El Celta más allá del 30 de junio. Capitulo II: los cedidos
Rafinha en su presentación | Fuente: RCCelta

Siguen pasando los días y ni la Liga, ni los clubes, ni los jugadores y ya no digamos los aficionados saben que va a pasar en estos meses restantes de competición. Uno de los escenarios posibles es que finalice en Julio el campeonato. Esto repercute de manera clara y muy difusa en los jugadores en préstamo. Los cedidos tienen contrato en vigencia hasta el 30 de junio y, si se aplica de manera legal, dejan de ser un efectivo del equipo.

Si en cualquier equipo de Primera o Segunda división es un factor clave, no digamos en un Celta que basó el fondo de armario en esta estrategia. El 30 de junio es una fecha marcada a fuego en casa Celta, ya que no solo perdería a XX jugadores, sino que varios de ellos son vitales en el devenir de la temporada. Jugadores como Rafinha, Murillo o Smolov han dado un lavado de imagen y están tirando del carro.

Es, por tanto, un periodo que puede ser el salvoconducto o la guillotina de Felipe Miñambres. Es cierto que se complica sobremanera debido a que no se sabe si el futuro se perfila de primera o segunda división, pero hay una serie de decisiones que se tienen que tomar igualmente. Estos días analizaremos la situación de aquellos jugadores que por una razón u otra acaban su vinculación con la entidad viguesa.

Los cedidos: éxitos y algún fracaso

El Celta cuenta con 6 jugadores cedidos: Murillo, Rafinha, Bradaric, Olaza, Smolov y Pape. Seis contratos con cláusulas diferentes, asignando diferente poder a la directiva y a Felipe Miñambres.

El primer caso es el de Lucas Olaza. El charrúa está cedido por Boca Juniors desde el año pasado con una opción de compra de 4 millones de euros. El Celta va a ejecutar la opción de comprar porque ha encontrado en el uruguayo al lateral izquierdo que tanto necesitaba. Su rendimiento es fantástico y da la sensación de que, si hubiese que encontrar a un recambio, éste costaría por lo menos el triple para ofrecer un mismo rendimiento.

En los casos de Murillo, Bradaric y Pape existe también una opción de compra, si bien las situaciones son diferentes. El colombiano está siendo el líder de la defensa y uno de los grandes causantes de la mejoría global del equipo de Óscar García. Seguro, duro, jerárquico, el internacional cafetero está muy contento aquí. El problema radica en que la opción de compra que estableció la Sampdoria es de 16 millones, algo complicado para el Celta que ve limitado su presupuesto por la incerteza de la Liga. A favor tienen que ni el club italiano quiere al jugador, ni el jugador quiere volver allí.

Bradaric es uno de esos jugadores que llegó, se hizo con el puesto y, sin brillar en exceso, aporta cosas buenas cuando está dentro. El club posee una opción para hacerse con el internacional croata, pero con los pocos partidos que ha jugado es complicado que apuesten en firme por él.

El que sí que tiene su futuro claro es Pape Cheikh. El 30 de junio hará las maletas y volverá a Lyon, donde tendrá que preocuparse por resolver su futuro. En Francia no va a jugar y el Celta se cansó de su indisciplina.

Y si la dirección deportiva no va a mover un dedo, es porque van a usar esas manos para intentar atar a Rafinha. El brasileño es una maravilla. El club y el celtismo están enamorados con un jugador que se deja la piel cada fin de semana y que brilla con luz propia. Y aunque desde este punto de vista tenemos esa subjetividad e ilusión, no es menos por parte del jugador. En Barcelona no tiene hueco, se lo han hecho saber varias veces y lo único que quieren es hacer caja por un jugador que ha sufrido muchas lesiones. Llamémosle suerte, coincidencia o “meigas” pero Rafa aquí resiste, juega y brilla. Sabe que aquí es feliz, tiene a su familia y a sus amigos. Aunque el club no dispone en sí de una opción de compra, sí tiene una opción de tanteo preferencial y sabe cual es la cantidad de salida para el jugador, 15 millones de euros. Aunque el club olívico pueda hacer frente a ese traspaso con el dinero, por ejemplo, de la venta de Lobotka, tiene como mayor escollo el salario prohibitivo del jugador carioca. Más de tres millones, fuera de la tabla salarial. Sin embargo, se le intentará convencer con un proyecto ganador, sentirse en casa y recordarle que solo en sus dos etapas de celeste destapó todo su fútbol.

Por último, lugar está el caso de Fedor Smolov. El internacional ruso llegó para dar otra variante en la delantera y ha ofrecido un repertorio digno de su nivel. Únicamente anotó un gol, pero el “feeling” con el resto a pesar del poco tiempo que lleva ha sido muy positivo. El atacante del Lokomotiv no tiene una opción de compra, aunque se desconocen realmente las condiciones del contrato, puesto que se han cruzado informaciones diferentes entre Vigo y Moscú. Si bien el representante se posicionó como imposible que continuase, nunca se sabe.

VAVEL Logo