Antonio Pintus, de culpable a valedor del estado de forma del Madrid en los últimos partidos
Antonio Pintus, de culpable a valedor del estado de forma del Madrid en los últimos partidos. Foto: EFE

Cuando Zinedine Zidane se hizo cargo del Real Madrid en enero de 2016, una de las primeras cosas que detectó es que el equipo necesitaba estar bien preparado físicamente para afrontar todas las competiciones a un nivel óptimo. A consecuencia de ello, el francés contactó con Antonio Pintus, con quien Zizou había coincidido en su etapa de jugador en la Juventus (entre 1996 y 1998).

En el momento de la llamada el preparador se encontraba trabajando en el Olympique de Lyon, con el que mantenía una relación laboral a través de un contrato temporal, por lo que no dudó al recibir la oferta firme del Madrid para trabajar con Zidane. 

Las culpas y las lesiones

La mala temporada blanca en Liga y Copa con unos números que hacía años que el Real Madrid no conseguía, para mal, ha provocado que los dedos hayan empezado a señalar. Uno de los datos que pone en el ojo de las críticas a Pintus es que hace unas semanas se apuntaba que el Madrid sería líder de la Liga si los partidos tuviesen una duración de 45 minutos. Es decir, el Real "lo borda" en las primeras partes, pero se desinfla, y mucho, tras el descanso.

Además, con una mala preparación física llegan las lesiones. Estas han sido la gran preocupación del Real Madrid esta temporada y todas las precauciones fueron pocas con el primer partido frente al PSG, donde Zizou tuvo a todos los jugadores con los que cuenta al 100%. Para este enfrentamiento, de ida y vuelta, Zidane y su preparador físico Antonio Pintus se pusieron manos a la obra para que los jugadores llegasen frescos físicamente.

Una de las claves de la exitosa temporada pasada del Madrid fue que llegó a final de temporada en una gran condición física y Zidane quiere repetir la fórmula en la presente campaña. Para hacerlo, la eliminación en la Copa del Rey le ha venido como anillo al dedo al equipo blanco. Además con una Liga "perdida", la Champions vuelve a ser el principal objetivo blanco. Y para ello, hay que tener resistencia, fuerza y velocidad.

Una larga trayectoria 

Antonio Pintus, de 55 años, se dio a conocer como preparador físico en la Juventus durante los años noventa (1991-1998). Cambió Italia por Inglaterra, yéndose a Londres, donde se hizo cargo del Chelsea (1998-2000), para volver a Italia e incorporarse al Udinese (2001) y un año más tarde enrolarse en el Mónaco (01-05). Posteriormente, regresó a la Juventus (06-07), para partir nuevamente a Reino Unido, al West Ham (08-10), y seguir viajando para hacerse cargo del Olympique de Marsella (10-11) y Palermo (12-14). Al Real Madrid llegó de Lyon, donde había pasado una temporada. 

El Madrid vuelve a volar en febrero

Después de las críticas recibidas y con un Madrid que ha derrotado al PSG en los últimos minutos, y que demuestra mayor aguante, parece que hoy vuelven a aplaudir su trabajo. "Gracias al calvo", dice un veterano del plantel. Alguno le llama "míster Propper". Será porque cambia el polvo mordido en la Liga por el brillo en la Champions.

El caso es que un Madrid en triciclo esta temporada parece que está despertando poco a poco. Y que las malas lenguas, de jugadores, directivos y aficionados sobre Pintus y su trabajo, han cambiado. Pues Modric el miércoles volvía a penetrar hasta la línea de fondo, como en el gol que dio a Cristiano en Cardiff. Kroos mordió como nunca. Tanto, que en un choque con Mbappé sufrió un esguince de rodilla. Es baja dos semanas y su objetivo es reaparecer en la Champions, en París. El Real Madrid devolvió la ilusión a la afición. Pintus, casi escondido, no quiere laureles.

VAVEL Logo