Entrevista. Manolo Sanlúcar: "No creo que los jugadores forzaran mi destitución"
Sanlúcar posando con la bufanda del Real Murcia el día de su presentación. Imagen: Comunicación Real Murcia.

Manolo Sanlúcar (Bornos, 1972) ya no es entrenador del Real Murcia. Así lo hizo oficial el club murciano el pasado lunes, cerca de las diez de la mañana, con un escueto comunicado encabezado por la frase "El Consejo de Administración cesa a Manolo Sanlúcar".

Asimismo, "el club le agradece al entrenador andaluz su trabajo y esfuerzo y le desea suerte en su futuro profesional", finalizó. Al día siguiente Sanlúcar cuelga dos tweets en su cuenta personal de Twitter para explicar escuetamente su adiós. Pasadas las horas y estando ya en su tierra natal descansando, Manolo Sanlúcar atiende a VAVEL.

Pregunta. ¿Cómo te sientes tras ser destituido como entrenador del Real Murcia?

Respuesta. Con la conciencia tranquila, porque es una situación incontrolable. Ahora estoy desconectando y asumiendo mi parte de culpa en cuanto a la mala clasificación del equipo en liga.

P. Más allá de los resultados, que es algo obvio, ¿qué cree que ha fallado para que no sigas en el club?

R. Como bien dices, los resultados lo marcan todo y esa es la clave. Pero considero que ha faltado un poco de tranquilidad y paciencia, de creer en un proyecto que han puesto en manos de un entrenador, sobre todo en la parte que no ha sido la dirección deportiva, no han asumido el mal inicio y esperado a que el equipo reaccionara en un tiempo prudencial, que no es el que hemos tenido.

Hacemos un esfuerzo para alcanzar un objetivo a corto plazo como era el de la Copa del Rey. Se consigue, y en el siguiente partido tras la competición copera  ya se toma la decisión, cuando el vestuario estaba bien, preparado para salir adelante, tan solo a falta de los resultados y de la confianza que te da la consecución de estos.

"La destitución la marca que la afición pitara mirando hacia el palco, no han sabido aguantar esa presión"

P. ¿A quién te refieres en la frase “A partir de ahí la destitución la considero injusta y una falta de respeto de la gente que no es de fútbol en el club”?

R. Teniendo presente que los resultados no han sido los esperados, la destitución la marca que la afición pitara mirando hacia el palco, no han sabido aguantar esa presión. La dirección deportiva me ha mostrado siempre su confianza, a sabiendas de que había que conseguir victorias. Me transmitieron que tendría cuatro o cinco partidos después de la Copa, cuando nos íbamos a enfrentar a rivales de la zona baja, jornadas propicias para ganar encuentros y colocarnos en la zona alta y a partir de ahí ya intentar asaltar el primer puesto, que era el objetivo.

P. Has dirigido al Real Murcia durante diez partidos y has confeccionado diez alineaciones distintas, ¿es significativo este hecho en relación al rendimiento que ha mostrado el equipo?

R. Independientemente de que soy un entrenador que quiere que el jugador sea partícipe, que sienta al inicio de la semana de trabajo que puede tener un papel importante el domingo, además de que estábamos inmersos en dos competiciones. Desde el club se le dio mucho valor a la Copa, ganar los tres partidos y estar en dieciseisavos era un objetivo a corto plazo, entonces esto condiciona las alineaciones. Pretendíamos que todo el mundo estuviera fresco, por ello dividimos el grupo y teníamos un esquema para la Copa y otro para la liga.

P. ¿Estabas contento con la plantilla que se conformó en verano o alguna de tus peticiones no fue escuchada por el director deportivo (Deseado Flores)?

R. Todos los jugadores que estaban en la plantilla o que han llegado han sido mediante el consenso con la dirección deportiva. Teníamos la plantilla que queríamos. Después, en el transcurrir de la temporada los futbolistas pasan por mejor o peor forma, hay futbolistas de los que esperaba algo más de ellos, aunque es cierto que es muy pronto, porque hay jugadores a los que les cuesta más empezar. El grupo estaba trabajando bien, muy responsabilizado con el objetivo del club, y en ese aspecto no tengo dudas, estoy contento con el esfuerzo, más allá del nivel de acierto.

"He creído en los jugadores hasta el final, no creo que hayan intentado que me despidieran, pero tampoco puedo poner la mano en el fuego por ellos"

P. Los aficionados del Real Murcia han manifestado que en estos últimos partidos algunos futbolistas no lo han dado todo para conseguir los resultados, ¿compartes esta percepción?

R. El rendimiento no ha sido bueno, la clasificación lo refleja, si no hubiera sido así ahora mismo no estaríamos con esta entrevista, pero no solo de los jugadores, también el mío. Se habla de que ha habido jugadores que han tratado de no rendir para que a mí me despidieran, eso no lo creo, pero no puedo poner la mano en el fuego porque no estoy dentro de sus cabezas. Lo que sí puedo decir es que yo he creído en ellos hasta el final.

Foto: NACHO GARCÍA / AGM
Foto: NACHO GARCÍA / AGM

P. Empezaste con un esquema (4-1-4-1) en el mal partido frente al Écija y ya en el siguiente en casa contra El Ejido, al que goleasteis, introdujiste otro (4-4-2) que se ha mantenido más o menos con regularidad, ¿te arrepientes de este cambio?

R. Me gusta más el 4-1-4-1, es el esquema que más he implantado en mis equipos, pero al final te tienes que adaptar al rendimiento de los jugadores. Cuando empezamos usamos ese dibujo, pero el rendimiento tan alto que nos estaban dando Víctor Curto y Pedro Martín hizo que tuviéramos que renunciar a esos tres jugadores por dentro. A partir de ahí, fuimos un equipo más directo, pero eso nos costó perder el control del juego. Esto, unido a que estábamos también disputando la Copa, hizo que siguiéramos por esa línea porque los resultados hasta que llegó el partido del UCAM no estaban siendo malos, faltaba dar un poco de continuidad a las victorias en casa y meternos arriba.

También hemos utilizado ese sistema (4-4-2) en Copa frente al Racing de Ferrol, que es quizás el partido más completo que hemos hecho, donde mantuvimos una línea de buen juego durante el mayor tiempo. Queríamos mantener a los jugadores que nos estaban dando un rendimiento alto a la vez que fuéramos un equipo dominador, que tuviera el control del juego en campo contrario mucho más tiempo, que es lo que nos hacía falta. Cuando analizábamos lo que nos pasaba, veíamos que esa gestión del balón no era buena y que todas las acciones que nos creaban los rivales venían precedidas de pérdidas nuestras que nos castigaban tremendamente, como por ejemplo en los dos goles del choque frente al UCAM.

P. Después de perder en el derbi con el UCAM, ¿el club te transmitió tranquilidad o ya percibiste que si no ganabas los siguientes partidos serías cesado?

R. Un entrenador cuando no gana sabe que es algo que puede suceder, lo tenemos asumido desde que nos sacamos el título. La dirección deportiva siempre me ha transmitido confianza en mi trabajo, en poder salir de esta situación, porque al final todo se resume en encadenar dos victorias que le den tranquilidad al equipo. En cuanto consiga ganar dos partidos o tres, que lo hemos podido hacer, el nivel del equipo subirá. Lo que sucedió en los últimos veinte minutos del encuentro del domingo frente al Mérida ratifica toda esa ansiedad, ese miedo a perder lo que tienes cuando el resultado es corto y el final del partido se acerca. Confiaba ciegamente en que lo podíamos hacer y la dirección deportiva también. A partir de ahí, éramos conscientes de que había que ganar.

P. Desde que Raúl Moro y su equipo llegaron al Real Murcia hace un año y medio han salido dos entrenadores que, obviamente, eligieron ellos y ambos os habéis ido molestos con el club. ¿A qué crees que se debe esto?

R. No me voy molesto con el club, estoy muy agradecido. Hay muchas personas que han estado genial conmigo, desde la dirección deportiva, el personal de las oficinas, el cuerpo técnico, delegados, médicos… David Karanka (segundo entrenador), Fran y Manolo (recuperadores) son gente espectacular, profesionales como la copa de un pino, muy buenas personas todos, cuando me he ido les he agradecido el apoyo y estoy encantado por haber podido trabajar con ellos. Lo único que he querido manifestar con mi carta es lo que pensaba, aunque no me gusta el revuelo que se ha formado, sentía que debía hacerlo. Son situaciones incontrolables por mí que creo que han forzado el cese, pero tengo claro que debido a la clasificación me tengo que ir.

P. ¿Recomendarías a otros entrenadores que aceptasen el reto de sentarse en el banquillo del conjunto grana con los actuales integrantes de la dirección deportiva y con la presión que existe?

R. Totalmente. Entrenar al Murcia, aunque ha sido una experiencia corta, a mí me sirve de mucho, me va a mejorar mucho. Ha sido un honor entrenar a un club de la historia del Murcia. Es una pena, porque yo tenía la ilusión de ser el entrenador que lo ascendiera de categoría, pero no ha podido ser. No tengo dudas, a cualquier técnico de este país le gustaría dirigir a un equipo como el Real Murcia.

P. ¿Qué opina de que Víctor Basadre, técnico del filial, vaya a dirigir al primer equipo, en principio de manera interina?

R. Me parece genial. En esa decisión Deseado (director deportivo) ha sido valiente, confía plenamente en Víctor, yo creo que está preparado, lo que hace falta es que le acompañe la suerte, que sea capaz de ganar el primer partido y que se cree esa confianza en el entorno del club. Ojalá tenga tranquilidad para trabajar, le deseo toda la suerte del mundo para que pueda terminar cumpliendo el objetivo.

 

VAVEL Logo