A Noruega con la eliminatoria en el bolsillo
Imagen: Juan Ignacio Lechuga (vavel.com)

Victoria sin paliativos del Sevilla en la vuelta a su competición fetiche. En un partido que comenzó con muchas imprecisiones y con algún que otro susto, los de Emery terminaron asentándose en el terreno de juego y, con el paso de los minutos, fueron imponiendo su superioridad. Dos goles de Llorente, el primero con la izquierda antes del descanso y el segundo con la derecha, nada más reanudarse el partido, pusieron en ventaja a los locales. A mediados de la segunda parte, Gameiro, que había entrado en sustitución del riojano, hizo el tercero con la colaboración del portero. El Sevilla pudo ampliar la ventaja en el marcador en el tramo final del choque ante un Molde totalmente desfondado, pero la falta de acierto de los atacantes sevillistas impidió que la goleada fuera mayor.

Desde los primeros compases de la primera parte, los noruegos quisieron dejar claro que no venían de turismo a la capital de Andalucía. Pese a estar en plena pretemporada y a haber perdido a cinco de sus titulares durante el mercado de invierno, los de Solskjaer llegaron con las ideas muy claras. Equipo solidario en defensa, compacto, bien replegado y con un buen contragolpe eran las cartas de presentación que, desde bien temprano, pusieron en práctica los jugadores del Molde. El Sevilla tampoco ayudó a intimidar al conjunto azulado en los inicios, pues salió titubeante. Varias indecisiones en la salida de balón fueron aprovechadas por el conjunto nórdico para mostrar una actitud valiente, pero ni Diouf ni Gulbrandsen pudieron finalizar las acciones con un disparo certero.

Aparece el instinto goleador de Llorente

Entretanto, el Sevilla seguía atascado en la creación y ni Banega ni Krohn-Delhi conseguían filtrar pases dentro de la poblada área rival. Tan solo tímidos disparos desde la zona de tres cuartos pusieron en algo de aprieto a Horvath. Cuando todo parecía indicar que nos iríamos al descanso con tablas en el marcador, llegaría el primero de la tarde. Vitolo es derribado en la frontal cuando conducía una contra, pero el árbitro no señala falta, y Llorente, atento al rechace, logra rematar con un zurdazo cruzado dentro de la portería. De esta manera, el ex atacante de la Juventus lograba su primer gol con las piernas, ya que hasta ahora todos los tantos habían sido con la testa.

Tardó en llegar el primero, pero el Sevilla conseguía imponer la lógica en la contienda. Dos minutos después del tanto inicial, el riojano pudo ampliar la ventaja en una jugada en la que su cabezazo salió desviado por poco. Los noruegos acusaron el tanto y no supieron reaccionar, sin embargo, el marcador ya no se movería más a la conclusión de los primeros cuarenta y cinco minutos.

Descanso y sentencia

El paso por los vestuarios terminó por confirmar el dominio del Sevilla. Sin tiempo a que los noruegos asimilasen las indicaciones de Solskjaer, Llorente volvió a perforar la meta rival. El riojano filtró un pase interior de Coke y con un movimiento de delantero puro, se dejó el esférico franco para golpear con la derecha y hacer el segundo en su cuenta particular.

Llorente celebra el segundo tanto de la noche | Juan Ignacio Lechuga
Llorente celebra el segundo tanto de la noche | Juan Ignacio Lechuga

Con la clara diferencia en el marcador, el Molde comenzó a dejar espacios y las transiciones sevillistas eran cada vez más claras. Coke avisó con una vaselina que el larguero escupió fuera del terreno de juego. El técnico rojiblanco decidió entonces dar entrada a Gameiro para aprovechar la situación y el francés se lo agradecería con el tercer tanto del encuentro. Un cuarto de hora después de saltar al campo, el delantero galo agarró el cuero en la frontal del área y se sacó un disparo seco que acabó en el fondo de las mallas, con la inestimable colaboración del guardameta noruego.

Sin reacción visitante

El Molde sin físico ni calidad para llegar arriba terminó por entregar la cuchara. El Sevilla no cejó en su empeño tratando de aumentar la renta para la vuelta, pero ya no conseguiría más goles. El espectáculo se desplazó a la grada donde los aficionados noruegos se dedicaron a entonar el nombre de su equipo acompañado de palmas y el resto de la grada sevillista no dudó a la hora de seguirles.

Sin ser el mejor partido, el Sevilla supo manejar los tiempos del partidos y conseguir dejar la eliminatoria casi cerrada. No habrá que confiarse, pues los noruegos aprovecharán sus opciones a la contra en el coqueto Aker Stadium y un gol tempranero podría complicar la situación. Tras volver a saborear las mieles de la Europa League, el equipo viajará a Vallecas para romper de una vez por todas la maldición lejos de Nervión.

VAVEL Logo