Duplas de verde y blanco
Rubén Castro y Jorge Molina celebrando un gol en el Benito Villamarín.

Últimamente León y Sanabria nos están dejando momentos de oro en esta temporada, ¿será la nueva era de otra dupla de oro tales como...?

Lecue y Unamuno

Mítica pareja de los años 30, época gloriosa para el club verdiblanco. En la delantera, Simón Lecue y Unamuno se convirtieron en una de las más temidas delanteras de la liga españolas durante esos años. Gracias a su complicidad, su conexión, su manera de juego definida y por supuesto sus goles, consiguieron que el Real Betis levantara su único título liguero. Unamuno fue un gran goleador del Betis, una de las primeras estrellas nacidas en el equipo bético. Éste sería dueño de los 3 goles del mítico 0-5 ante el Racing de Santander, también con gol de Lecue y de Caballero. Pareja comprometida que se atrevía con cualquier portería rival, estandartes de ganar la primera y única liga que convertía al Real Betis Balompié en el primer equipo andaluz que se proclamaba campeón de la liga española, equipo dirigido en aquel entonces por Patrick O'Connell.

Gordillo y Poli Rincón

Dos figuras icónicas del Real Betis Balompié. Rafael Gordillo por la banda izquierda y el talentoso delantero Poli Rincón. En las ocho temporadas que jugó en el Betis, marcó un total de 105 goles oficiales (78 en liga, 12 en copa, 4 en Copa de la liga, 1 en Copa de la UEFA y 10 con la selección española), convirtiéndose en el uno de los futbolistas que más tantos marcaría en toda la historia del Real Betis Balompié. La banda izquierda temblaba con estos dos ilustres personajes dentro de un Betis de subidas y bajadas. Gordillo en su palmarés luce la Copa del Rey de 1977. Permaneció 9 temporadas en el primer equipo verdiblanco, desde la temporada 76-77 a la de 84-85. jugando durante ese periodo 237 encuentros de liga en los que marcó 18 goles.

Jarni y Finidi

Finidi George, un extremo nigeriano talentoso y habilidoso con una gran zancada y un estilo propio. En sus cuatro años defendiendo la elástica verdiblanca jugó 130 partidos y anotó 38 goles, una cifra nada desdeñable para tratarse de un jugador de banda. Entre los béticos y las béticas, Finidi se hizo amo y señor de la banda derecha del ataque bético y se metió a la afición en el bolsillo, quien le puso el mote de ''La sombra juguetona'', junto con la zurda de oro de Robert Jarni, que sabía tocar el balón en el área. Con 19 goles en tres temporadas, se convirtió en todo un ídolo en el Betis formando una sociedad casi perfecta junto a Alfonso y Finidi.

Era una dupla de gran calidad con balón, tienen bastante personalidad a la hora de ir a la ofensiva, jugaban, tocaban. Finidi sabía definir la jugada y Jarni la acababa majestuosamente con su táctica.

Alfonsito y Pier

Una breve pero intensa pareja a manos de Lorenzo Serra Ferrer donde el mago de las botas blancas y este italiano que provenía del Tenerife, dejó a la afición bética sorprendida por su filiación y su juego. Es más, Pier y Alfonso Pérez Muñoz debutaron juntos en Heliópolis el 9 de septiembre de 1995, en un Betis-Zaragoza en el que marcaron ambos, en el que el club verdiblanco ganaría por 3 goles a 1. El mago de las botas blancas anotó 69 goles en liga, es uno de los mayores goleadores de la historia del Real Betis Balompié.

Oliveira y Edu

Estos dos brasileños ya convertidos en leyendas, fueron detonantes en el equipo durante su estancia. La delantera formada por Edu y Oliveira consiguió hacer historia entre los aficionados del Villamarín. Consiguieron la Copa del Rey de 2005, la cual Oliveira fue el dueño del primer tanto verdiblanco en el Vicente Calderón ante Osasuna. Para Edu era el primer año en el equipo verdiblanco, y aque fue fichado para la temporada 2004-2005. En la temporada 2006-2007 dos goles de Edu nos sirvieron para no bajar al infierno de segunda, a tres puntos del descenso. Inclusive esta mítica dupla brasileña nos lanzaron a puestos de la Copa de la UEFA. La calidad y la complicidad de los dos brasileños le permitió al Betis aspirar a puestos europeos y buenas posiciones ligueras. Cuando uno de los dos faltaban, (por ejemplo, lesión) el equipo hispalense no funcionaba igual. La potencia de Oliveira y la astucia de Edú consolidó la zona ofensiva del Real Betis.

Rubén Castro y Jorge Molina

Una de las últimas duplas la cual todos tenemos aún en mente, dueños de una magnífica conexión y compenetración de delanteros y grandes asistentes del gol entre ellos. El canario, historia viva del Real Betis Balompié y el alcoyano entraron a la vez en 2010, estando el Betis en Segunda División y en esa misma temporada subieron a primera. Aquella campaña, el canario fue uno de los máximos goleadores de la categoría con 27 goles en su haber, por los 18 que hizo el de Alcoy.

Poco a poco esa unión se fue consolidando, siendo los dos referentes verdiblancos en la zona ofensiva del Real Betis. Entre ambos llevaron 200 goles, 77 Molina y 123 de Rubén Castro hasta la marcha del alcoyano al Getafe.  

VAVEL Logo