No es temporada de pepinos para el Atlético de Madrid
Jan Oblak atajando una de las ocasiones más claras del encuentro / FOTO: Club Atlético de Madrid / Ángel Gutiérrez

El partido ha comenzado bastante irregular por parte de ambos conjuntos, el Leganés no sabía cómo atravesar al Atleti y el Atleti no sabía cómo meterle miedo al Leganés. Esto hizo que no hubiera prácticamente ocasiones y que el partido fuera dominado por el centro del campo, mucho toque, muchísimo robo de balón, pero muy poco o nada de ninguno de los dos equipos en ataque y las defensas solo teniendo que intervenir en ocasiones contadas y sin mucho peligro.

El Atlético de Madrid salió al partido con tres defensas, ya que los laterales izquierdos del Atleti estaban fuera de la convocatoria por lesión. Cinco centrocampistas buscaron mantener la posesión, aunque no le sirvió de mucho, ya que no se generaron ocasiones por falta de ideas por parte de los del Cholo Simeone. En la delantera, Antoine Griezmann y Vietto buscaron hacer algo de peligro sobre la porteria del Pichu Cuellar, pero, el argentino no está y lleva sin estar tres temporadas, aa pesar de su cesión al Sevilla, que podría haberle venido bien, y aunque se le siguen dando oportunidades para que se quite el yugo del gol de encima, y aunque se esfuerza, corre, lucha y lo intenta, no le sale nada al argentino que fue sus tituido por Fernando Torres. Por su parte el francés tampoco hizo un gran partido y aunque también lo intentó y tuvo alguna llegada no fue capaz de derribar el muro que los de Asier Garitano tenian construido al rededor de su área. Correa, esta vez en banda, no tuvo la lucidez de otros encuentros y tampoco cuajó un buen partido, en parte, por lo bien que trbajaron los defensas del Leganés que pararon continuamente al delantero rosarino del Atlético de Madrid. Fernando Torres tampoco tuvo su dia y no apareció en los treinta minutos que estuvo sobre el verde de Butarque.

En la primera parte solo hubo dos tiros a portería, uno por cada equipo, y dos ocasiones de gol, una por cada equipo, es decir, partido muy poco vistoso por parte de ambos equipos. Bouveu tuvo varias escapadas que, gracias a su velocidad, pudieron causar peligro sobre la portería de Oblak.

Después del descanso el Leganés salió con las ideas mucho más claras que el conjunto rojiblanco, este, por su parte, seguí sin ideas, sin saber a qué jugar y sin poder crear juego ni ocasiones. Los pepineros comenzaron a jugar al contraataque y crearon varias ocasiones peligrosas que un estelar Jan Oblak consiguió atajar y que le convirtieron en el mejor jugador del Atlético de Madrid en este partido.

Los del Cholo buscaron crear ocasiones, pero tras los cambios de Simeone, poco acertados también, dejaron de buscar crear para buscar el “a ver qué pasa” o el ir a la desesperada. El Lega lo vio muy bien y tuvo una tercera ocasión de la mano de Amrabat que sacó providencialmente Jan Oblak.

Los pocos jugadores a destacar del partido por parte de los colchoneros fueron Oblak indudablemente, Carrasco, que salió sustituyendo a Correa y cuajó unos buenos minutos, Griezmann sigue sin estar, Gabi jugó bien y Torres que lo intentó.

Por parte del equipo pepinero Szymarowski estuvo intratable todo el partido en ataque y en defensa, Amrabat jugó buenos minutos, y Bouvue también creó peligro y ocasiones.

Al final, el partido terminó en empate y hubo reparto de puntos en un partido que dejó a los pepineros más contentos, a pesar de haber podido ganar, que a los jugadores y afición colchonera que se fueron a casa sin levantar cabeza y deseando despertarse de el largo sueño en el que los del Cholo llevan sumidos los últimos dos partidos.

VAVEL Logo