y cánticos desde el calentamiento. Todo en la tarde pinatarense hacía presagiar una gran tarde de fútbol, y es que así iba a ser. Años después de su último cruce, Real Murcia y FC Cartagena cruzaban sus caminos para disputarse el trofeo de la 7RM. Un partido de máximo interés esta pretemporada que únicamente quedaría empañado por un ambiente que fue menor de lo esperado, a causa del elevado precio de las entradas.

Maremágnum

Los jugadores poco tardaron en contagiarse del ambiente, y desde el primer movimiento del esférico la intensidad fue máxima. El Cartagena, mucho más asentado en el partido, fue el encargado de comenzar llevando la batuta del encuentro. Los pimentoneros, por su parte, no terminaban de establecerse, con una defensa algo lenta, que no conseguía parar las continuas incursiones por su lado izquierdo. Desde ese costado llegaría todo el peligro del Cartagena. El encargado del vapuleo sería un rapidísimo Sergio García, quien continuamente conseguía ganarle la espalda a Pumar. El lateral, a pesar de sus errores en defensa, completó un gran partido en ataque, mostrando su mejor versión en lo que va de pretemporada.

Ninguno de los dos tenía poso suficiente con el balón y los ataques eran precipitadosEsta situación se mantendría hasta el 20 de la primera mitad. Momento en el que Pumar lanzó un centro al área que, tras ser peleado por Carlos Álvarez, consiguió meter Javi López casi desde el suelo. Poco duró la alegría al cuadro grana, ya que dos minutos después Menudo se haría con un balón dentro del área y batiría a Fernando con un potente disparo. Pese al gol del equipo portuario, el tanto de Javi López había servido para activar a los grana, que comenzaron a aproximarse con más asiduidad al área, quitándose la tartaja de los primeros 20 minutos.

Imagen: Marina García (VAVEL.com)

Aun pisando más el área rival, tanto Murcia como Cartagena estuvieron muy caóticos en ataque. Ninguno de los dos tenía poso suficiente con el balón y los ataques eran muy precipitados, individuales y verticales. Chavero fue la personificación de éste problema, ya que se le pudo ver realizar cabalgadas con el balón, totalmente infructuosas, que solían acabar en pérdida. Esta situación provocó una multitud de errores, por parte de los dos equipos, los cuales protagonizaron el tramo final de la primera parte. Antes, Carlos Álvarez probó fortuna desde lejos y a punto estuvo de marcar, y Montero estrelló en el poste un buen balón al área.

Amainando el temporal

El segundo tiempo empezó sin cambios por parte de un Real Murcia, que se encontraría con un Cartagena menos incisivo. La fuerte presión albinegra de la primera mitad ya no era tal, y el Real Murcia se sintió más cómodo sobre el terreno de juego. No obstante, la exigencia física de los vibrantes primeros 45 minutos había hecho mella en la mayoría de jugadores. Un hecho que, sumado al fuerte viento que empezó a soplar en Pinatar Arena, dificultó bastante el normal desarrollo del juego. Únicamente el guaje Carlos Álvarez, tras aprovechar un error, sería capaz en poner en aprietos al rival durante los primeros compases, pero su remate se marchó fuera.

El trío de mediapuntas se toparía con su falta de acierto a la hora de dar el último pasePasado ya el minuto 60 de juego, llegaría la habitual rueda de cambios en el Murcia. Entre otros, Aira varió su tripleta de mediaspuntas (Sergio García – Moreno - Javi López por Roberto Alarcón – Arturo - Isi), y el Real Murcia tomó otro aire. El viento a favor y los errores del Cartagena atrás constituyeron un auténtico vergel para los habilidosos atacantes, que sin embargo se toparían de bruces con su falta de acierto a la hora de dar el último pase.

Imagen: Marina García (VAVEL.com)

Por su parte, el Cartagena tendría alguna alternativa aislada sin demasiada trascendencia. El miedo a perder de ambos era notorio y los últimos diez minutos fueron un carrusel de faltas y tarjetas donde el capitán Luque, ya en el banquillo, acabaría expulsado. Empate final en el partido que mandaba el trofeo a la tanda de penaltis. Guilló y Menudo serían los únicos en fallar, antes de que en la muerte súbita Pablo Rayón fallara su pena máxima y Candelas anotara la suya, regalando el título al Cartagena.

Así fue la sexta prueba del Real Murcia esta temporada. Un derbi tan igualado como se podía prever desde la distancia, que tuvo que acabar resolviéndose por penaltis. El Real Murcia, pese a gozar de más opciones que día atrás, completó 90 minutos donde, por lo general, le faltó solidez y poso tanto con el balón como sin él. La próxima prueba de los grana será el miércoles que viene ante el Alcoyano.

VAVEL Logo