Sprint final para cerrar la plantilla
Lemina disputa un balón frente al Manchester City | Fuente: Southampton FC

LaLiga arranca esta semana y lo hace a lo grande. La visita del Real Madrid es un arma de doble filo. Un equipo duro, aspirante al título, que ha dejado señales contrarias en la pretemporada, pero que siempre es peligroso. 

Y tanto la dirección deportiva como el equipo técnico, saben que no hay efectivos suficientes en la plantilla como para encarar el partido con seguridad. Es por eso que Felipe Miñambres trabaja a contrarreloj para hacerse con los servicios de un medio que actúe como pivote defensivo y un jugador de banda que aporte velocidad y desborde.

El pivote, objetivo número uno

En la agenda destaca el nombre de Mario Lemina. El jugador gabonés de 25 años que pertenece al Southampton, encaja en el planteamiento que propone Fran Escribá. Es un jugador con envergadura -mide 1,84 m-, que se caracteriza por su despliegue físico. Actualmente está apartado del equipo inglés y se le busca una salida, aunque el conjunto de la Premier no pondrá fácil su salida, y piden por el momento unos 20 millones de libras. Por sus características, podría actuar en la posición de Okay Yokuslu, huérfana desde la lesión que sufrió en un partido con su selección en el mes de mayo. 

Un extremo para ofrecer alternativas

Otra de las peticiones del técnico valenciano es la necesidad de un jugador de banda que aporte velocidad, desborde, que abra el campo, y que ofrezca otras posibilidades cuando el partido lo necesite. El nombre principal que se baraja es el de Manuel Agudo "Nolito", que sigue entrenando en Sevilla a la espera de resolver su futuro. En su momento desde Celta Vavel se destacó que sería una operación a fuego lento, pues es el conjunto hispalense quien ha de liberar fichas para cuadrar las cuentas y ahí es el Celta quien está al acecho.

Para que entren, primero tienen que salir

Sin embargo, la velocidad de movimientos sigue estando condicionada por las salidas. En este plano se sitúan Jozabed, Beauvue y Pione Sisto. El caso del sevillano es curioso. Realizó la pretemporada con el primer equipo, disputando incluso más minutos que otros efectivos, pero se determinó que en el Memorial Quinocho no entrase en la convocatoria. Desde la directiva se ha dado la orden de que el medio no juegue más y se le ha puesto el cartel de transferible.

Los otros dos casos son más sonados. Aunque no hay una certeza absoluta, a priori no entran dentro de los planes de Fran Escribá. Existe alguna oferta por el extremo danés, que rechazó una buena oferta de la Premier de diez millones, causando el enfado de la directiva presidida por Carlos Mouriño. A pesar de su año irregular y marcado por sus experimentos alimenticios, sigue teniendo cartel. En estos amistosos ha dejado una mejor imagen, siendo más intenso y participando en labores defensivas.

El delantero Claudio Beauvue es el otro en la rampa de salida. Él es un jugador muy trabajador y lo ha demostrado desde que se reincorporó a los entrenamientos en julio. De hecho, Escribá está encantado con su trabajo y duda si quedarse con él y darle una oportunidad debido a la baja de Santi Mina por lesión y la ausencia del Toro Fernández, que únicamente ha disputado 45 minutos en toda la pretemporada.

VAVEL Logo