El Real Madrid de los horrores
Benzema saluda a Lopetegui tras ser sustituido | Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

El Real Madrid de los horrores

Kiev, 26 de mayo de 2018, son las 22:30h aproximadamente, Mirolad Mazic pita el final del partido que ha enfrentado a Real Madrid y Liverpool en la final de la Champions League, el equipo de Zinedine Zidane ha salido victorioso por tres goles a uno. El Real Madrid es campeón de Europa por decimotercera vez, y tercera consecutiva, y a partir de aquí todo comienza a ser “la casa de los horrores”.

ivan-manzano-granjo
Iván Manzano Granjo

Desde este momento todo ha sido un sinsentido en el equipo blanco, pues Cristiano Ronaldo, máxima estrella del club entonces, no ha esperado ni siquiera a que Sergio Ramos levante el trofeo para soltar la que será una de las bombas del verano. “Fue muy bonito jugar en el Real Madrid”, esas fueron sus palabras con las que daba por hecho lo que sucedería un mes y medio después, su salida hacia la Juventus de Turín por 100 millones de euros. Con ello Cristiano logró eclipsar la celebración de un hito histórico que nadie jamás había conseguido, levantar tres veces seguidas la Copa de Europa desde que esta pasó al formato actual en la fase final como UEFA Champions League.

La salida de Ronaldo y Zidane indicó el principio del fin

La gestión del “caso Ronaldo” no fue la mejor, además de eclipsar la fiesta por ganar la Champions, hay que sumarle que, desde aquellas declaraciones hasta el anuncio de su salida, de lo único de lo que se hablaba en los medios deportivos era de este suceso lo que siempre causa desequilibrio en los grandes equipos. Si a este hecho le sumamos la salida de Zinedine Zidane, el verano comenzó de la peor manera posible para Florentino Pérez y el Real Madrid, dos de sus mayores pilares, con los que había conseguido tantos éxitos, dejaban el club. El francés lo hizo en una rueda de prensa, tan solo cinco días después de la final de Kiev, para irse de vacaciones con las cosas ya solucionadas y tratar de darle al equipo blanco el mayor tiempo posible para encontrarle un sustituto. Los aficionados blancos se quedaban “huérfanos”, rápidamente se olvidó la victoria en la Champions, el sueño se había convertido en pesadilla.

Ronaldo se lamenta durante un partido de la temporada pasada | Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Ronaldo se lamenta durante un partido de la temporada pasada | Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Las decisiones de ambas estrellas del Real Madrid dejaron al club con la necesidad de encontrar a un entrenador y a una estrella a la altura de lo logrado por Zidane y Ronaldo, tarea complicada. Con la marcha del portugués se optó por una decisión muy criticada entre los aficionados, la de no apostar por un sustituto “natural”, una estrella capaz de recoger el relevo y aportar la misma cantidad de goles del luso, pues en el club sólo había dos nombres sobre la mesa y sabían que era prácticamente imposible traer a alguno de los dos. El primero era Neymar, el gran sueño de Florentino, que sigue siendo eso, un sueño, desde su salida de Barcelona se ha especulado con la llegada del brasileño al Real Madrid, pero el difícil entorno del jugador y lo complicado de negociar con el Paris Saint Germain, hicieron imposible la gestión y casi ni se intentó, pues el club francés dijo “no” desde el primer momento. Con Mbappé fueron todavía menor las intenciones del Madrid, tan sólo un año desde que la joven estrella les rechazara por el proyecto de los parisinos.

En el club apostaron entonces por dar galones a los que ya estaban, apostar por un Bale que también mostró su descontento por ser suplente en los partidos importantes tras la final de Kiev, en donde fue el salvador con dos goles (el primero entrando en la historia como uno de los más bonitos en una final). Por un Benzema que con la salida de Ronaldo tendría un rol más goleador, y darle la oportunidad a Asensio de ser titular y tratar de ser la estrella del Real Madrid que se espera que sea, sin embargo, las lesiones siguen lastrando al galés, cosa habitual y que se tenía que haber tenido en cuenta. Benzema nunca ha sido un jugador de 50-40 goles por temporada, no se puede pretender que lo sea esta, y Asensio sigue siendo demasiado inconsistente para llevar el peso de ser la estrella del Madrid.

Zidane dando órdenes durante un partido | Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Zidane dando órdenes durante un partido | Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Si la gestión del sustituto de Ronaldo parece un sinsentido, más aún es la del sustituto de Zidane, y no por el elegido que parecía el idóneo en su momento. Lopetegui maravilló al mundo por lo bien trabajada que estaba su selección española, contaba con el apoyo de gran parte del vestuario, y su modelo de juego se veía como el mejor para formar un Real Madrid “coral”, sin que hubiese una voz cantante determinada, como ya ocurría en la selección, donde además Isco, Asensio, Carvajal o Ramos, brillaban, es decir, gran parte de los jugadores blancos. Pero la mala gestión con la federación en su fichaje, provocando que Rubiales, en una decisión suicida, como se vio luego en el Mundial, despidiera al técnico, causaron otro incendio en la casa blanca. Han tenido veranos más tranquilos en Chamartín.

La directiva ha debilitado la plantilla desde el verano de 2017

El caso es que, a pesar de apostar por Julen, parece que ahora tras 13 partidos, su idea ya no es válida, cuando se ha encontrado con una plantilla que ya lo pasó mal en Liga y Champions el año pasado, pues a pesar de levantar esta última se sufrió en exceso con Juventus y Bayern de Múnich en las eliminatorias. La temporada pasada el equipo ya sufría defensivamente y se veía una gran falta de gol y de recursos en el banquillo, si a esa plantilla le quitas al único jugador con “facilidad” para marcar, y unos 50 goles por temporada este problema aumenta aún más. Por otro lado, vuelves a debilitar la denominada “Unidad B”, que tan buenos resultados trajo en 2017, ya que a la marcha de James y Morata el año pasado, hay que sumarle la de Kovaçic como cedido, y que sigue sin haber un lateral zurdo de garantías, pues se ha visto como al final Reguilón no cuenta cómo sustituto de Marcelo en partidos importantes. Poco se soluciona entonces despidiendo a Lopetegui, que también hay que decirlo, tampoco está siendo solución, pero no es el principal problema.

Kovaçic es cambiado la temporada pasada | Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Kovaçic es cambiado la temporada pasada | Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

El Real Madrid parece obligado a sufrir esta temporada y a tratar de renovarse para la siguiente. La directiva que tan buena gestión había realizado hasta 2016, se ha relajado estos últimos años debilitando la plantilla continuamente. Los jugadores parecen haber perdido parte de su compromiso con el equipo y no porque no corran o luchen, sino porque parece que no confían en esta plantilla, y el técnico porque parece desbordado y está primando los estatus dentro del vestuario al rendimiento visto sobre el campo. Sumado a la mala gestión con Vinicius que sigue jugando con el Castilla. Un conjunto de cosas que está provocando los resultados y la imagen vista en los últimos partidos y que parece tener difícil solución a corto plazo cómo se pretende hacer.

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo