La pizarra: lanzados al clásico
El equipo celebrando uno de los tantos del partido. Foto: Noelia Déniz, VAVEL.com

Partido trampa el que se disputaba en el Camp Nou el pasado domingo. El Barça llegaba con la intención de seguir sumando puntos antes del vital enfrentamiento que los enfrentará al Real Madrid el próximo sábado. Tras el pinchazo de su más cercano perseguidor, el Valencia, la noche se presentaba idónea para abrir brecha ante sus perseguidores.

Ernesto Valverde volvió al clásico 4-3-3. Paulinho sustituyó a un Sergio Busquets que estaba apercibido de sanción y con el Real Madrid en el horizonte, Valverde prefirió darle descanso. El equipo dio muestras de estar ya asentado en el sistema de juego propuesto por el técnico vasco, dando una exhibición en todas las facetas del juego.

Desde el minuto uno el Barça iba a imponer su ley, manejando los tiempos del juego y generando todas las ocasiones de peligro. Con la defensa muy adelantada, el equipo pretendía defender mientras se ataca, un sistema bastante arriesgado ya que el equipo se exponía a la contra, pero la defensa estuvo imperial cuando se le necesitó.

Sergi Roberto y Jordi Alba fueron de los mayores quebraderos de cabeza del Deportivo en el día de ayer. Impecables en defensa e incansables en ataque, la pareja de laterales, generaba innumerables situaciones de peligro atacando la espalda de la defensa. Jordi Alba, ha vuelto a ser el que era y sus asociaciones con Messi fueron de nuevo un clásico en el partido.

Una de las claves la puso el mediocampo culé, formado por Iniesta, Rakitic y Paulinho. Los tres dieron un recital cada uno en sus facetas. Presión tras pérdida, juego vertical, movilidad y altas dosis de posesión. El centro del campo blaugrana cuajó uno de los mejores partidos de la temporada, a falta del insustituible Sergio Busquets. El trío de centro campistas consiguió anular al Depor a través de la presión y la posesión, generando los espacios suficientes para que los de arriba hicieran su trabajo.

Andrés Iniesta volvió a hacer uno de esos partidos para enmarcar. El manchego solo estuvo 55 minutos en el campo, lo justo para dejarnos pinceladas del mejor Iniesta. Solo Andrés es capaz de ver líneas de pase donde no hay espacio físico para que la pelota entre. De sus botas nació el 1-0, y él empezó la obra de arte del tercer gol.

La irrupción de Paulinho

Otro día más, otro partidazo de Paulinho. El brasileño sigue cuajando grandes partidos, y con el doblete ante el Dépor ya es el tercer máximo goleador del equipo, por detrás de Messi y Luis Suárez. En el día de ayer se mostró una vez más como el centrocampista 'box to box' que es, providencial al corte y todo un martillo cuando se suma al ataque. Sus constantes subidas a posiciones ofensivas dejaron a  los gallegos casi siempre en inferioridad, sus dos goles llegaron arrancando desde atrás y aprovechando sendos rechaces en la madera.

Paulinho celebrando uno de sus tantos. Foto: Noelia Déniz, VAVEL.com
Paulinho celebrando uno de sus tantos. Foto: Noelia Déniz, VAVEL.com

Cara y cruz

Leo Messi y Suárez volvieron a demostrar que pocas parejas en el mundo del fútbol se entienden como ellos. La delantera culé dio un recital ofensivo ante el Deportivo, donde solo los palos, penaltis errados y goles fantasmas, impidieron una goleada de escándalo en el Camp Nou. Suárez consiguió un merecido doblete y un gol fantasma que debió subir al marcador. El delantero charrúa cuajó otro gran partido, dejando atrás definitivamente el mal momento con el que empezó el curso.

Por su parte, Leo Messi siguió demostrando que es el mejor jugador del mundo y estuvo en todas las ocasiones de peligro del cuadro azulgrana, pero el gol le estuvo negado al argentino, que tuvo que ver como todos sus intentos se estrellaban en los palos. Un ‘hat-trick’ de palos consiguió Messi, dejando al Barça como el equipo que más balones ha estrellado en el palo de las cinco grandes ligas europeas. Cuando parecía que el gol iba a llegar en forma de penalti apareció la figura de Rubén para dejar al astro argentino con la cuenta a cero.

Apuntando al clásico

El equipo de Valverde se dio un festín antes del clásico de la próxima jornada, en el que el Barça llega con una renta de +11 puntos. El partido ante el Dépor ha supuesto un subidón de moral de cara al trascendental partido que los enfrentará el sábado 23 de diciembre. Ernesto Valverde ha conseguido que el equipo llegue en el mejor momento de la temporada al clásico, factor que se presenta clave para que la balanza se decante de un lado u otro.

VAVEL Logo