Épica remontada del Alcoyano que certifica el descenso del Deportivo Aragón
Foto: CD Alcoyano

Cara o cruz. Y salió cara, de milagro. El Club Deportivo Alcoyano afrontaba una jornada teóricamente propicia para retomar la senda de la victoria olvidada ocho jornadas atrás y respirar una pequeña bocanada de aire fresco para encarar los últimos cinco partidos de la liga regular. Ante sí tenía al colista y práctica y casi matemáticamente descendido Deportivo Aragón.

Un Alcoyano con bajas importantes en ataque debido a las ausencias de Mariano, Nieto, Álvaro, Eldin y Alarcón, que se sumó a la lista de lesiones en el último instante, arrancó el partido tratando de controlar el esférico pero con excesiva precipitación a la hora de buscar la meta rival, lo que le llevó a cometer numerosos errores no forzados. El Deportivo Aragón, ya sin presión y con la excelsa calidad técnica que poseen los filiales, ya daba síntomas desde el inicio de ser un rival más que incómodo para los blanquiazules.

Pese a todo la primera oportunidad cayó de lado local. El disparo de Kilian, con mucha picaresca e intención, lo taponó Maxi. Cinco minutos después pudo ponerse por delante de nuevo los locales en un error del meta maño. Sergio se equivocó en el despeje y el balón se le fue hacia atrás. Por fortuna para él y los suyos, el balón terminó saliendo por línea de fondo y el susto quedó en un córner.

Cuesta arriba

Todo se le complicó más si cabe al Alcoyano en el minuto 23, cuando Rai culminó en gol una buena jugada individual de Abel, acompañada de un error defensivo de la zaga local. Si el Alcoyano ya había empezado el partido precipitado, las imprecisiones ahora aumentaron exponencialmente.

Con todo, trataron de reaccionar los blanquiazules rápidamente y tuvieron una doble oportunidad que, sin embargo, desaprovecharon. Primero Poley y acto seguido Lino probaron a Sergio, pero entre el meta aragonés y el poste desbarataron el peligro.

No obstante, la parcela defensiva del Deportivo era un flan y el ataque del filial blanquillo se movía a sus anchas. Así las cosas, Miguel Bañuz tuvo que emplearse al fondo para rechazar un disparo de Nieto, que le había robado la cartera a Ribelles. Acto seguido, superada ya la media hora de partido, Pep pudo ampliar la ventaja para los maños pero su remate se marchó por encima del larguero.

Un tímido remate de Mario Fuentes que blocó Sergio sin problemas fue la única ocasión del Alcoyano en un tramo final de la primera parte en el que intentó, sin fruto, intensificar su presión. Pero no hubo tiempo para más y el colegiado catalán señaló el camino a vestuarios con mínima ventaja visitante. El público de El Collao pitó a su equipo en la retirada. Urgía reaccionar.

Más difícil todavía

Pero ni mucho menos reaccionaron los blanquiazules. Todo lo contrario. El Deportivo Aragón amplió su ventaja en el minuto 48, cuando de nuevo Ahmed aprovechó un error defensivo cometido por Navarro y Ruso para dejar congelado al público de El Collao.

La cuesta era mucho más empinada para el Alcoyano, que necesitaba un tanto rápido, casi instantáneo, para meterse en el partido. La tarea parecía compleja y prácticamente imposible, máxime ante los paupérrimos registros goleadores blanquiazules, especialmente en casa, donde solamente había marcado un gol en los últimos ocho encuentros.

Como mínimo lo intentaron rápidamente los locales. Primero fue Gato, que como siempre se echó el equipo a la espalda, el que obligó a Sergio a desviar el esférico a córner. A la salida de ese saque de esquina, Mario Fuentes conectó un testarazo que nuevamente obligó a Sergio a emplearse a fondo para mandar de nuevo el balón a la esquina.

La épica final

Seguía atacando el Alcoyano, cercando el área del Deportivo Aragón. Tras el segundo saque de esquina consecutivo, Barreda recortó distancias. Era el minuto 54. Pese al instantáneo intento de reacción de Rai por parte del Deportivo Aragón, el Alcoyano igualó la contienda cinco minutos después, en el 59, cuando Kilian definió con precisión una exquisita asistencia de Gato de tacón.

Quedaba media hora. Un nuevo partido de treinta minutos. En cinco minutos el Alcoyano marcó más goles que en los últimos ocho partidos como local. Pero de nada servía el empate para los blanquiazules, que necesitaban culminar la remontada para poder distanciarse del descenso, aunque fuese mínimamente.

Insistencia, presión y persistencia. El Alcoyano adelantó líneas en busca del tercero, pero debía tener cuidado para no desguarnecer su defensa. De lo contrario, ya sabía qué le esperaba. Asustó el Deportivo Aragón al contragolpe con un disparo de Nieto que se marchó por alto. Acto seguido, Pep buscó sorprender a Bañuz desde la distancia tras un fallo del meta ilicitano, pero su disparo no encontró portería. Iba a ser la última aproximación maña del choque.

Primer penalti de la temporada

La grada de El Collao entendió que el equipo le necesitaba más todavía en los últimos minutos del partido. Con su aliento a la espalda, los blanquiazules se lanzaron a la conquista de la remontada. Gato, desde muy lejos y sin suerte, apuntó maneras.

Y el milagro ocurrió poco después. Corría el minuto 73 de partido, en esta trigésimo tercera jornada de liga, cuando el árbitro catalán Josep Subirats Matamoros decretó el primer penalti favorable al Alcoyano en toda la temporada. Quique trabó a Mario Fuentes y el colegiado no se lo pensó dos veces a la hora de señalar el punto fatídico. Pesó la experiencia de Gato, que transformó la pena máxima y selló la remontada blanquiazul.

Veinte minutos tenía ante sí el Deportivo para defender los tres puntos. El trabajo estaba hecho. El Alcoyano había tirado de moral en el momento en el que más falta le hacía. Ahora tenía que hacer gala de su veteranía y oficio ante un rival joven como el filial blanquillo. Y así lo hizo. Los locales frenaron el ritmo de juego y los nervios en la grada, más que por lo que sucedía en el césped, eran por lo corto del resultado y la trascendencia del mismo.

El Alcoyano tenía controlado el partido y no sucedió nada en los cinco minutos de prolongación decretados por el colegiado. Con el silbatazo final, la alegría se apoderó de El Collao. El Deportivo había firmado una remontada de permanencia. La victoria, primera de la era Barrera, sumada a la derrota del Olot en Villarreal, aleja al Alcoyano de los puestos de descenso. Por su parte, el Deportivo Aragón certifica matemáticamente su descenso a Tercera División.

VAVEL Logo