Rubén Baraja: “Quedan siete partidos”

El mister del Sporting habló en conferencia luego de que su equipo volvió a sumar de a tres en un campo difícil y se afianza en puestos de ascenso directo.

Rubén Baraja: “Quedan siete partidos”
Baraja hizo historia con el Sporting. ocho victorias al hilo. FOTO: LaLiga123

La liga les sonríe a los asturianos comandados por Baraja; ocho jornadas de solo victorias para pasar de mitad de tabla a pelear arriba. Pese al optimismo que rodea al club el Pipo es cauteloso: “Quedan siete partidos. Hay mucho que sufrir y mucho que trabajar”.

“Cuando sumas de tres en tres, no podemos ocultar que estamos bien posicionados para lo que resta". Tenemos que estar inmensamente contentos, también por nuestros aficionados.

El rival

Los rojiblancos vencieron a domicilio a un conjunto que es uno de los que más sumó en casa y tenía una buena racha en esa condición: “El Valladolid llevaba ocho partidos sin perder en casa, es lo único que me pone feliz”. El vestuario esta alegre, hemos visto a nuestra gente disfrutar.

También los de Pucela estrenaban entrenador, Baraja se refirió al respecto: “Sabíamos que el Valladolid iba a tener un extra de motivación por el cambio de entrenador. Los primeros minutos iban a ser clave”.

La afición

4000 Sportinguistas invadieron el José Zorrilla y no pararon de alentar a su equipo, “Ha sido muy bonito todo el apoyo por parte de la afición, nos han ayudado”. “La afición se merecía esto después de Lugo y Oviedo”.

Mariño

El portero volvió a ser clave en el momento en donde el equipo más lo necesitaba, “Diego cuando tiene que estar, está. Nos esta dando la posibilidad de sumar puntos. Es destacable otra portería a cero en un campo complicado”.

Las dudas con Jony

Se sabia en la semana que el de Cangas estaba con molestias y no llegaba a tope para el compromiso, Baraja decidió cuidarle y utilizarlo de reemplazo en la segunda etapa: “Hable con Jony y le dije que estuviera preparado para la media hora.

Por último, siempre mesurado y con los objetivos claro el Pipo sentencia: “No creo que sea el momento de lanzar las campanas al vuelo” y “No hay tiempo para festejar, mañana hay que comenzar a trabajar el siguiente partido”.