Empate con sabor agridulce en Riazor
Florin Andone celebra un gol ante su afición | Foto: La Liga

Recibía Pepe Mel en Riazor, en su primer encuentro como entrenador del Deportivo de La Coruña, a un duro adversario como es el Atlético de Madrid del "Cholo" Simeone. Ambos conjuntos llegaban tras haber sufrido una derrota en la jornada del fin de semana, cada una de ellas importante por el rival que había delante. En el caso de los coruñeses, el Leganés, y por parte de los colchoneros el actual líder de la tabla, el Barcelona de Luis Enrique.

Comenzaba el encuentro con un Atlético de Madrid dominador. Los madrileños, tocados por la derrota ante el Barça, sabían que la victoria en Riazor no se les podía escapar, sino el cuarto puesto podría peligrar. En el once de los colchoneros faltaban hombres como Carrasco o Savic, pero la dupla atacante francesa formada por Gameiro y Griezmann no se perdería la cita de Riazor.

El Dépor por su parte comenzó esperando en su campo al Atlético. Pepe Mel sacaba de inicio un once con algunas variaciones respecto al partido de Leganés. Fayçal o Arribas eran las novedades más destacadas en el once.

El Dépor se adelanta

El Atlético tomaba las riendas en el inicio del partido. La movilidad y dinamismo de Correa, Griezmann y Gameiro estaban haciendo mucho daño en el Dépor.

En un saque de puerta, Oblak iba a cometer un gran error, cediendo el balón a Giménez en malas condiciones. El defensor iba a perder el esférico en favor de Florin Andone, quien no iba a perdonar la ocasión, convirtiendo así el primer tanto de la noche a favor de los gallegos. En la celebración el rumano iba a ver la cartulina amarilla por subirse a la grada con sus aficionados.

El gol hizo mucho daño al Atlético. A los mandos de Emre Çolak, el conjunto herculino le creaba muchos problemas a los colchoneros, quienes tenían muchas dudas en defensa. Llegaba el peligro a favor de los visitantes. En una acción personal de Correa, el argentino iba a obligar a Germán Lux a realizar una gran parada.

En la recta final de la primera mitad, el partido se convirtió en un ida y vuelta en el que los blanquiazules no conseguían convertir ninguna jugada en gol. A segundos del descanso, tras un saque de esquina, Mosquera iba a rematar de volea un rechace, obligando a Oblak a realizar la mejor parada del partido. Se llegaba así al tiempo de descanso en Riazor con el 1-0 favorable a los de Pepe Mel.

Tras la reanudación, el "Cholo" iba a por la remontada, introduciendo en el campo a Carrasco, Gaitán y Fernando Torres. En el minuto 69, Griezmann, con un zurdazo desde 30 metros, iba a batir a Germán Lux, poniendo el 1-1 en el marcador. 

Angustia en Riazor

El técnico herculino daba entrada a Bergantiños en lugar de un cansado Çolak. Un cambio claramente con tono defensivo para amarrar el punto. Posteriormente, Fernando Torres se iba a desmarcar en la frontal del área para conectar un duro disparo hacia Lux, quien consiguió despejar el balón mediante una gran parada.

Llegaba el momento angustioso del partido. Álex Bergantiños, en un duelo aéreo, derribaba a Fernando Torres, cayendo este inconsciente sobre el césped. Rápidamente saltaban las asistencias médicas al campo ante la angustia de todos los jugadores. Muchos de ellos se llevaban las manos a la cabeza. Tras unos minutos, el "9" rojiblanco se retiraba en camilla rumbo a la ambulancia que le esperaba fuera de Riazor. 

Poco más ocurriría en el campo. Ambos conjuntos parecían estar con la mente puesta fuera del partido por la situación dramática ocurrida minutos atrás. Finalizaría el encuentro con reparto de puntos para Dépor y Atlético. Los coruñeses le plantaron cara a uno de los mejores conjuntos de La Liga y se quedan a un punto del descenso, con un partido menos. Los colchoneros por su parte mantienen la ventaja de un punto sobre la Real Sociedad, quinta.

VAVEL Logo