El peligro de vivir de la nostalgia
El peligro de vivir de la nostalgia | Fuentes: Valencia CF

Ocho victorias, tres empates, 27 puntos. 30 goles a favor y 11 en contra. Santi Mina, Zaza y Rodrigo con un total de 20 goles en apenas 12 partidos (11 de liga más el de Copa). 


Son datos que quizás más de uno de ustedes ya conocían, no obstante, nunca viene mal recordarlos para valorar el momento histórico por el que está atravesando el Valencia Club de Fútbol. Si uno hace memoria, no recordará un momento tan bueno del equipo, en liga, desde el Valencia de Benítez del año 2003-2004 (y por aquel entonces en la jornada 11 el equipo constaba de siete victorias dos derrotas y dos empates). 

La comparación de ambos equipos (el de 2004 y el actual), se está haciendo cada vez más repetitiva. En los comentarios televisivos no cesan las frases del estilo "este Valencia, muy similar al de Benítez", o "este Valencia tiene un aire al que ganó la liga en 2004". De hecho, hasta el propio twitter de la liga de futbol profesional, publicaba hace unos días un tuit en el que instaba a la elección entre los jugadores de aquella época o los de esta (dejando un equipo la mar de curioso). 

Tuit de la liga. Fuente: @laliga
Tuit de la liga. Fuente: @laliga

Que la situación actual del club da para emocionarse, eso nadie lo niega ni por un instante. Ahora, atreverse a comparar a aquellos jugadores que ganaron la liga con los actuales, puede ser un peligro tanto para la afición como para la plantilla.

Puede ser un peligro para la afición por empezar a exigir a sus jugadores aptitudes que no tienen. Dani Parejo no tiene la potencia que tenía Rubén Baraja, pero quizás si que tenga un poco más de técnica. Murillo no tiene el carácter que tenía Carlos Marchena, pero quizás si que haya demostrado la misma efectividad. Y Rodrigo no tiene, ni por asomo, la clase que tenía Pablo Aimar, pero quizás si que tiene más olfato goleador.


Diferencias claras entre jugadores distintos, que sin embargo, han logrado constituir un equipo similar: compacto, férreo y rocoso. Quizás atreverse a equiparar el equipo actual con el de 2004 no sea tanta locura, pero comparar a los jugadores de la presente campaña, con los campeones de la liga de Benítez, no tiene sentido alguno. 

Y, lógicamente, el peligro al que se expone a los jugadores cuando se les aplica la presión de compararles con un Valencia que marcó época. Un Valencia que marcó época, pero que a día de hoy quien sabe si lo haría. Aquel Valencia comandado por Cañizares y David Albelda, logró ganar una -más que meritoria liga-, obteniendo "solo" 77 puntos.
Si se analizan los datos, uno se da cuenta de que la última vez que hicieron falta esa cantidad de puntos para obtener el título de campeón de liga, fue en la temporada 2006-2007, donde el Real Madrid cosechó 76 puntos.


Desde entonces, la frontera de puntos para ser campeón nunca ha bajado de 85, destacando los 100 logrados por Real Madrid y Barcelona en las campañas de 2012 y 2013 respectivamente. De hecho, para que el Atlético de Madrid lograra levantar la deseada liga, tuvo que obtener la friolera de 90 puntos, y eso que ese año se consideró que Real Madrid y Barcelona hicieron una temporada "floja" (cuando lograron 87 puntos sendos clubes).

Cierto es que el Real Madrid no ha empezado bien el curso -no duden de que reflotará-, y que el Barcelona ha empezado con dudas (y aún así ya lleva 31 puntos). El Valencia no juega Europa, la afición está volcada, y se dan una serie de condicionantes que hacen que se den las circunstancias idoneas para soñar. Pero no hay que confundirse: este Valencia tiene licencia para soñar, pero será un peligro soñar que lo de 2004 es similar a lo de ahora. Los sueños sueños son, pero nunca son deja vues de lo vivido en el pasado

VAVEL Logo