El tornado amarillo de la locura
Cádiz CF / Imagen: LaLiga 123

El ambiente no parecía favorable para un Cádiz CF que llegaba a la capital hispalense con el resultado en contra. Le eliminatoria parecía lejos tras los dos tantos anotados por el Real Betis Balompié en la casa amarilla, aunque nada llega a ser imposible.

La Copa es capaz de levantar los corazones de los equipos más humildes y los de Cervera no dudaron al pisar el terreno de juego. Buscaron espectáculo, vibrar y hacer vibrar y lo consiguieron desde el primer minuto de juego.

Los locales no encontraron su lugar, lo intentaban pero los nervios se hicieron demasiado palpables. La grada no paró de pitar, el descontento era monumental, los béticos querían energía para los suyos y no llegaba. Por su parte los visitantes no lo dudaron, con la grada animando, las sensaciones se disparaban y los corazones jugaban su partido personal.

Escándalo amarillo

Increíble puede ser el adjetivo perfecto para la primera parte del Cádiz CF. La afición no paró de rugir y en el campo se notó la presión. Comenzó el partido y tres minutos fueron suficientes para unos visitantes con ganas de soñar, de ilusionarse y de jugar al fútbol. Salió el cuadro amarillo ambicioso, con una presión adelantada que le ofreció la oportunidad de adelantarse en el marcador y dar vida a una eliminatoria que parecía perdida. David Barral creó ilusión, abrió los ojos de todos los espectadores e inició el camino a la victoria.

Calambrazo de Dani Romera al Villamarín, otro tanto para el luminoso, el segundo de los visitantes.Poco duró la alegría de los cadistas que vieron como tan solo cinco minutos después el Betis encajaba su primer tanto. Boudebouz no perdonó, los verdiblancos querían la victoria. Rubén Yáñez la rozó, la sintió entre sus manos pero la bola no pensaba quedarse fuera de la portería. El Betis seguía nervioso y el Cádiz se enchufaba cada vez más por segundos. Se notó la electricidad, otro calambrazo de Dani Romera al Villamarín, otro tanto para el luminoso, el segundo de los visitantes en tan solo 18’ minutos de juego.

Los locales seguían con miedo, tocaban el balón pero no creaban demasiado peligro. El Cádiz continuaba apretando haciendo el juego bonito y no paró de avisar. Llegó el cuarto del partido, el segundo a favor de Real Betis, minuto 24’ y Tello no perdona a pesar de las advertencias amarillas. Jugada espectacular del conjunto local que acaba anotando un tanto que se coló por la escuadra, un golazo de color oro.

Gol anulado para los amarillos totalmente legal, no existió un fuera de juego.Error garrafal el que cometen los locales, penalti a favor del marco amarillo que no duda en aprovechar la oportunidad para encajar el tercero a favor en el luminoso. No hay dudas en la jugada, el guardameta bético tocó al futbolista de manera clara. Aitor García no lo dudó se preparó para marcar, no barajaba otras opciones. El Cádiz buscaba la victoria, necesitaba ilusionarse y volver a creer. Para hablar de errores hay que mencionar la equivocación del linier que acompaña al colegiado Trujillo Suárez. Gol anulado para los amarillos totalmente legal, no existió un fuera de juego, no había dudas, la línea estaba marcada. El Cádiz no pretende que un fallo lo frene, quiere la victoria y no para de vibrar.

Volvió a no perdonar, volvió a resurgir. Dani Romera marcó su segundo gol del encuentro y sumó el cuarto para los cadistas. La grada con los corazones acelerados y el interior del pie de Romera volvió a tocar la red. Increíbles los amarillos, inmejorable el encuentro en el Villamarín. La grada no paró de rugir, el descontento verdiblanco se hacía notar, el resultado no podía se real. Mientras tanto el Cádiz a sus anchas, disfrutando, apretando a un Betis que no terminaba de encontrar su lugar. Llegó el descanso con el luminoso cargado de goles, 2 tantos para los locales frente a los 4 de los visitantes.

Como flanes

No lo podían creer los béticos, el Betis estaba fuera de Octavos. Adiós a la Copa, adiós a la ilusión. Lo intentaron con los cambios, se retiró Rafa Navarro tras un partido sin encontrarse y entró Barragán para intentar dar vitalidad al juego. Entró también Guardado y fue al banquillo Nahuel. Los locales querían intentarlo hasta el final.

El Betis presionó a los amarillos que no tienen la posesión, los de Cervera no la mantienen y los nervios comienzan a notarse. Puro cadismo el de la grada y los béticos siguen con la enorme pitada a su conjunto. Ambos conjuntos buscaban sorprender al contario, encajar otro tanto para mover el luminoso en la segunda mitad y así fue, tras varios intentos Tello lo volvió a hacer, segundo gol del futbolista esta vez en el minuto 65’ de partido, los verdiblancos se acercaban a los amarillos pero no había manera de remontar.

Kecojevic encaja el último del encuentro, el quinto para los amarillos Cervera sintió la presión y realizó dos cambios para dar movimiento al juego, pero no le hizo falta para ganar el encuentro, los locales seguían intentándolo pero no había suerte. No hay goles. Y sigue asustando el Cádiz CF de nuevo córner, un aviso y otro tanto. Kecojevic encaja el último del encuentro, el quinto para los amarillos en el minuto 78’ de juego. Vuelve la locura de cada gol, el sabor a victoria, las ganas de seguir luchando.

El aroma a ilusión inundó el Benito Villamarín con el pitido final. El Cádiz pasa a la siguiente fase dejando atrás a un Betis incapaz de ubicarse en el partido. Los amarillos seguirán soñando, noche de fiesta en sevilla para un cadismo que siempre pide más. 

VAVEL Logo