El Girona, primer test serio para Mestalla en 2018
El Valencia vuelve a la liga después del empate en Copa | Fotografía: La Llga

El Valencia inaugurará el año liguero en Mestalla ante el Girona. El conjunto catalán es una de las gratas sorpresas que está dejando la competición y los de Marcelino no tendrán fácil conseguir la victoria.

El Girona, recién ascendido este año, ha seguido la tónica que tan buenos resultados le dio en segunda estos últimos años. Pablo Machín ha establecido un sistema de cinco atrás inamovible en el que se aprovecha muy bien de las subidas de sus laterales. Especial ojo deberá tener el Valencia con Pablo Maffeo. El joven lateral cedido por el Manchester City, y que interesa en Mestalla, es una pieza clave a la hora de dar salida al equipo desde atrás.

De vital importancia son también los medio centros y sus media puntas. El esquema habitual de 5-2-2-1 ofrece al Girona un abanico de posibilidades a la hora de crear juego y no complicarse atrás. La ya comentada salida de los laterales se fragua conectado con la línea de media puntas, donde destacan la figura de Portu (viejo conocido del valencianismo) y Borja García, que descargan el juego para que tanto Pere Pons como Alex Granell o Timor organicen la fase ofensiva.

Dichos laterales ofrecen mucha profundidad al juego y sus subidas deberán ser vigiladas con lupa. Ante las ausencias de Montoya por sanción y Gayá por molestias, Lato y, presumiblemente Nacho Vidal tendrán un partido muy incómodo a su espalda.

Gonçalo Guedes puede ser una amenaza para los laterales del Girona | Fotografía: La Liga
Gonçalo Guedes puede ser una amenaza para los laterales del Girona | Fotografía: La Liga

La amenaza de Gonçalo Guedes puede ser determinante a la hora de ver si Maffeo despliega todo su potencial ofensivo. Al tener que estar más pendiente del extremo portugués, sus subidas podrían ser menos y más condicionadas a no cometer un error.

Por otro lado está la opción del balón a Stuani si la presión ahoga. Así, el delantero charrúa ofrece una salida más convencional pero igualmente válida.

Además es un equipo que no gusta de hacer riesgos innecesarios. La presión del Valencia en la salida de balón de los rojiblancos será vital para poder doblegar a un equipo que sufre con un juego especialmente físico.

En este aspecto, la ausencia de Simone Zaza puede ser fundamental. Una referencia que pelee todos los balones y sea un incordio en cada balón parado podía marcar la diferencia en un partido como este.

El Valencia deberá estar pendiente de muchas alternativas y sorpresas que el Girona puede dar durante el partido. Pero, a pesar del sistema con cinco defensas, que pasan a ser tres durante la fase ofensiva, los de Marcelino no deben pensar que van a encontrarse a un equipo que va a jugar a encerrarse atrás. Simplemente debe explotar sus virtudes si quiere superar un complicado test ante una de las revelaciones de la liga.

VAVEL Logo