La efectividad vence al corazón
Balón disputado en los instantes finales del encuentro

Ambiente espectacular en el Municipal de Marbella para vivir uno de los partidos de la jornada entre dos equipos que aspiran a todo pese a ser precavidos con sus objetivos. En el ambiente se respiraba ilusión y ganas por parte de la afición blanquilla y algunos militantes de distintas peñas del Mérida. Daba comienzo una temporada más y no había mejor manera de hacerlo que con una victoria. Para añadir más emoción al encuentro, aun si cabe, Mehdi Nafti se reencontraría con su antiguo equipo al que consiguió mantener en puestos de playoff durante toda la temporada anterior pero algunas diferencias con la directiva harían que su futuro tuviese que florecer en otro lugar.

Comienzo esperado

Los onces eran los esperados ya que ambos entrenadores han ido probando cosas en los distintos amistosos de pretemporada y no hubo ninguna sorpresa de última hora en las alineaciones. El partido comenzaría como era esperado, ambos equipos saltaban al campo con las dudas que te depara un debut liguero, nervios con la pelota y un gran desgaste físico cuando carecían de ella. Pronto empezarían a llegar las primeras oportunidades para el equipo visitante fruto de los errores defensivos de la zaga marbellí pero Wilfred solventaría todas las dudas con varias paradas de mucho mérito. El partido se desarrollaba de una manera muy tranquila en el centro del campo ya que los equipos buscaban balones largos a las espaldas de los defensas pero éstos no caían en la trampa y eran capaces de solventarlo sin ningún tipo de problema.

Por parte del conjunto costasoleño, la conexión Corpas-Hevia-Luis Rioja comandaría todas las ofensivas que intentarían poner por delante a su equipo. El Marbella se ceñía a lanzar balones en largo y abusar del juego directo pero el resultado no estaba siendo el esperado. Justo antes del descanso, cuando mejor se encontraba el Mérida, llegaría el primer gol del partido, obra de Chus Hevia tras un gran centro de Corpas, la dupla llegada de Linares comenzaba a dar sus frutos. Se llegaba al descanso con más oportunidades para los visitantes que para el propio conjunto local pero en esto del fútbol lo más importante es marcar goles y el Marbella lo estaba cumpliendo.

Cambio de mentalidad

La segunda parte comenzaba con un guion parecido al de la primera parte pero con un conjunto local que llevó a cabo un estilo de juego mucho más práctico al contar con la ventaja del gol. Añón pudo sentenciar el partido en dos ocasiones que llegaron prácticamente seguidas pero el portero emeritense permitió a su equipo seguir luchando por puntuar en un feudo complicado.

Los últimos quince minutos de encuentro fueron un completo desbarajuste ya que el partido se rompió por completo y los equipos dejaban el aliento que les quedaba en el campo por conseguir sus objetivos. El cuadro emeritense tuvo dos oportunidades para igualar el encuentro pero el Marbella se aprovechó de la vulnerabilidad de la defensa visitante y conseguiría sentenciar con gol de Corpas al recibir un gran centro de Luis Rioja. Este gol era el resultado de tanto esfuerzo desechado en la segunda mitad por defender el resultado.

Victoria esperanzadora

El Marbella comenzaba una temporada más sumando los tres puntos, intentarán igualar la gesta realizada en la temporada anterior en la que consiguieron nueve victorias seguidas firmando uno de los mejores inicios del fútbol europeo. La afición estaba encantada con el equipo ya que había solventado todas las dudas que había dejado en una pretemporada llena de altibajos en las que se habían sufrido varias goleadas. El Mérida tendrá que mejorar con el paso del tiempo como ya hizo la temporada pasada, sumó muchos más puntos en la segunda vuelta que en la primera, Mehdi Nafti tendrá un gran trabajo por realizar.

Corpas Pt: 3
Chus Hevia Pt: 2
Javi Gómez Pt: 1

 

VAVEL Logo