Golpe de realidad 
Manu y Pozo, en un lance del encuentro | Fuente: La Liga 123

Se presentaba una noche fría la del lunes en el Nuevo Los Cármenes. El Elche llegaba a Granada con 3 puntos por encima del descenso. El colchón conseguido gracias a su última victoria frente al Nástic, además de los favorables resultados para los intereses franjiverdes que se habían dado durante el fin de semana permitía a los de Pacheta plantear el encuentro con una cierta tranquilidad. Aún más aire se podría haber cogido de haber conseguido algún punto, pero las faltas de concentración durante los primeros 45 minutos mataron a los ilicitanos

Cambios en los onces

Salieron ambos técnicos con novedades en sus conjuntos titulares con respecto a sus anteriores jornadas.

En los locales, Diego Martínez alineó a  Bernardo en el eje de la zaga, quien tuvo un encuentro movido con Sory Kaba, en detrimento de José Martínez. Por otro lado, Pozo dejó su puesto a Antonio Puertas, uno de los goleadores del conjunto nazarí, aunque el canterano sevillista saldría en la segunda mitad.

Por los visitantes, Pacheta cambió al sancionado Juan Cruz por Manu en el lateral izquierdo. En la sala de máquinas, salió del once Javi  Flores, con molestias durante la semana, dejando su lugar a una de las incorporaciones de invierno, Karim Azamoum. Tampoco repitió titularidad Nacho Gil, entrando Josan como extremo izquierdo titular, además de consagrase como uno de los más destacados en los ilicitanos. 

Presión alta arriba, fragilidad abajo

Comenzó el encuentro con un tanteo habitual entre los dos equipos. Destacó un elemento que hasta este momento de la temporada no se había visto en los ilicitanos. El Elche presionó la salida del balón hasta el propio área de Rui Silva, con Sory Kaba y Karim llegando hasta la frontal, apoyados por Josan e Iván en los lados.

No era la misma intensidad en el otro lado del campo, y se notó en el primer cuarto de hora de juego. En un córner muy mal defendido por los visitantes, Ángel Montoro ponía con un gran remate de cabeza, aunque realmente solo, el primero de sus dos tantos de la noche. Fallos de marcaje, de fortaleza defensiva, que ya han castigado al Elche varias veces durante esta temporada.

La primera parte continuaba con dominio nazarí. Solo las internadas por banda de un entonado Josan hacían pertubar por momentos la seguridad de los de Martínez, pero los fallos en el último pase, en los centros, mostraban que no había esa mordiente final. 

A balón parado pudo ampliar su ventaja el Granada, y por partida doble. Un especialista como Álvaro Vadillo tuvo dos libres directos muy similares, desde la parte izquierda de su ataque. Aunque un pelín escorado, el de Puerto Real sacó dos misiles que apunto estuvieron de colarse en las redes de Édgar Badía. Y si la primera no entró, fue por la gran parada de este. La segunda, al poste, y el rechace obligó otra vez al guardameta a ser protagonista, con un gran pie que daba vida a su equipo. 

Casi llegando al 45, golpe psicológico. Tras un fallo de Manu a la hora de despejar, una buena jugada colectiva local obró un centro desde la parte derecha de su ataque. Gonzalo Verdú tocó la pelota, con tan mala suerte de que en el segundo palo se encontraba Montoro sin oposición. El centrocampista puso así su segundo tanto, firmando una primera parte muy completa, con lesión incluida, ya que sería sustituido en el descanso. 

Reacción

Era obligado para los ilicitanos el cambio de chip en la segunda mitad. Y cogió el mando Sory Kaba. Tras unos meses en los que no se encontraba a sí mismo, el punta guineano parece que tiene mentalidad de volver a su mejor nivel.

Ayer, apareció el Sory de principio de temporada. Bajando balones y realizando esos controles orientados que le suelen dar la ventaja y que tanto le gustan frente a los centrales. Lo sufrió Bernardo, y a los pocos minutos de comenzar "la pantera" estrelló un balón en la madera. 

Cerca del minuto 70, otra vez el guineano como protagonista. De un balón largo donde parecía que no se podía sacar nada, el "18" se coló entre Bernardo y Rui Silva para ganar el esférico y provocar un penalti que daría esperanzas a los  ilicitanos. No fallaría Xavi Torres, que lleva 3 goles en sus 3 lanzamientos desde los once metros.

Apretaba el Elche, que veía que no llegaba el gol del empate. La más clara la tuvo Benja, que tras un buen centro de Alexander González, su remate de cabeza salió lamiendo el poste. Lo hizo todo bien el punta catalán, pero parece estar gafado, aún no ha marcado ni un gol en la categoría de plata esta campaña, y no es por no tener ocasiones.

Finalizó el encuentro con victoria local, que sigue en lo más alto de la tabla y se consolida una semana más como uno de los principales favoritos para estar la temporada que viene en la máxima categoría del fútbol español. Por su parte, el Elche sigue decimoquinto, con esos 3 puntos por encima de la zona roja. Este sábado, partido frente al Numancia en el Martínez Valero.

VAVEL Logo