Los cinco mejores defensores de la historia del Betis
Juanito, el último gran defensor bético. Foto: Real Betis

El partido contra el Girona el pasado sábado dejó bien clara cuál es la gran carencia del Real Betis de Quique Setién, y esa es la defensa. Hasta el momento, los verdiblancos han encajado 27 goles en lo que va de Liga, una cifra que mete en duros aprietos a la delantera bética, que por contra, funciona mejor que nunca en Heliópolis. Sin embargo, el Betis ha tenido grandes defensores a lo largo de su historia, como a continuación se van a enumerar; yugoslavos, históricos de la selección española, e incluso hijos de grandes defensores béticos...

5º - Faruk Hadžibegić

Hadzibegic es actualmente un conocido entrenador en Francia. Foto: Wikimedia Commons
Hadzibegic es actualmente un conocido entrenador en Francia. Foto: Wikimedia Commons

Faruk Hadžibegić llegó al Real Betis en el verano de 1985 procedente del FK Sarajevo, donde era una estrella consagrada de Yugoslavia. Militando en filas béticas, Hadzibegic tuvo una corta pero intensa experiencia en el fútbol español. En total, jugó 83 partidos en sus dos temporadas como béticos, donde participó en 32 victorias, 23 empates y 28 derrotas en un Betis en tierra de nadie. El primer año, el Betis terminó 8º en Liga, justo por encima del máximo rival, el Sevilla. Sin embargo, su mejor año sería el segundo, pues jugó 41 partidos de liga de 42 posibles, y marcó 5 goles, lo que le puso en la lupa de los clubes europeos. El por aquel entonces yugoslavo pedía más dinero para quedarse en la entidad, pero sus exigencias no pudieron ser cumplidas y acabó recalando en el FC Sochaux. Retornó a la entidad verdiblanca para ser el entrenador del primer equipo en el año 2000 para terminar la campaña e intentar evitar el descenso, pero el esfuerzo fue en vano; 2 victorias y 1 derrota mandaron al Betis a segunda con Atlético y Sevilla.

4º - Roberto Ríos

Roberto Ríos despeja el balón en un derbi. Foto: Betisweb.com
Roberto Ríos despeja el balón en un derbi. Foto: Betisweb.com

Roberto Ríos fue el único jugador íntegramente criado y desarrollado en la entidad verdiblanca de los componentes de esta lista. Hijo de Eusebio Ríos, su padre fue uno de los centrales de mayor renombre de la historia del Betis, disputando 218 partidos con los heliopolitanos entre 1958 y 1968. A lo largo de su periplo con el Real Betis, Roberto Ríos disputaría 114 partidos, anotando 11 goles y consiguiendo ser convocado con la selección para jugar 11 partidos. Fue uno de los integrantes esenciales de la época de oro bética, el “Eurobetis”, cuya culminación llegaría con la clasificación para la Final de la Copa del Rey de 1997, perdida contra el FC Barcelona. Tras la final, Roberto Ríos se marcharía al Athletic de Bilbao en lo que sería uno de los fichajes más caros de la historia de los bilbaínos, marcando así el inicio del declive del “Eurobetis”. Como Hadzibegic, Roberto Ríos volvió al banquillo del Betis para formar parte del equipo técnico de Pepe Mel en sus dos etapas entre 2011-2014 y 2015-2016, en las que se consiguieron dos ascensos e incluso un 6º puesto en liga en la 12/13, llegando a Uefa Europa League.

3º - Hristo Vidaković

Footo: fiebrebetica.com
Foto: fiebrebetica.com

En el inicio del podio encontramos a otro jugador de origen balcánico, Hristo Vidaković, llegado a Sevilla junto al ascenso bético para formar parte del gran Betis de Serra Ferrer. En su primer año, el defensor y sus compañeros atrás tuvieron un espléndido año, pues Jaro ganó el Zamora por encajar 25 goles en toda la campaña liguera, galardón que premió la labor de la defensa en la 94/95, donde el Betis acabó 3º. Tras un año más complicado donde un equipo que afrontaba su segundo año en Liga lo compaginaba con competición europea, Vidakovic tuvo su gran campaña en el Betis en la 96/97. Entonces, una de las mejores defensas béticas que se recuerdan llevaron al Betis en volandas, junto a Alfonso, Finidi y Jarni a la Final de Copa del Rey, que desgraciadamente perdió contra el Barcelona en la prórroga. Tras aquel año, el Betis y el propio Vidakovic bajarían en rendimiento por numerosos contratiempos. Serra Ferrer se marchó del equipo, al igual que otros jugadores, como el propio Roberto Ríos. Por su parte, Vidakovic sufrió una grave lesión en un partido de Recopa de Europa contra el Chelsea que lo apartó de los terrenos de juego hasta finales de la 99/00, en plena barrena del equipo, desencadenándose un casi inevitable descenso, dado por la mala dinámica del equipo esa temporada. A pesar de que el equipo era, en esencia, el bloque de la Final de Copa, los contratiempos, cambios de entrenador y lesiones privaron de un año en condiciones normales a los verdiblancos, y a Vidakovic. Hristo Vidakovic volvería al Betis para ser entrenador del filial entre 2011 y 2013, entrenando a jugadores como Sergio León, Beñat, Vadillo o Adrián San Miguel, entre otros tantos.

2º - Antonio Biosca

Foto: manquepierda.com
Foto: manquepierda.com

En un merecidísimo segundo puesto de esta lista encontramos a Antonio Biosca Pérez, el que probablemente ha sido el central más leal de toda la historia bética, un jugador que vivió todo con el Betis, y estuvo en las duras y en las maduras. Biosca comenzó su andadura bética de 12 años en el año 1971, cuando fue fichado procedente del Calvo Sotelo, equipo almeriense. En sus dos primeros años, Antonio Biosca no contó del todo con la confianza del técnico para ser titular, pero con el descenso a segunda en 1973 pasaría a ser el central titular por autonomasia bético hasta prácticamente su retirada. Consagrándose con 38 partidos y 10 goles en toda la temporada, que darían pie a conseguir el título liguero de la división de plata, Biosca explotó como futbolista, hecho que confirmaría el siguiente año en Primera División. lo que incluso le llevó a la selección para jugar 7 partidos, incluida la expedición al mundial de Argentina de 1978. Sin embargo, Biosca tuvo su gran año en la campaña 1976/1977, donde un muy sólido Real Betis repleto de leyendas como Esnaola, Cardeñosa o Rogelio jugó la primera Final de la Copa del Rey en 1977, que acabó con una agónica y merecida victoria para los verdiblancos tras una tanda de penaltis memorable. El título dio al Betis la oportunidad de jugar la Recopa de Europa, pero su candidatura al título no prosperó; tras un grandísimo torneo donde eliminó a equipos como el Milan de Fabio Capello o al Lokomotiv de Leipzig, actual RB Leipzig, fue eliminado por el Dinamo de Moscú en cuartos de final en la fría capital de la URSS, todavía en invierno, tras el empate de la ida. Finalmente, Antonio Biosca se retiraría en su eterno Real Betis en la 82/83, con 34 años.

1º - Juan Gutiérrez Moreno, "Juanito"

Juanito con su compañero más durdero en el Betis, Rivas. Foto: Real Betis
Juanito con su compañero más duradero en la zaga, Rivas. Foto: Real Betis

Juan Gutiérrez Moreno, o como mejor se le conoce por Sevilla, “Juanito”, encarna el prototipo de central que siempre ha gustado en la grada bética. Alto, contundente, y sobre todo con cabeza fría. Así se puede definir el juego de Juanito, un futbolista que el Betis pescó para su cantera en el verano de 1998 procedente del Cádiz, donde pasó dos años hasta que finalmente en Segunda debutó con el primer equipo, puesto que no le sería arrebatado hasta su marcha al Atlético de Madrid en 2009. Con el Betis, Juanito disputó 255 partidos, siendo el 15º jugador con más partidos en la historia del club. En su periplo, Juanito siempre fue indiscutible para todos los técnicos béticos, regularidad que, al igual que como comentábamos antes, fue premiada con la llamada de la selección hasta un total de 26 veces, llegando a ganar la Eurocopa de 2008 con España. Su buena capacidad de decisión en el momento adecuado y su contundencia aérea le permitieron destacar en defensa, e incluso en ataque, llegando a anotar 19 goles con la elástica verdiblanca. Sin embargo, el tope de Juanito llegó, como para la gran mayoría de componentes de esta lista, con la llegada de Serra Ferrer al banquillo bético. Con el balear, el defensa desarrolló sus capacidades y ayudó al equipo a llegar a la Final de la Copa del Rey en 2005, la cual ganaron al Osasuna en la prórroga. Juanito también jugó Champions League y Uefa, pero la mala compaginación de las competiciones y la escasa calidad en los fichajes llevaron al club a una grave decadencia que explotó con el descenso del equipo en la 08/09, coincidiendo con la marcha del gaditano al Atlético. Con el Atlético ganó la Copa de la UEFA, hecho tras el cual recalaría en el Valladolid, donde se retiró.

VAVEL Logo