Resumen Sporting de Gijón 2016/17: Viguera, el delantero perdido
Borja Viguera en un entrenamiento con el Sporting | Foto: Diego Blanco (VAVEL España)

Resumen Sporting de Gijón 2016/17: Viguera, el delantero perdido

Borja Viguera fue uno de los jugadores con mayor participación al inicio de temporada, pero al final de la misma, estuvo más que desaparecido.

fanydc_10
Estefanía Domingo Carruébano

El principio de temporada fue, probablemente, un sueño cumplido para Viguera, procedente del Athletic de Bilbao. Nico Rodríguez pretendía hacer con él, y con Cop, una apuesta firme en la delantera sportinguista, relevando a un segundo plano a futbolistas como Carlos Castro, y tras la por aquel entonces reciente salida de Guerrero hacia las filas del Leganés. Parecía una manera muy buena de esclarecer el futuro del gol gijonés, que parecía haber abandonado a los rojiblancos el año anterior.

Jugó muchos partidos por delante del número nueve del Sporting, Castro, así como de compañero de Cop en muchas ocasiones. Pero su juego no convencía a nadie. Irregular, ineficaz de cara a puerta, y sin resultados claros cuando jugaba de pareja con alguno de los dos delanteros anteriormente mencionados.

Sin embargo, parecía que Abelardo tenía claro que el futuro del gol pasaba por sus botas. Entraba en todas las convocatorias, jugaba muchos minutos, siendo incluso titular, o saliendo desde el banquillo con tiempo suficiente para marcar (o al menos eso es lo que pretendía el entrenador).

Lo cierto era que los resultados no llegaban: pasaba desapercibido, sin pena ni gloria por ninguno de los campos a los que iba. Un jugador que podría reunir las cualidades suficientes como para poder describir el juego del equipo a lo largo de toda la campaña.

Carlos Castro parecía ser el mayor damnificado por la decisión del por aquel entonces técnico sportinguista: no contaba con minutos pero, cuando lo hacía, marcaba. Era mucho más eficaz que Borja Viguera y, sin embargo, el vasco seguía siendo el elegido para jugar en la punta de ataque, sólo, o con el croata acompañándole.

No fue hasta que Abelardo comprendió que ese camino sólo les llevaría al descenso (algo que, como todos saben, ya está más que confirmado), y le envió al banquillo y posteriormente a la grada, cuando el Sporting y su gol comenzó a funcionar. Algo que no les sirvió de nada, porque las oportunidades seguían siendo perdidas al borde del área. Por este motivo, no puede haber culpables claros para este descenso, aunque sin duda, uno de los perjuicios del equipo esta temporada fue haber dado minutos a un Viguera muy poco inspirado y acertado al inicio de temporada. Pocas dudas caben de que el jugador no dio, o no pudo dar, todo lo que tenía que ofrecer a los gijoneses. 

VAVEL Logo