Se esfuman las posibilidades de playoffs
Narváez rematando a puerta | Fuente: La Liga

Se esfuman las posibilidades de playoffs

Almería y Extremadura se midieron en un partido que se llevaron los extremeños gracias a un polémico penalti.

jaime-cruz
Jaime Cruz

Los almerienses llegaron al partido con la conciencia de que era posible ganar en Almendralejo para seguir enganchados a la pelea por los playoffs de ascenso, pero no fueron decisivos en los últimos metros de cara a puerta.

Comienzo de partido

El Almería salía al terreno de juego mejor plantado que su rival en los primeros minutos. Los de Fran Fernández dominaron el juego desde el principio del partido, sin dar opción a los locales de poder acercarse al área almeriense con el balón jugado. Es entonces cuando empezó el equipo rojiblanco a tener presencia en ataque y a tener ocasiones de gol. Fueron primero Álvaro Giménez rematando de cabeza tras un centro de Rocha y Owona en el mismo minuto también de cabeza, y luego fue Juan Carlos, que disparó con la izquierda desde fuera del área al palo largo del portero, saliendo el balón desviado por poco.

Con el paso de los minutos, el control del partido fue repartiéndose entre ambos conjuntos, pero sin llegar a tener profundidad en el juego y sin llegar a crear ocasiones de peligro. El Extremadura lo intentaba atacando por banda por medio de las internadas de los extremos y de los laterales, mientras que el Almería optaba por el juego por dentro a base de combinaciones rápidas, pero ninguno llegó a disparar a puerta.

Equipo titular que jugó en el Francisco de la Hera | Fuente: La Liga
Equipo titular que jugó en el Francisco de la Hera | Fuente: La Liga

Primera parte sin dueño

El final de la primera parte fue muy tranquilo, ya que ambos equipos no quisieron arriesgar y se defendieron bien, tapando espacios y cortando las jugadas de peligro de los rivales con la mayor solvencia y rapidez posible, aun así, hubo alguna ocasión de peligro para los rojiblancos. Tras una rápida contra en el minuto 30, Corpas le puso un gran pase a Narváez, que en el segundo palo adoptó una postura muy rara para disparar de primeras con la derecha y su remate salió centrado a las manos del portero. También optó al gol César de la Hoz, que disparó raso desde fuera del área en el minuto 40.

Un comienzo de segunda parte aburrido

El Extremadura trataba de buscar la portería de René, sin embargo, era la UDA quien llevaba el peligro a la portería rival. Una gran jugada de Juan Carlos desde la banda izquierda que acabó con un centro del gallego al que llegó Narváez desde segunda línea, pero el cafetero no fue preciso a la hora de buscar el balón y remató desviado al palo largo del portero. El partido empezó a abrirse a raíz de los cambios realizados por los entrenadores de los dos equipos: por parte del Extremadura se incorporaron al verde Reyes y Nando por Kike Márquez y Olabe, respectivamente, mientras que Luis Rioja entró por Narváez.

La emoción, al final

En el minuto 65, Perea se internó en el área, y tras llevarse con fortuna el balón ante Rioja y Romera; se fue al suelo tras simular un pisotón de Owona. El árbitro cayó en la trampa puesta por Perea y señaló un penalti, que lanzaría Lolo González, que no erraría ante René. El Almería trataría de recomponerse y de buscar el empate, y por ello se volcó en el ataque, dejando más espacios atrás. Esto provocó que Perea volviese a recibir el balón en la izquierda, y tras marcharse de Romera, remató a puerta provocando una gran respuesta del cancerbero del equipo rojiblanco.

Una de las jugadas del partido | Fuente: La Liga
Una de las jugadas del partido | Fuente: La Liga

Todas las ocasiones a partir de este momento fueron para los almerienses. Álvaro Giménez probaría suerte desde la frontal del área tras una cesión de Caballero, pero su remate se marcharía cerca de la escuadra derecha del portero. Más tarde, sería Caballero el que gozaría de la mejor ocasión para los de Fran Fernández: Luis Rioja puso un centro desde bastante lejos del área que Álvaro Giménez no pudo rematar debido a un agarrón de Borja Granero, donde el árbitro debió señalar penalti, y el balón le llovió a Caballero y este envió el remate al palo, ya que llegaba muy forzado.

El partido acabó con este resultado, con un resultado que penalizaba demasiado a los almerienses y que premiaba en exceso a los extremeños. Sin embargo, los principales culpables de la derrota son los propios jugadores y técnicos de la UD Almería, que pecaron de conformistas durante todo el partido, desaprovechando ocasiones muy buenas para anotar y no dándole sentido a la posesión de la que gozaron.

VAVEL Logo
CHAT