Real Madrid 2015/16: Kovačić, el comodín de los Balcanes
Foto | Beñat Escribano - VAVEL

Bien es cierto que Mateo no ha sido titular indiscutible durante toda la temporada. Es más, se cuentan con los dedos que ha jugado desde el inicio. Pero cuando el entrenador le ha necesitado, Kovačić ha cumplido con creces aquello que se le pedía. Si bien, la participación del croata esta temporada ha constado de tres fases, en las que no ha tenido demasiado protagonismo a pesar de ser petición expresa de Benítez en su llegada al banquillo blanco.

Benítez le llama a filas

Durante la etapa en la que el entrenador de la entidad blanca era Rafa Benítez, el croata contó con una confianza por parte del técnico. Esa confianza se traducía en minutos sobre el campo, algo que Kovačić no desaprovechó, aportando un viento fresco al centro del campo del Madrid cuando él salía, ya que además de dar consistencia a la linea central del equipo, el croata llegaba arriba para mejorar el ataque madridista. 

Su “mancha negra” llegó precisamente en el último partido de Benítez en el banquillo del Madrid. Fue en el partido contra el Valencia en Mestalla. Mateo había sido elegido para jugar de inicio, pero en el minuto 67 fue expulsado por una entrada totalmente innecesaria sobre Cancelo. El Madrid se quedó con 10, y pese a ponerse por delante, la inferioridad numérica le hizo estragos en el tramo final, donde el Valencia acabó empatando.

Llega de Zidane

Con la destitución de Benítez y la llegada de Zizou, la participación de Kovačić comenzó a disminuir, aunque a medida que fueron pasando los partidos, se fue haciendo con la confianza del nuevo técnico hasta terminar de nuevo por jugar. Algo parecido a lo que les sucedió a Casemiro y a Lucas Vázquez aunque en mucha menor medida.

Aún así, el croata estaba disputando menos minutos con Zidane. De los primeros 1800 minutos de Zidane en el banquillo blanco, el Mateo solo jugó 309. Mientras que con Benítez, había disputado 902 de los 2250 posibles. Pero de poco importan los datos y sí las acciones, algo que terminaría por ir en detrimento del jugador.

Málaga y Las Palmas, claves

En estos dos partidos sucederían las acciones que terminarían con Kovačic en el banquillo el resto de la temporada, a excepción de algunos minutos esporádicos. Tan solo dos detalles. Dos detalles que a Zidane no le gustaron para nada. El primero tuvo lugar en La Rosaleda contra el Málaga. Y es que en aquel partido, Kovačić perdió 15 balones, dando tan solo 47 pases buenos, algo inusual para un centrocampista del Real Madrid. Pero Zidane le dio una última oportunidad, contra Las Palmas en el Insular. Cuando el Madrid iba ganando 0-1 y sufriendo para mantener ese resultado, Mateo sacó una falta horizontal sin dirección, situación que aprovechó Momo para recuperar el balón, montar un contragolpe y regalar el gol a Willian José. Esa acción significó el empate de los “pio pio”, y si no hubiera sido por Casemiro, aquel partido habría terminado por hundir al Real Madrid en el campeonato liguero.

A partir de ahí, el croata jugó bastante poco, centrando el objetivo en la próxima temporada, en la que seguro que aprenderá de sus errores para triunfar en el conjunto campeón de Europa.

Liga BBVA Champions League Copa del Rey Total
Partidos jugados 25 8 1 34
Minutos jugados 1027 340 44 1411
Goles 0 1 0 1
Partidos como titular 8 3 0 11
Partidos jugados como suplente 17 5 1 23
Pases 684 308 33 1025
Balones recuperados 56 15 4 75
VAVEL Logo