Nueva debacle verde 
Los jugadores del Diocesano celebran el primer gol. Foto: C.D Diocesano 

C.P CACEREÑO 1 - 1 C.D DIOCESANO

Cacereño y Diocesano se enfrentaban en un derbi cacereño en el que los visitantes llegaban mejor clasificados que los locales. Los verdes buscaban dar un golpe encima de la mesa y conseguir la segunda victoria de la temporada. Pero de la teoría a la práctica, como bien saben, hay un paso. En este caso, se vio que el Cacereño no va a ganar los partidos solamente con el escudo y que la intensidad y las ganas brillan por su ausencia en este equipo.

Ambos equipos saltaron al Príncipe Felipe con la idea de dar una alegría a su afición. El inicio de partido fue accidentado, ya que en los primeros minutos Chechu, del Cacereño, e Ivan, del Diocesano; tuvieron que ser sustituidos por lesión. Conforme pasaban los minutos, se vio a un Diocesano que salía muy bien plantado y con las ideas muy claras. Por su parte, el Cacereño seguía mostrando una imagen de equipo ramplón, sin ideas y sin intensidad, como lleva mostrando desde el inicio liguero. Para ver la primera ocasión de cierto peligro, habría que esperar hasta el minuto 18 cuando el jugador colegial Tete, desde la frontal, chutó y su balón se fue rozando el palo. El Diocesano avisaba no solo con juego sino también con ocasiones.

El Cacereño lo intentaba con balones largos y por las bandas, pero poco podía hacer al entrar en el área del Diocesano. Ya en el 30 de partido, el equipo colegial lograría adelantarse en el marcador. Sales, desde tres cuartos de campo y ante la pasividad defensiva de los verdes, pegó un zapatazo que se coló en la escuadra del equipo verde. Este tanto sentó como un jarro de agua fría en la parroquia verdiblanca y se empezaron a escuchar pitos  hacia los suyos.

Los hombres de Julio Cobos querían dar un paso más y lograr la igualada, pero el peligro seguía siendo del Diocesano. Los rojos tuvieron el segundo, cuando Bernal, tras centro de Jaime, no logró conectar en una contra muy buen llevada. Precisamente, en la siguiente jugada, el Cacereño lograría la igualada por medio de Murci. Carlos Andujar encaró la banda y puso un centro perfecto a la cabeza de Murci para que este mandase el balón al fondo de la red (39’). Tras este tanto, no se movió más el marcador y el partido llegó al descanso.

Poco peligro en la segunda parte

Tras la reanudación, el Cacereño salió con una leve mejoría. Sin embargo, el equipo colegial seguía muy bien plantado y supo defender bien las escasas acometidas del equipo verde. Julio Cobos movió el banquillo y quitó a Alex García, que poco hizo en el verde, para dar entrada a Borja García.

Se vio a un Cacereño falto de ideas y el centro del campo fue nulo, todo se resumía en poner balones a la olla. No hubo ocasiones destacables en la primera mitad de la segunda parte. A Julio Cobos seguía sin gustarle lo que estaba viendo y quitó a Rodri para meter a Lamarca. Fue en movimiento para ir a por todo y lograr el segundo tanto. Sin embargo, en el minuto 30 de la segunda, Bernal tuvo un remate solo pero se marchó fuera por poco. Precisamente, fue el propio Bernal el que tuvo al poco tiempo una buena jugada individual pero su disparo lo atrapó Bernabé.

No hubo tiempo para más y el partido llegó al final con tablas en el marcador. La afición verdiblanca despidió a su equipo con bronca por la imagen. El equipo verde suma solo 5 puntos en 5 jornadas y en la próxima jornada visita al Villanovense.

VAVEL Logo