Cuatro jugadores albiazules que se fueron al Athletic
Los cuatro jugadores alavesistas. Fuentes: 1 (twitter.com), 2 (xtasis.org), 3 (miathletic.com), 4 (twitter.com)

Además de la escuela de Lezama, el Athletic de Bilbao suele adquirir jugadores de otros clubes del País Vasco, aprovechando las diferentes situaciones que atraviesa el resto de equipos, cuando tienen la desgracia de descender de categoría o animados por su buen hacer en los diferentes equipos. El Deportivo Alavés es uno de esos casos. Varias han sido las ocasiones, en las que el club bilbaíno se ha hecho con los servicios de alguno de los jugadores del equipo albiazul. Vamos a analizar los casos más recientes, que están en el recuerdo de los aficionados alavesistas.

Arturo Igoroin Sanjurjo, "Sívori"

Nacido el 14 de septiembre de 1976, en la capital alavesa, se formó en los equipos de la cantera del Deportivo Alavés. Empezó jugando en Tercera División y pegó el salto al primer equipo en la temporada 1996-97, jugando en Segunda División. Debutó cuando el técnico del equipo albiazul, Txutxi Aranguren, sustituyó a Pedro Riesco por el joven Sívori, en el minuto 59 del partido que jugaba el Deportivo Alavés contra el Écija Balompié y que acabaría ganando por cuatro a cero.

Equipo del Deportivo Alavés, en Mendizorroza. Fuente: equiposdefutbol2.blogspot.es
Equipo del Deportivo Alavés, en Mendizorroza. Fuente: equiposdefutbol2.blogspot.es

A pesar de seguir teniendo ficha del equipo filial, siguió jugando en el primer equipo al año siguiente, año en el que el equipo consiguió el ascenso a Primera División y llegar a las semifinales de la Copa del Rey. Despuntó de tal manera en el equipo, que los técnicos del Athletic se fijaron en él y materializaron su traspaso, que se hizo efectivo en la temporada siguiente, permitiendo al jugador participar con su equipo en esa primera temporada de la vuelta a la División de Honor, tras 42 años. 

Una de las alineaciones habituales del equipo albiazul, con Sívori. Fuente: sotanodelfutbol.blogspot.es
Una de las alineaciones habituales del equipo albiazul, con Sívori. Fuente: sotanodelfutbol.blogspot.es

Fue un fichaje muy sonado porque el club rojiblanco abonó la cantidad de 348 millones de pesetas (casi 2 millones de euros), además de la cesión de Jon Solaun e Ibón Begoña. El debut del vitoriano en la Primera División con el equipo babazorro, se produjo en el partido que enfrentaba al Alavés contra el Betis y que, curiosamente, se tuvo que disputar en el viejo estadio de San Mamés, debido a las obras que tuvieron que hacer para adaptar Mendizorroza a la nueva categoría.

Arturo Igoroin, SÍVORI, en el banquillo albiazul. Fuente: deportivoalaves.com
Arturo Igoroin, SÍVORI, en el banquillo albiazul. Fuente: deportivoalaves.com

Después de haber jugado en el Deportivo Alavés durante 75 partidos, en los que marcó once goles, no tuvo suerte en su nuevo destino, ya que, después de jugar doce partidos y no marcar ningún gol, fue cedido al Córdoba. Ahí empezó su largo caminar por diferentes equipos: Córdoba, Leganés, Cartagena, Águilas, Caravaca, Mar Menor y La Unión, donde se retiró en la temporada 2013-14. Como resumen de su actividad en el fútbol en todos los equipos donde estuvo, podemos decir que jugó 454 partidos y marcó 73 goles. Actualmente, está ejerciendo como entrenador.

Igor Martínez Caseras

Nació en Vitoria-Gasteiz, el 19 de julio de 1989. Formado en la cantera albiazul, jugó la temporada 2007-08 en el equipo filial y pasó al primer equipo, donde jugó durante tres temporadas. Después de 51 partidos disputados y 4 goles marcados, al club bilbaíno le gustó su manera de regatear a los contrarios y sus escapadas habilidosas en el área y acabó fichándole en verano de 2010, entregando al Deportivo Alavés casi un millón de euros por su fichaje. Estuvo tres temporadas en el equipo filial de Lezama y pasó al primer equipo en la temporada 2010-11. Debutó en el estadio de El Molinón, saliendo de titular y cuajando una buena actuación, siendo el autor de la asistencia a Gurpegui para que marcase el dos a uno, en el minuto 29 de encuentro. Fue sustituido, mediada la segunda parte. Esa temporada participó en ocho encuentros.

Igor, en el Alavés. Fuente: xtasis.org
Igor, en el Alavés. Fuente: xtasis.org

La siguiente temporada, 2011-12, estuvo marcada por las lesiones, impidiendo al jugador brillar. Fue escasa su participación con el equipo. Pero al iniciar la temporada siguiente, salió como suplente en el partido que el Athletic jugaba contra el HJK Helsinki, de clasificación para la Europa League, y tuvo la fortuna de marcar su primer gol con los leones. Un tanto, que suponía el empate a tres en el marcador.

Igor Martínez, en su paso por el CD Mirandés. Fuente: losotros18.com
Igor Martínez, en su paso por el CD Mirandés. Fuente: losotros18.com

Sería a final de esa temporada cuando, después de 49 partidos disputados con la camiseta rojiblanca y tres goles marcados, abandonaría el Club para ir al Mirandés. Mucho se habló de su regreso al equipo albiazul pero, finalmente, se decantó por el equipo rojillo. Allí cuajó dos buenas temporadas, participando en 67 encuentros y marcando cuatro goles. Varios equipos se disputaban su interés a final de esa temporada, entre los que también se encontraba el Glorioso, pero fue finalmente el CD Lugo el que se hizo con sus servicios. Fichó para dos temporadas, lo que significa que este verano quedará libre, siendo todavía una incógnita su futuro inmediato.

Igor, con la camiseta del CD Lugo. Fuente: vavel.com
Igor, con la camiseta del CD Lugo. Fuente: vavel.com

En la temporada 2010-11 llegó a estar convocado con la selección nacional sub-21 para disputar los dos partidos que el equipo nacional jugó contra Croacia.

Óscar de Marcos Arana

Se puede decir que Óscar de Marcos Arana, nacido en el pueblecito de la Rija alavesa de Laguardia, el día 14 de Abril de 1989, es el jugador alavesista que se ha ido al Athletic y mejor rendimiento está dando al equipo bilbaíno.

Óscar jugaba al fútbol en uno de tantos equipos infantiles que disputan sus torneos los fines de semana. En su pueblo natal, participaba en un torneo de fútbol-7 y sus habilidades hicieron que los ojeadores del Alavés que estaban viendo los partidos, se fijasen en él y le llamaron para hacer unas pruebas en la capital. Así fue cómo, con apenas once años de edad, pasó a jugar en las categorías inferiores del equipo albiazul. Poco a poco, fue progresando y su juego hacía las delicias de los aficionados. Fue subiendo de categorías hasta que, a mediados de la temporada 2008-09, pasó al primer equipo, que militaba en Segunda División.

Óscar de Marcos, con la camiseta del Alavés. Fuente: deportivoalaves.com
Óscar de Marcos, con la camiseta del Alavés. Fuente: deportivoalaves.com

El club estaba atravesando sus peores momentos, inmerso de lleno en un proceso concursal a donde se vio llevado, tras la nefasta gestión del presidente ucraniano. Todo ello, motivó el descenso del equipo a la Segunda División B. La ocasión fue aprovechada por el equipo de Ibaigane y en el verano de 2009 se hizo con sus servicios, después de abonar 360.000 euros al Deportivo Alavés. La alegría de su padre fue inmensa, ya que veía a su hijo en el club del que era presidente de la peña que el equipo bilbaino tiene en el pueblo natal del jugador. Sin tiempo a prepararse, debutaba en la ciudad suiza de Berna, frente a los Young Boys, en competición correspondiente a la UEFA. Y, apenas un mes más tarde, marcaba su primer gol con la camiseta rojiblanca. Fue en el partido de la ida de la Supercopa de España, disputado en San Mamés frente al Barcelona. A pesar de marcar el gol del empate en el partido de Liga Europa con el equipo del Tromso noruego, fue un habitual suplente. Tanto esa temporada como la siguiente, le sirvieron para ir forjándose como jugador, ya que apenas jugó tres o cuatro partidos.

Óscar de Marcos, en un partido frente al Villarreal. Fuente: Mª José Segovia (vavel)
Óscar de Marcos, en un partido frente al Villarreal. Fuente: Mª José Segovia (vavel)

En la temporada 2011-12, llegaba a Bilbao Marcelo Bielsa, entrenador argentino que sustituía a Joaquín Caparrós y que le llevó la suerte al jugador de La Rioja alavesa. Se convirtió en titular indiscutible, le cambió de posición en el campo y, junto a Ander Iturraspe y Ander Herrera, se convirtieron en una media muy potente. Ese año llegaría el equipo a la final de Copa del Rey y la final de Liga Europa, siendo Óscar de Marcos uno de los titulares. Llegó a ser tan titular que, en los dos años que tuvo al argentino como entrenador, llegó a jugar 99 partidos, de los 110 posibles. La temporada 2013-14 le devolvió al banquillo, tras la incorporación de Ernesto Valverde como entrenador. Los buenos partidos realizados por Andoni Iraola hicieron que Óscar jugase menos de lo que quería. Pero en la temporada siguiente, una vez que Iraola había abandonado el Club, volvió a ser ese jugador indiscutible en casi todas las alineaciones.

Óscar de Marcos, disputando un balón a Ronaldo. Fuente: Dani Mullor (vavel)
Óscar de Marcos, disputando un balón a Ronaldo. Fuente: Dani Mullor (vavel)

No fue hasta el 20 de agosto de 2015 cuando Óscar de Marcos conquistase su primer título con la camiseta rojiblanca. Fue el la Supercopa de España, frente al Barcelona. Ha sido convocado por las selecciones nacionales sub-20 y sub-21, en las que llegó a jugar en uno de los encuentros y también fue convocado con la selección nacional, en 2015, aunque no llegó a debutar. 

Borja Viguera Manzanares

Este delantero, nacido el 26 de marzo de 1987 en la capital de La Rioja, tiene el honor de haber jugado en los equipos de las tres capitales vascas. Empezó su carrera futbolística en la cantera del club riojano Berceo, hasta que le fichó la Real Sociedad. Como todavía estaba en edad juvenil, fue cedido al Real Unión de Irún para jugar una temporada en su equipo de juveniles. Las dos temporadas siguientes jugó en la categoría nacional de juveniles, pero esta vez en las filas del equipo donostiarra. En la temporada 2006-07 pasó a las filas del equipo filial de la Real Sociedad, que militaba en la Segunda B. Su olfato goleador empezaba a dar sus frutos y alcanzó los 25 goles en las tres temporadas que jugó.

Con la camiseta de la Real. Fuente: mirealsociedad.com
Con la camiseta de la Real. Fuente: mirealsociedad.com

Pasó al primer equipo donostiarra en la temporada 2007-08, cuando el equipo militaba en la Segunda División. Estando en el equipo filial, alternaba algún partido con el primer equipo. Debutó el 15 de septiembre de ese año, frente a la UD Las Palmas, en el estadio Insular, venciendo por dos a tres. En la temporada 2009-10 fue pasado definitivamente al primer equipo y ahí consiguió el ascenso a la Primera División, aunque no participara más que en cuatro partidos.  Su debut en esta categoría lo tuvo un 29 de agosto de 2010, frente al Villarreal, en el que ganaron los blanquiazules por uno a cero. Su participación fue disminuyendo hasta el punto que, en el mercado de invierno, fue cedido al Nastic de Tarragona hasta final de temporada. Tuvo la suerte de marcar el gol que le dio la victoria frente al Albacete el día de su debut pero, apenas un mes más tarde, tuvo la desgracia de lesionarse de gravedad en una de sus rodillas. Se perdió todo lo que restaba de temporada. Una vez repuesto de la lesión, el equipo donostiarra volvió a mandarle cedido al Tarragona. No obstante, en el mercado de invierno, lo traspasó al Albacete hasta final de temporada.

Borja Viguera, celebrando uno de sus goles. Fuente: elconfidencial.com
Borja Viguera, celebrando uno de sus goles. Fuente: elconfidencial.com

En el verano de 2012, el Deportivo Alavés, que militaba en esos momentos en el pozo de la Segunda División B, se hizo con sus servicios. Jugó 33 partidos y marcó trece tantos. Esa contribución hizo que el equipo quedase campeón de su grupo y jugase contra el Jaén aquel duelo épico para ascender a la Segunda División. Todos recordamos su gol de penalti en el minuto 92, en el estadio de la Nueva Victoria, y su otro gol en Mendi, que sirvieron para que se hiciese realidad el ansiado ascenso. Esa temporada del ascenso fue la más gloriosa para el jugador. Jugó 42 encuentros y marcó 25 goles, que le sirvieron para levantar el trofeo Pichichi al máximo goleador de su categoría.

Borja Viguera, en San Mamés, con la camiseta del Athletic. Fuente: Ricardo Larreina (vavel)
Borja Viguera, en San Mamés, con la camiseta del Athletic. Fuente: Ricardo Larreina (vavel)

Esa capacidad goleadora no pasó desapercibida para los vecinos del Athletic y ese verano desembolsaron el millón de euros de su cláusula, para enrolarlo en sus filas. Debutó con los rojiblancos en la Liga de Campeones frente al Oporto, en San Mamés, en un partido que no fue capaz de superar el Athletic, sucumbiendo por cero a dos. Su participación en el equipo se fue apagando y su participación se limitaba a partidos en la competición europea y en la Copa del Rey y algunos minutos aislados en partidos de la Liga.

Viguera, en Ipurúa, con la camiseta del Sporting de Gijón. Fuente: Ángel Ezkurra (vavel)
Viguera, en Ipurúa, con la camiseta del Sporting de Gijón. Fuente: Ángel Ezkurra (vavel)

Eso hizo que, en el verano de esta temporada fichase por el Sporting de Gijón, equipo al que, curiosamente, le marcó en el estreno de la temporada anterior. Su participación en el equipo asturiano en esta temporada se cifra en 19 partidos, dos de ellos en la Copa del Rey, anotando un par de goles y estando en la triste situación que supone la posición tan desesperada en la tabla clasificatoria, que ha hecho que tengan un pie y medio para el descenso a la Segunda División.

 

VAVEL Logo