Resumen de la temporada 2017/2018: Rayo Vallecano, primero la tormenta y luego la calma

Que la temporada del cuadro franjirrojo ha sido redonda es algo que se ve a simple vista observando las estadísticas, pero no todo ha sido de color de rosa. Durante la temporada, el conjunto madrileño ha sufrido varias malas rachas y algunas derrotas inesperadas.

Resumen de la temporada 2017/2018: Rayo Vallecano, primero la tormenta y luego la calma
Varios jugadores del Rayo celebran un gol esta temporada. Fotografía: María Olmo (VAVEL.com)

El Rayo Vallecano es equipo de Primera División por méritos propios. La mezcla de veteranía y juventud en la plantilla ha dado sus frutos y como consecuencia ha provocado que Vallecas vuelva a la máxima categoría del fútbol español, de donde salió hace dos años. Sin embargo, a pesar del éxito final, ya que al ascenso hay que sumarle el primer puesto y por tanto el trofeo de campeón, no todo han sido alegrías, ya que el camino ha ido dejando derrotas dolorosas, inesperadas e incluso algunas inmerecidas.

Es difícil elegir el peor momento de esta temporada inolvidable. Sin duda, abunda mucho más lo bueno que lo malo, pero si hay que elegir uno creo que serían las dos derrotas consecutivas frente al Córdoba y el Alcorcón, en las jornadas 39 y 40 del campeonato, siendo la primera y única vez en el torneo que el Rayo encadenaba dos derrotas seguidas. Y el motivo es claro: cuando más sencillo parecía, cuando estaba al alcance de la mano, con el Sporting de Gijón perdiendo también en ambas jornadas, el conjunto vallecano padeció cierto vértigo, o quizá simplemente la relajación del que sabe que antes o después logrará su objetivo, como finalmente acabó ocurriendo.

Era la jornada 39 de La Liga. Un Córdoba muy necesitado, que se jugaba el descenso y necesitaba los puntos, visitaba a los madrileños con el agua al cuello. El Rayo, por su parte, saltaba al verde del Estadio de Vallecas conociendo la derrota de los asturianos frente al filial del Fútbol Club Barcelona, por lo que tenía en su mano la posibilidad de dejar a los pupilos de Rubén Baraja a ocho puntos a falta de nueve. La afición, consciente de lo que había en juego, también quiso jugar su partido y el Estadio de Vallecas presentó una gran entrada, obteniendo como resultado que el equipo saliera enchufado con un golazo de Raúl de Tomás nada comenzar el duelo. Los rayistas ya tocaban con los dedos la Primera División, pero el conjunto califa tiró de raza y orgullo para remontar el choque y llevarse los tres puntos rumbo a Andalucía, dejando estupefactos a los franjirrojos.

En la siguiente fecha, en la número 40, los hombres de Michel tenían otra ocasión de oro. Una nueva derrota del Sporting de Gijón, esta vez en Tenerife, ponía en bandeja las aspiraciones de ascenso: con una victoria la meta sería real y el objetivo estaría conseguido. Con el ya famoso lío de las entradas de Alcorcón mediante, unos 800 aficionados vallecanos acompañaron a sus jugadores en el peor partido de la temporada. El equipo alfarero goleó de manera contundente e inesperada a los de la franja, con un 4-0 que lo dijo todo, superando en ganas, en fútbol y en todo a los visitantes, que perdían su segunda oportunidad para rematar el ascenso, y en este caso la primera para lograrlo matemáticamente.

Sin embargo, no hubo dos sin tres, ya que como todo el mundo sabe, esta historia tuvo final feliz y el barrio más especial de la capital volverá a acoger a los transatlánticos del fútbol español la próxima temporada. El gol de Álex Moreno certificó un ascenso muy esperado que encima acabó con la consecución del primer título oficial en 94 años de historia del club, que como hemos podido desgranar en este texto, primero sufrió la tormenta, para finalmente acabar saboreando la calma. ¡Y menuda calma!