Una segunda parte que vale un segundo puesto
El equipo celebrando uno de los goles | Fuente: La Liga

Don José María Gutiérrez Hernández. Este es el nombre del partido que enfrentó en la tarde noche del sábado a Almería y Mirandés en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. El técnico madrileño hizo gala de su potencial moviendo las cartas de las que disponía para conseguir darle la vuelta a un resultado adverso, que ni el más optimista de los aficionados indálicos, podría imaginar que acabaría con semejante desenlace.

Un Mirandés que salió a morder

El partido comenzó con un Almería un poco espeso, que vio como las ganas de los del conjunto de Andoni Iraola y sobre todo, la gran habilidad que mostraron para hacer transitar el balón de la defensa al centro del campo y de éste, mediante pases a la espalda de la defensa, lograron crear un gran peligro para la portería defendida por el capitán Fernando. Los verdaderos problemas para la UD Almería empezarían con un gran balón de Álvaro Rey filtrado que, ante la mala decisión de De la Hoz de adelantarse para intentar tapar el pase en vez de seguir a Marcos André, hizo que el delantero brasileño quedase solo ante un Fernando que se encontraba muy adelantado, por lo que con un simple regate en carrera le fue suficiente para zafarse del cancerbero murciano y anotar a placer el primer gol del partido.

Juan Muñoz feliz por anotar su segundo tanto de la temporada | Fuente: UD Almería
Juan Muñoz feliz por anotar su segundo tanto de la temporada | Fuente: UD Almería

El gol desmotivó bastante a los pupilos de Guti, por lo que cualquier intentona del Mirandés transmitía una sensación de pavor en los jugadores y en la hinchada rojiblanca. El Mirandés repetía una y otra vez la fórmula que tan bien le estaba funcionando durante el transcurso del partido: toque de balón de la defensa al centro del campo y de ahí pases filtrados por detrás de la espalda de la defensa que siempre se comía la zaga almeriense. En una de estas, Marco André se llevó una pelota que le dejaba solo ante Fernando, pero De la Hoz le hizo una entrada al borde del área que, tras ser revisada por el VAR varios minutos después, significó la expulsión del cántabro y una oportunidad de oro para ampliar la ventaja para los burgaleses, pero Fernando hizo un auténtico paradón al tiro de Íñigo Vicente.

El Almería tuvo un atisbo de reacción con una jugada trenzada en ataque en la que Darwin Núñez le cedió el balón a Balliu y este avanzó y le pegó con dureza obligando a Limones a hacer una gran parada. Más tarde, Darwin tuvo una buena oportunidad de anotar de cabeza tras un saque de esquina de Valentín Vada. Con este resultado y mal sabor de boca se llegaría al descanso.

Lazo señalándose el escudo tras su gol | Fuente: UD Almería
Lazo señalándose el escudo tras su gol | Fuente: UD Almería

Jose María Gutiérrez obró el milagro

El míster rojiblanco debió dar un discurso de los que cambian mentalidades en el descanso, ya que los jugadores entraron “enchufados” al terreno de juego. Muestra de ello es el primer gol de la UDA en la jornada 19. Jonathan Silva se fabricó un auténtico jugadón en los primeros segundos tras la reanudación, se vistió de crack y se la cedió en banda izquierda a Lazo, corrió al hueco y el dorsal 16 se la devolvió para que el brasileño diese una asistencia al punto de penalti para Juan Muñoz que remató de primeras al fondo de la red. Estos minutos del Almería serían un auténtico vendaval.

Un solo minuto después vuelve a haber una gran ocasión, en la que Darwin le pegó en la frontal del área obligando a Limones a intervenir. En el 48, otra jugada de Jonathan originó una ocasión de peligro, en la que el balón transitó de banda izquierda a la derecha llegando éste a Balliu, el cual no dudó en poner un centro al que no llegaron ni Limones ni Odei y Darwin Núñez remató a placer en el segundo palo. El Mirandés quiso responder inmediatamente, ya que mediante un tiro de Jon Guridi en el interior del área casi anotan el gol de la igualada y otra ocasión de Álvaro Rey en el 58, donde su disparo desde el lado izquierdo del balcón del área acabaría yéndose no muy lejos del palo derecho defendido por Fernando.

Darwin celebrando su gol | Fuente: UD Almería
Darwin celebrando su gol | Fuente: UD Almería

La balanza de expulsiones se vio equilibrada en el minuto 67, ya que Álvaro Peña hizo una arriesgada entrada a la altura del tobillo de Vada que le costó la roja directa. Esto debilitó aún más a un Mirandés que no parecía tener un jugador más sobre el verde debido a la superioridad física mostrada por los locales, y sobre todo por la buena organización que estos mantuvieron durante toda la segunda mitad y parte de la primera gracias al buen planteamiento de Guti y a sus increíbles cambios tácticos. Muestra de ello es la entrada de Aguza en el minuto 60, cambio que oxígeno muchísimo al equipo y ayudó a que el Almería cogiese más dominio en el centro del campo.

En el minuto 71 llegaría el último tanto de los andaluces, donde Aguza robaría el esférico en la salida de balón de los de Miranda del Ebro, avanzaría y se la pondría a Jose Carlos Lazo, que se metió hacia dentro, remató a las piernas de la defensa, cogió el remate y desde el flanco derecho del área chica fulminó violentamente con su pierna izquierda la portería visitante, poniendo el definitivo 3-1 en el marcador. Más tarde, Romera y Darwin fueron generosos el uno con el otro: primero Romera remató al lateral de la red tras un pase del uruguayo y más tarde sería el lateral el que le pondría el balón a Darwin pero su remate fue parado por el portero visitante. El partido ya no tuvo más ocasiones ya que la UDA se dedicó a conservar el resultado de manera precavida, no queriendo dar ni una sola oportunidad al Mirandés de poder recortar distancias. Gran segunda parte que le sirvió al vencedor del partido para afianzarse como segundo clasificado a 3 puntos de 3º y 4º.

VAVEL Logo