¿Dónde está la lucha?
Otra derrota que hunde al Submarino amarillo | Foto: LaLiga

Cuando un equipo pierde por completo su identidad, cuando los jugadores dejan de creer en lo que el míster les pide, no se es capaz de vencer a ningún rival. El Cádiz de hoy ha vuelto a cometer los mismos fallos, o más si cabe, que cometió la jornada pasada en Lorca. Hasta tres oportunidades desde el punto de máximo castigo ha desperdiciado el equipo amarillo, que veía como Osasuna, sin haber generado peligro en ninguna fase del partido hasta el momento, les pintaba la cara en la recta final.

Rubén Cruz titular, Dani Romera a la grada

Empezaban los locales con novedades en sus filas. Rubén Cruz partía de titular y Dani Romera se caía de la convocatoria. En el banquillo, la esperanza cadista esperaba su oportunidad. Álvaro García, ya recuperado de su lesión pero sin encontrarse al cien por cien de sus facultades, se volvería a reencontrar con el Carranza. Otro jugador que volvía a la que un día fue su casa era Aridane, vestido esta vez de rojillo, salía como pieza clave en la defensa de Osasuna.

Foto: La liga
Foto: La liga

Gran ocasión que el Cádiz no supo aprovechar

Los primeros compases del partido estuvieron marcados por el siempre inoportuno viento de levante, que acucia a la ciudad cada vez que le viene en gana. A los quince minutos, Sergio Herrera atrapaba el balón al saque de un córner, pero agredía a Servando en una acción completamente innecesaria. El árbitro señalaba penalti, pero no mostró más que tarjeta amarilla al guardameta, quien debió ser expulsado. El encargado de lanzar la pena máxima sería Aitor García, que falló tras un disparo flojo y a media altura. Ideal para la estirada del portero, que tras la parada se dirigió a la grada golpeándose el pecho.

No hubo más acciones de verdadero peligro en ninguna de las dos áreas, tan solo fases de un Cádiz que encerraba a los visitantes en su campo, pero sin generarles mayor perjuicio. Osasuna tan solo llegaría a la meta defendida por Cifuentes en algún que otro lanzamiento de esquina.

Foto: La liga
Foto: La liga

Tras el descanso, otros dos penaltis que no entraron

Se reanudaba el partido con los rojillos como protagonistas. El equipo de Diego Martínez colgó una falta lateral que remataba Oier y se marchaba pegada al palo. En el minuto 57, Álvaro Cervera sustituía a Aitor García y daba entrada al esperado Alvarito.

Foto: La liga
Foto: La liga

Diez minutos después, el colegiado volvía a pitar penalti a favor de los gaditanos. Esta vez sería Aridane quien derribó a David Barral cuando este se disponía a controlar un balón en el área. Él mismo fue quien cogería la pelota y la colocara en el punto de penalti. De nuevo, Sergio Herrera detenía el lanzamiento, pero el árbitro mandaba repetir el disparo por invasión de área. Osasuna no daba crédito, el Carranza tampoco. ¿Sería capaz de marcar a la tercera ocasión desde los once metros? No. El experimentado ariete volvía a cargar con la responsabilidad, y otra vez repelía Sergio Herrera. Ver para creer.

Foto: La liga
Foto: La liga

Osasuna, al ataque

El Cádiz, hundido por los fallos, Osasuna motivado y venido arriba para los últimos veinte minutos. El final, era de esperar. Xisco, quien acababa de ingresar en el rectángulo de juego, recogía el esférico tras una buena combinación de su equipo, y lanzaba cruzado ante la estirada insuficiente del portero. Tan solo un minuto después, el propio Cifuentes salvaría a su equipo en un mano a mano que erró Quique.

Foto: La liga
Foto: La liga

Cervera introducía a Alberto Perea y a Carrillo para intentar salvar un punto, pero de nada serviría. Marcos Mauro caía lesionado y el Cádiz tenía que jugar los minutos finales con un jugador menos. Este hecho marcó definitivamente el encuentro, pues en una contra bien ejecutada, De las Cuevas controlaba y definía por bajo ante la atónita y última mirada de los aficionados hacia sus jugadores. La estampida de seguidores para marcharse del estadio fue tan masiva como dolorosa la derrota.

Foto: La liga
Foto: La liga
VAVEL Logo