Peralada y Alcoyano se conforman con el empate

Justa igualada sin goles entre Peralada y Alcoyano que lo deja todo como estaba. El control local chocó con una defensa blanquiazul muy bien plantada y los contragolpes blanquiazules no encontraron el premio del gol. Tampoco lo logró el Peralada en una segunda mitad en la que incrementó su producción ofensiva pero se topó con Miguel Bañuz.

Peralada y Alcoyano se conforman con el empate
Foto: CF Peralada
CF Peralada-Girona B
0 0
CD Alcoyano
CF Peralada-Girona B: Marc Vito; Maxi Villa, Paik (Romero, min. 74), Diaby, Santi Bueno, Montes, Serrano (Coro, min. 45), Pablo Carbonell, Soni, Andaouana (Joel Arimany, min. 82), Manel.
CD Alcoyano: Bañuz; Barreda, Mario Fuentes, Tomás Ruso, Navarro; Ribelles, Mario Arques, López Silva (Gonzalo Poley, min. 81), Álvaro García; Gato (Lino, min. 85), Mariano.
ÁRBITRO: Sánchez Alba (comité territorial aragonés) Amonestó a Santi Bueno (min. 83), Soni (min. 85 y min. 88 –expulsado-) por el CF Peralada y a Navarro (min. 44), Mariano (min. 50), Tomás Ruso (min. 58), Mario Fuentes (min. 67), Álvaro García (min. 79), Gato (min. 84) por el CD Alcoyano.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésima cuarta jornada en el Grupo III de Segunda División B, disputado en el Municipal de Peralada.

Tres puntos y la permanencia habitual asegurada. Todo eso se puso en juego en el Municipal de Peralada en esta matinal de domingo. Tras el empate sin goles en la Costa Brava en el derbi ante el Llagostera de la pasada jornada, el filial del Girona, con 42 puntos, afrontaba la cita un punto y un puesto por delante del Alcoyano, aunque los blanquiazules venía de remontar ante el Deportivo Aragón y lograr una victoria por 3-2 que le dio aire y, a la vez, certificó el descenso del filial blanquillo.

Fue esa la primera victoria de Mario Barrera desde que dirige al Alcoyano. El técnico argentino, que en cuatro de sus cinco partidos anteriores había cosechado sucesivos empates, había asegurado por activa y por pasiva que una vez que sus futbolistas lograsen el primer triunfo, era factible y altamente posible que encadenasen sucesivas victorias. La primera prueba para ello estaba en el duelo directo en Peralada.

Por su parte, los pupilos de Narcís Pèlach llegaban a la cita sumidos en una buena dinámica que les ha permitido alejarse de los puestos de descenso. No en vano, el Peralada no había perdido ninguno de los últimos ocho partidos que había disputado y quería alargar la racha delante de sus aficionados y certificar virtualmente la permanencia.

Sin porteros

Control del balón del Peralada y solvencia defensiva y cierto peligro al contraataque por parte del Alcoyano. Así se pueden sintetizar los primeros cuarenta y cinco minutos del choque. El Peralada se hizo con el dominio de la posesión y buscó avanzar metros paulatinamente, sin pausa pero sin prisa, hacia el área deportivista, pero chocó contra una defensa blanquiazul muy segura y bien plantada que frenó los pies a las intenciones gerundenses.

Cimentada su seguridad defensiva gracias a la actuación de Barreda, Mario Fuentes, Tomás Ruso y Navarro, con la colaboración defensiva de Ribelles y Álvaro García, el Alcoyano buscó generar peligro al contragolpe. De ello surgieron las primeras aproximaciones blanquiazules.

En el minuto 6 Gato probó fortuna pero Vito blocó sin problemas. En el 12, los mismos protagonistas repitieron la acción, con idéntico resultado. A continuación, recién sobrepasado el cuarto de hora, un lanzamiento de López Silva salió fregando el palo de la meta de Vito. El portero del Peralada, cerca de la media hora, volvió a atrapar sin excesivos problemas un disparo de Ribelles tras una buena combinación con Mariano.

Intentó desperezarse el Peralada en el tramo final del primer acto. No obstante, la defensa del Alcoyano seguía siendo un muro para los locales, que solamente intentaban acercarse a la meta de Bañuz, mero espectador en la primera mitad, a base de disparos lejanos que se fueron muy desviados. Con todo, la primera mitad terminó, con justicia, con el resultado inicial.

Mayor peligro local

Trató de darle más mordiente a su ataque el Peralada. Para ello, Narcís Pèlach dejó en el banquillo a Serrano y en su lugar entró Coro, que, además, lució un brazalete de capitán que hasta entonces custodiaba Pablo Carbonell, nacido en Alcoy y criado deportivamente en la cantera blanquiazul donde pasó por todas las categorías hasta llegar a disfrutar de minutos en Segunda B con la elástica alcoyanista.

En estos primeros instantes del segundo acto fue el Peralada quien llevó el peso ofensivo. Los locales imprimieron una marcha más al choque y, a diferencia de lo sucedido en la primera mitad, consiguió terminar las jugadas. Sin embargo, una vez más, Miguel Bañuz se mostraba inexpugnable, respondiendo con solvencia a los disparos de Soni, Coro y Manel.

Frenó el Alcoyano los minutos de mayor presión local, y en el último cuarto de hora no hubo apenas fútbol. El encuentro se convirtió en un carrusel de tarjetas, que terminó con seis amarillas para el Alcoyano y tres para el Peralada, dos de ellas para Soni, fue expulsado y, consecuentemente, enfiló el camino a vestuarios antes de tiempo.

Los cuatro minutos de añadido tampoco fueron aprovechados ni por el Peralada, ni por el Alcoyano, que parecieron conformarse con el empate. Con la igualada final, y a tenor de los demás resultados de la jornada, todo sigue igual. Los 43 puntos de los gerundenses y los 42 de los blanquiazules les mantienen, respectivamente cinco y cuatro puntos por encima de la promoción de descenso. El fuego directo de la Tercera División se mantiene seis y cinco puntos por debajo.