Le Normand, un soplo de aire fresco en Anoeta
Le Normand en un partido de la Real | Imagen: realsociedad.eus

Le Normand, un soplo de aire fresco en Anoeta

El central galo se ha conformado como uno de los jugadores con mayor proyección en el club donostiarra.  Su debut se ha hecho esperar, pero ha merecido la pena.

xabi980
Javier Luengo

Robin Le Normand se ha conformado como uno de los elementos principales en el nuevo organigrama de una Real Sociedad que, cada día, tiene unos altibajos más definidos y que, con el paso de las jornadas, no ha desarrollado todo el potencial que en un inicio se podía prever tras la llegada de Asier Garitano al banquillo txuri-urdin.

El jugador galo, de 22 años, proveniente de una cantera llena de buenos resultados, fichó hace dos temporadas por el Sanse donde se convirtió en una de las posiciones de juego imprescindibles en el once canterano.

Comenzó su carrera en la Ligue 2 francesa desde donde viajó a la Segunda División B nacional para disputar encuentros entre las posiciones del filial de la Real.  Los inicios le fueron duros y, aunque su estreno en la máxima categoría se ha hecho esperar y lo han dejado en más de una ocasión en una posición de indiferencia, la actual situación que vive en el primer equipo recompensa todo lo sufrido. 

Garitano ha declarado tras los encuentros disputados que Le Normand que éste “otorga seguridad a los jugadores” y que está contento con su trabajo que es, en sus propias palabras, “una de las cosas que más pueden satisfacer a un jugador, que el entrenador esté contento”.

Por lo que se ve, Le Normand se encuentra, definitivamente, integrado en el once de Asier Garitano tras haber sido parte del once titular en las últimas cuatro jornadas de competición contra el Betis, Valladolid y Getafe en Liga y el Celta en la Copa del Rey.

Con dudas sobre la disponibilidad de jugadores como Aritz Elustondo, Diego Llorente o Raúl Navas por lesión, Le Normand se ha desmarcado como uno de los jugadores fundamentales en una época de sucesivas lesiones en el banquillo donostiarra.

Tras sus dubitativos inicios en el filial, Le Normad ha ido trabajando con insistencia y responsabilidad en hacerse un hueco por entre las estrellas del conjunto guipuzcoano.  La primera de sus intervenciones de sucedió a raíz de la lesión de Llorente, en un momento en el que el central galo no pensaba salir al terreno de juego.

Las consecuencias forzaron su estreno en la Primera División y todo fue para bien.  Tanto el jugador como el cuerpo técnico consideran que el aporte de renovación del francés en las filas del club ha desarrollado un nuevo estilo de juego que potencia una imagen de la real insólita desde los inicios desastrosos de la presente temporada.

Fruto de un encadenamiento indefinido de lesiones entre la defensa realista, Le Normand ha demostrado que está más que preparado para el nuevo papel que se le ha otorgado y viene a demostrar que, aunque en muchas ocasiones se vaya el club a buscar fuera un soplo de aire que renueve al club y su juego, en ciertos momentos, habría que pararse a mirar a una cantera que se prepara durante años para su debut y cuyos resultados pueden ser más satisfactorios para los resultados en competición.

VAVEL Logo