Milagro navideño para el Real Murcia
Juanma Bravo a la disputa de un balón. | Foto: Real Murcia.

El Real Murcia se presentaba en el Municipal de La Línea en medio de una semana donde ha reinado más lo institucional con la posible llegada del inversor mejicano: Mauricio García De la Vega, que con lo deportivo pero es que el Murcia contaba con la presión de ganar sí o sí. Sabiendo que sus rivales directos habían hecho los deberes, los de Salmerón debían traerse los tres puntos a Murcia si no querían crear una crisis antes del parón navideño.

El once del Real Murcia no contaba con demasiadas novedades. Biel Ribas, que el jueves sufrió un golpe en el tobillo y era duda para este partido, acabó siendo de la partida inicial junto a Alex Ortíz quien volvía de cumplir sanción. Juanma Bravo y Fernando Llorente ocuparían los puestos del sancionado Armando y de Fran Carnicer. En frente estaba el Linense.

El partido empezó con dominio grana y es que los de Salmerón salieron enchufados desde el principio. El problema era que la pólvora murcianista no estaba teniendo el día. Con el paso de los minutos la Balona se fue metiendo en el partido cogiendo más protagonismo y acechando poco a poco la portería de Biel Ribas. Fue en una de esas llegadas cuando el colegiado señaló penalti por una caída de José Ramón dentro del área grana. Stoichkov se encargó de anotar la pena máxima y de adelantar a los suyos. El Murcia estaba perdiendo un partido el cual no debía de ir por detrás en el marcador pero, como ha sido costumbre en esta primera vuelta, la falta de gol arriba estaba condenando al Real Murcia. El gol hizo mucho daño al cuadro pimentonero que vivió los minutos restantes del primer tiempo perdido y superado por su rival. 

Ya en la segunda parte el Real Murcia despertó. Salmerón dió entrada a Abel Molinero en lugar de un Fernando Llorente que puede haber vivido su último partido con la camiseta grana. El segoviano volvió a desaprovechar una nueva oportunidad para consagrase y demostrar que puede seguir en el Real Murcia. Por el contrario, Abel Molinero, otro jugador que andaba por el mismo camino que Llorente debido a su nula participación hasta la fecha, si aprovechó la oportunidad y desde que pisó el terreno de juego contagió a sus compañeros para conseguir la remontada. 

La apuesta de Salmerón funcionó a las mil maravillas ya que a los pocos minutos, Pedro Orfila pondría la igualada al rematar una falta botada por Santi Jara. El Real Murcia dió un claro ejemplo de ambición y se fue arriba en busca del segundo, el cual acabaría llegando poco después. Abel Molinero batía a Montoya con una gran vaselina para colocar el 1-2 en el marcador consiguiendo así una remontada milagrosa que cambiaba por completo el tono del partido. El Real Murcia pasó en tan solo 10 minutos de un 1-0 que le dejaba desahuciado y metiéndolo de lleno en una crisis ya que se alejaría y mucho de la parte alta a una victoria que le mete de lleno en la lucha.

Eran los mejores minutos de los pimentoneros y hasta pudieron sentenciar el partido con dos oportunidades muy claras pero ni Santi Jara ni Abel Molinero consiguieron encontrar puerta. Con el paso de los minutos el partido se fue rompiendo y se convirtió en un ida y vuelta. Julio Cobos introdujo al ex grana Wilson Cuero para buscar la igualada. El ex del Real Murcia ya había conseguido marcar a Granada B y Lorca Deportiva, dos de sus ex equipos, por ello quería también marcarle al Real Murcia, equipo donde estuvo media temporada y no consiguió ningún gol. Por el contrario, Salmerón tiró de su estilo y metió a David Mateos en el lugar de Chamorro. El técnico murcianista quiso echar el candado atrás y defender como fuese el tesoro que estaban consiguiendo. En la recta final llegaría la cara amarga para el Murcia con la expulsión de Alex Ortíz. El central dejaba con 10 a los suyos justo en el tramo de partido que más estaba sufriendo su equipo. Otra nueva acción de un jugador que llegó en verano con el cartel de 2ºA pero que demuestra tener mentalidad de un jugador de categoría cadete. No hay semana que no acabe expulsado.

El Real Murcia, tras dos empates consecutivos, vuelve a sumar tres puntos. Victoria importantísima la cosechada en su visita a La Línea que es más que oro para un Murcia que terminaba la primera parte al borde del abismo pero que finalmente acabó el encuentro de la mejor forma. Los granas afrontan el parón navideño con confianza y ocupando el 5º puesto a tan solo tres puntos del playoffs y a seis del líder. 

Salmerón y los suyos hacen los deberes antes de Navidad por ello le piden al año nuevo lo que todo el murcianismo ha estado pidiendo por estas fechas en los últimos años: el ascenso. Puede que lo del ascenso sea una obsesión o una obligación. Llámenlo como quieran. Pero lo que es bien cierto es que buena parte del futuro del Real Murcia se decidirá en este 2018.  

Puntuaciones

Abel Molinero 3
Santi Jara 2
Stoichkov 1

VAVEL Logo