Con calma y efectividad
Imagen: Real Jaén CF. SAD.

El Real Murcia volvía como líder a la Nueva Condomina tras vencer en su antigua casa al UCAM Murcia. Enfrente le esperaba el Real Jaén, equipo que acumulaba tres victorias fuera de casa y quien, encontrándose cerca de los puestos altos de la tabla, sabía que una victoria ante el  líder podría permitirle meterse de lleno en la lucha por los puestos que permiten jugar el playoff de ascenso a segunda.

Mero espectador

No habían transcurrido ni dos minutos de juego cuando el Real Murcia ejecutó la primera acción de peligro. Germán se coló dentro del área, obligando al arquero jinense a sacar el pie para que el balón no acabara dentro. Los granas iniciaron el partido con una gran dosis de tranquilidad, relajados, y dejando hacer a los lagartos, quienes lejos de rifar el balón, intentaron jugar con criterio, tocando e iniciando las jugadas desde detrás. El Real Murcia se mostró como un mero espectador, esperando al Real Jaén en su campo y sólo reaccionando cuando los visitantes cruzaban la línea media.

Aun estando replegados, lo granas eran capaces de encontrar los espacios y, de vez en cuando, disponían de ocasiones en las que amenazar el arco de Felipe. La situación no parecía ir a ninguna parte, pues a pesar de que los jinenses tenían la posesión del esférico, no eran capaces de tocar con rapidez y vertiginosidad. Su control parecía venir propiciado más por la poca presión que el Real Murcia estaba ejerciendo sobre ellos, que porque estuvieran siendo capaces de hacer realmente daño a los pimentoneros.

(Imagen: Real Murcia CF SAD)

Llegando al final de la primera parte, el partido se jugaba en el campo del Real Murica, que vio  como el Jaén tuvo varias oportunidades de relativo peligro. Pero cuando los jinenses parecían tener el partido más de cara, llegó el  que sería el hombre del partido para colocar el 1-0 en el marcador. Germán sacó un disparo aprovechando un balón suelto dentro del área ante el que nada pudo hacer Felipe Ramos. Los pimentoneros aprovechaban una de sus pocas oportunidades de cara a puerta para hacer el gol, un gol injusto para el Jaén, pero que a nadie extrañó, pues los Arconada no habían conseguido sacar provecho de su dominio del juego. 

Directos a la yugular

Lo granas pasaron de ser meros observadores a ser los productores de juegoOtro aire corría al inicio de la segunda mitad. El Real Murcia, que ya estaba por delante en el marcador, entró con ganas de dejar el partido sentenciado. Manteniendo la tranquilidad que tan bien le había sentado durante la primera parte, los granas pasaron de ser meros observadores a ser los productores de juego, tocando con más criterio y controlando el balón en horizontal. El Real Murcia saltó mandón, y los lagartos quedaron a su merced. El control del partido era total por parte de los de Aira, que solo sufrieron un par de tiros peligrosos que Fernando supo detener con seguridad.

Conforme el dominio pimentonero se hizo más evidente, los de Aira fueron subiendo las filas y comenzaron a presionar más arriba, en busca de un segundo gol que sentenciara por completo el partido. El empuje grana dio sus frutos y al llegar el 67 de partido aparecería de nuevo el canario Germán, para rematar en el encuentro con un chut alto que Felipe Ramos no pudo detener. Los andaluces sufrieron el jaque mate definitivo. A pesar de tener aspectos muy positivos en su juego, no fueron capaces de reaccionar ante la garra del Real Murcia, lo que les condenó en un partido que en muchos momentos tuvieron controlado.

(Imagen: Real Murcia CF SAD)

Tras acumular su quinta victoria consecutiva, el Real Murcia se mantiene una semana más líder de la clasificación. No obstante, las victorias de UCAM y Cádiz mantienen alerta a los granas que se enfrentarán la próxima jornada al Recreativo de Huelva. Si bien es cierto que los onuvenses no se encuentran en su mejor momento, no dejan de ser  uno  de los rivales de mayor entidad de la categoría, por lo que una victoria en el Nuevo Colombino será clave para mantener el liderato de la categoría. 

VAVEL Logo