Se alarga la maldición
Luis Suarez abrió la lata en el Estadio de la Cerámica. (Fotografía: lfp.es)

El Estadio de la Cerámica se presentaba como la prueba más exigente para el FC Barcelona de cara al clásico ante el Real Madrid dentro de dos semanas. Además, las victorias de sus perseguidores Valencia, Atlético y Real Madrid añadián un plus extra de presión al conjunto de Ernesto Valverde. En un encuentro igualado y con alternativas durante los primeros 60 minutos, la expulsión de Raba marcó el devenir del partido, allanando al Barcelona el camino hacia la victoria.

Roberto Soriano como segundo delantero y Ruben Semedo como extremo, principales novedadesLas numerosas bajas en mediocampo y en la delantera obligaron a Javier Calleja, técnico del Submarino, a reconfigurar el once del Villarreal adelantando a Semedo con Rodri y Manu Trigueros, por detrás de un doble enganche con Roberto Soriano y Raba, estando Cédric Bakambu solo en punta amarillo, dibujando un 4-3-2-1, sobre el césped del Estadio de la Cerámica. Además, también destacó la titularidad de Sergio Asenjo, primera en liga después de la lesión que sufrió en abril.

Vermaelen y Denis Suarez, las principales novedades azulgranasPor su parte, las bajas se dejaron notar también en el Barcelona, destacando la entrada de Vermaelen por el lesionado Umtiti y la ausencia de Andrés Iniesta en la zona de creación blaugrana, compuesta hoy por Busquets, Paulinho y Rakitic que provocó, tambien, el cambio de esquema de Valverde, pasando del 4-4-2 que puso ante el Celta al 4-3-3 con Denis Suarez como tercera pata del tridente ofensivo junto a Messi y Suarez.

Dominio culé y peligro groguet

Empezó asustando primero el Barcelona con un cabezazo de Piqué, después de un córner, que se estrelló en el larguero. Sin embargo, el Villarreal no se amedrentó y respondió con un acercamiento de Raba, cuyo cabezazo fue a las manos de Ter Stegen. El paso de los minutos fue afianzando la posesión del Barcelona que, combinado con una presión alta, dificultaba el juego de creación amarillo.

Pero el Submarino no renunciaba al ataque. Pasado el cuarto de hora de partido, una cabalgada por banda de Mario Gaspar terminó con un centro bajo que conectó con Roberto Soriano que, de primeras, empaló un chut con la diestra que obligo a Ter Stegen a lucirse.

Con pocas ocasiones por parte de ambos conjuntos, los de Valverde seguian monopolizando la posesión y la iniciativa de juego mediante el toque mientras que el conjunto de Calleja cedía el balón y aprovechaba las recuperaciones para salir rápido a la contra y jugar por los laterales, con un Mario Gaspar y Roberto Soriano como jugadores más activos.

Ultimos minutos electrizantes

Pasada la media hora de encuentro, el partido comenzó a abrirse y empezó a verse más oportunidades e intenciones de ataque por ambos equipos. Primero lo intentó Denis Suarez, que fue respondido por Roberto Soriano con un chut desde la medular que se marchaba fuera.

Minutos después, Leo Messi lo intentaba pero su tiro raso se fue fuera, muy ajustado al palo derecho de la portería amarilla defendida por Asenjo. Con esto finalizaba un primer tiempo igualado en el que ambos conjuntos lo intentaron pero no tuvieron fortuna.

Malas noticias para el Submarino

No pudo comenzar peor el segundo tiempo para el Villarreal. Ruben Semedo tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión, lo que precipitó la entrada de Samu Castillejo al césped.  Un comienzo que siguió por los mismos derroteros que los primeros compases de encuentro, sin ocasiones claras y con un juego poco fluido por ambos contendientes.

El Barça, que estaba en estado letárgico, a punto estuvo de adelantarse en el marcador. Paco Alcacer, que había entrado en el terreno de juego por Denis Suarez, estuvo a punto de hacer el 0-1 en el primer balón que tocaba pero Sergio Asenjo evitó el gol azulgrana

Esto fue la chispa que desatascó el partido. Leo Messi, tras un buen pase de Jordi Alba, remató, dentro del área, fuera y, en el minuto 60, el Villarreal se quedaría con un jugador menos. Raba vería la roja directa, dejando al Submarino en inferioridad numérica la ultima media hora de encuentro.

La expulsión espoleó al Barcelona que volvió a encontrarse con el palo.  Luis Suarez, a pase de Jordi Alba, remató dentro de área pero vio como el poste derecho abortaba, de nuevo, el tanto culé.

El paso de los minutos acrecentaba el dominio y la sensación de peligro por parte del Barça, que seguía acercándose con peligrosidad al área villarrealense. Leo Messi, de nuevo a pase de Alba, intentaba perforar la meta de Asenjo, acabando su disparo en el lateral de la red.

Luis Suárez abrió la lata

Septimo tanto en Liga para el jugador charrúa

Finalmente, fue tanto el cántaro a la fuente que se terminó rompiendo. En un ejercicio perfecto de juego colectivo, Messi conectó con Busquets y este con Luis Suarez. El uruguayo hizo la pared con Paco Alcacer y un pase al corazón del área de este fue cazado por el uruguayo que, tras sortear a Sergio Asenjo, puso el 0-1 en el minuto 72' en el luminoso del Estadio de la Cerámica

Respuesta del Submarino

El Villarreal, sin embargo, no iba a bajar los brazos. Manu Trigueros probaba desde la frontal del área obligó a Ter Stegen a sacar su mejor parada para evitar el empate local.

El Submarino Amarillo adelantó lineas lo que favoreció al Barcelona que tuvo el 0-2 en las botas de Luis Suarez pero el charrúa no conectó bien la volea, marchándose el balón por linea de fondo.

Messi sentencia

Con el Villarreal agotado, el Barcelona aprovechó los huecos en la retaguardia amarilla para cerrar el partido. Leo Messi, en jugada individual, armó un disparo ajustado a la esquina inferior derecha a la que no pudo llegar Asenjo, haciendo el argentino el 0-2 y confirmando el triunfo azulgrana en el Estadio de la Cerámica.

Victoria de mérito para un Barcelona que mantiene la ventaja con sus perseguidores a dos semanas del clásico ante un Villarreal en crisis que encaja su tercera derrota consecutiva en Liga y ve como su posición en Europa está en peligro.

VAVEL Logo